Las respiraciones del parto. Todo lo que necesitas saber

respiraciones del parto
Las respiraciones del parto

Uno de los momentos más esperados y temidos, al mismo tiempo, por cualquier embarazada es el alumbramiento. Este es una mezcla de emociones y sensaciones imposibles de describir y de olvidar. No obstante, no hay que pasar por alto que en él juegan un papel esencial también las llamadas respiraciones del parto. , porque son las encargadas de conseguir que la paciente pueda disfrutar de una serie de beneficios.

¿Quieres descubrir más información sobre las citadas respiraciones? Toma nota:

Las ventajas de las respiraciones del parto

respiraciones del parto
Ventajas de acometer las respiraciones adecuadas

Lo primero que hay que tener claro es que es fundamental que la embarazada respire adecuadamente y de la forma más adecuada en cada momento cuando está viviendo el parto. ¿Por qué? Porque eso le permitirá disfrutar de una larga serie de beneficios como los siguientes:

  • Las primeras respiraciones que se realizan cuando las contracciones son muy suaves contribuyen a relajar lo que es el suelo pélvico.

  • Le ayudarán a poder disminuir, en la medida que sea posible, los dolores que pueda estar sintiendo. Y es que el hecho de estar concentrada en esas respiraciones servirá para que deje de estar pensando únicamente en esas molestias que sufre.

  • No menos relevante es que las respiraciones le van a ayudar a tranquilizarse y a relajarse.

  • Gracias a esas también la gestante logrará aportarle la mayor cantidad de oxígeno a su bebé para el momento de venir al mundo.

  • Ni que decir que las respiraciones con una estupenda herramienta para que entra contracción y contracción puedan calmarse y descansar al tiempo que prepararse para la siguiente que va a producirse.

Tipos de respiraciones del parto

respiraciones del parto
Respiraciones diferentes para cada momento del parto

Además de conocer las ventajas que ofrecen, también es necesario proceder a descubrir los tipos de respiraciones del parto que existen:

Respiración inicial

Esta es la que debe llevarse a cabo cuando las contracciones son muy suaves. En concreto, consiste en inspirar por la nariz lentamente y en expulsar el aire por la boca con mucha calma. Hay que realizarla hasta que la contracción desaparezca.

Respiración basada en jadeos

De esta podemos establecer que es la que se requiere poner en práctica cuando las citadas contracciones van aumentando de intensidad. Consiste básicamente en inspirar por la nariz y luego expulsar el aire por la boca en varios jadeos o recurriendo al uso de la onomatopeya “uf”.

Al acometer esta respiración se consigue liberar oxitocina, que no solo va a ir dilatando lo que es el cuello del útero sino que, además, va a facilitar el que parto continúe evolucionando como es debido.

Respiración jadeante y movimientos pélvicos

Cuando se está en la recta final de la dilatación es cuando se requiere acometer este otro tipo de respiración. Como su nombre indica requiere no solo acometer la del punto anterior sino acompañarla de movimientos con la pelvis bien hacia un lado y hacia otro o bien hacia delante y hacia atrás.

Con este tipo de ejercicio se va a conseguir, entre otras cosas, no solo facilitar la circulación sanguínea sino también permitir que los músculos de la pelvis se encuentren más preparados para la llegada inminente del bebé.

Respiraciones para la fase de expulsión

Estas otras respiraciones son las que se recomienda que la mujer las lleve a cabo cuando su dilatación ha llegado a su punto álgido y el nacimiento del pequeño va a producirse.

Consiste en inspirar por la nariz y luego expulsar el aire por la boca al “ritmo” de la contracción. Un ejercicio que se aconseja que vaya acompañado de un empuje de los músculos de la pelvis. De esta manera, se estará facilitando que el bebé salga al exterior pues se estarán realizando los conocidos como pujos. Después de cada uno de estos, tendrá que volver a respirar suave hasta que llegue la siguiente contracción.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto otra serie de aspectos relevantes sobre las respiraciones del parto, entre los que podemos destacar los siguientes:

  • Cuando el bebé haya nacido y llegue el momento de expulsar la placenta, se recomienda que la respiración que se lleve a cabo, en pro de facilitar esa labor y reducir las molestias, sea la sustentada en jadeos.

  • En las clases preparto es donde, por regla general, la gestante conocerá y aprenderá a realizar los diferentes tipos de respiraciones.

Temas

Lo último en Bebés