Carrera espacial

Diseñan «carrocería de energía» para vehículos eléctricos y naves espaciales

Entre los avances de la carrera espacial, está el diseño de carrocería de energía para vehículos eléctricos y naves espaciales.

Nave espacial que despega y aterriza como un avión

Naves espaciales famosas reales

Negocios espaciales, una industria floreciente

Carrocería coche
Carrocería de energía

La carrocería de un automóvil eléctrico, y hasta la de una nave espacial, no solo será parte estructural del vehículo, sino que podrá ser utilizada para generar energía. Un nuevo material recientemente desarrollado reduce el peso del vehículo al mismo tiempo que complementa la energía almacenada en las baterías. A continuación, analizamos más datos sobre estas nuevas tecnologías.

Carrocerías más ligeras y más eficientes

Luke Roberson, coautor del estudio e investigador principal en el Centro Espacial Kennedy de la NASA, junto a un equipo de científicos, ha desarrollado un material tan fuerte como el acero, más ligero que el aluminio y que aumenta la potencia del vehículo.

El material está hecho de capas de compuestos de carbono y funciona como un dispositivo híbrido de supercondensador-batería que almacena energía.

Los investigadores principales, Sambath Kumar y Deepak Pandey, estudiantes del doctorado, y Jayan Thomas, profesor en el Centro de Tecnología de Nanociencia de la Universidad de Florida (UCF) y en el Departamento de Ciencia e Ingeniería de Materiales, aseguran que la ventaja principal de este nuevo material es que reduce sensiblemente el peso del vehículo y aumenta el kilometraje por carga.

El desarrollo alcanzado tendrá aplicación en una gama de tecnologías que requieren fuentes ligeras de energía, desde vehículos eléctricos terrestres, hasta naves y satélites espaciales, aviones, drones, y toda la gama de dispositivos portátiles.

El innovador material, cuando se utiliza como carcasa de la carrocería de un automóvil, podría aumentar el alcance de un automóvil eléctrico en un 25%. Esto significa que un vehículo de 320 kilómetros por carga podría recorrer 80 kilómetros adicionales y reducir su peso total.

Como supercondensador, aumentaría la potencia de un automóvil eléctrico, dándole el impulso adicional que necesita para pasar de cero a 100 kilómetros por hora, en solo 3 segundos.Carrocería

Un material no tóxico y no inflamable

El material desarrollado puede tener una amplia gama de aplicaciones en el futuro, a medida que se perfeccione su composición. Podría utilizarse en estructuras satelitales, o hábitats de cultivo, y en infinidad de artículos cotidianos como pueden ser las gafas o los auriculares de realidad mixta y virtual.

En su empleo como carrocería de un automóvil, el material compuesto del supercondensador obtendría su energía a través de la propia carga, como una batería, es decir, el automóvil carga la batería cuando frena.

Los componentes utilizados en la fabricación del novedoso material no son tóxicos ni inflamables, lo que aporta mayor seguridad para los pasajeros en caso de accidente.

Deja tus comentarios sobre esta innovadora «carrocería de energía» y comparte esta noticia con tus amigos, pinchando en los botones sociales.

Lo último en Ciencia

Últimas noticias