Embarazo

Pecho en el embarazo: cómo mantenerlo en forma

Los pechos durante el embarazo es la parte del cuerpo más sujeta a cambios desde los primeros días de gestación. Con las precauciones adecuadas es posible mantenerlo lleno y tonificado.

Dolor de pecho en el embarazo: Cómo aliviarlo

¿Qué le sucede al pecho durante el embarazo?

Senos en el embarazo: Cómo cambiar mes a mes

pecho en el embarazo
Descubre cómo mantener en forma los pechos durante el embarazo

La mama es el primer órgano del cuerpo que puede señalar la concepción incluso antes de la falta de la menstruación: los senos se hinchan, la areola comienza a oscurecerse, el pezón se vuelve sensible y una sensación de tensión se extiende por toda la zona. Estas modificaciones de la mama en el embarazo son necesarias porque esta parte, desde los primeros meses, debe prepararse para la función de amamantar. Son precisamente las hormonas de la gestación, como el estrógeno y la progesterona, las que guían los cambios. Con el tiempo, los senos en el embarazo continúan experimentando todo tipo de cambios, por lo que podemos centrarnos en intentar mantener el pecho en forma durante el embarazo y los 9 meses por delante y de este modo, lograr que tras dar a luz, no notemos que los senos se han visto demasiado afectados ante tanto cambio.

Mantener el pecho durante el embarazo

La mama no tiene musculatura propia, sino que descansa sobre el pectoral mayor, único músculo que la sostiene por completo. Por eso es, por naturaleza, frágil y necesita muchos cuidados: tiene que oponerse a la fuerza de la gravedad y si no se le ayuda adecuadamente, con el tiempo tiende a ceder y combarse. El peso de la glándula mamaria y de los tejidos que la rodean se confía principalmente a la piel, que por lo tanto representa una especie de sostén natural para todo el escote, desde la base de los senos hasta debajo del mentón. Si esta parte se debilita o se relaja, todo el seno se ve afectado.

Cuidado con las estrías

La piel de esta zona no sólo debe estirarse para adaptarse al crecimiento de volumen de las mamas durante el embarazo, sino que también debe soportar el peso de la glándula mamaria. Por ello, desde el punto de vista estético, las estrías representan un riesgo para el pecho durante el embarazo.

No engordes demasiado

La primera regla es evitar ganar demasiado peso durante la espera, ya que el aumento inevitablemente también afecta a los senos, que se encuentran más pesados. Durante el embarazo, los senos están firmes y levantados, pero después del parto y la lactancia, si no se tratan bien previamente, pueden aparecer relajados, flácidos y vacíos.

Usa productos específicos

Es entonces necesario fortalecer los tejidos del escote con productos elastizantes, que ayuden a la piel a soportar, por un lado, las mayores tensiones a las que está sometida en los nueve meses, y por otro a recuperar su forma más fácilmente. al final de la lactancia. No apliques cosméticos en los pezones, a menos que estén específicamente diseñados para esta delicada parte.

Haz masajes

Todos los días es una buena regla hacer un ligero masaje circular, en sentido horario y antihorario, primero con la yema de los dedos, luego con la palma abierta, para llegar a tratar todo el escote hasta el cuello, con el fin de fortalecer toda la parte.

Elige sujetadores adecuados

Por último, desde los primeros meses de embarazo , los senos aumentan de volumen. Por eso, siempre debes elegir un sujetador que respete las nuevas formas.

Estos son los consejos para que puedas mantener tus pechos en forma durante el embarazo. Son «trucos» o pautas fáciles de seguir de modo que no dudes en aplicarlas desde el mismo momento en el que sepas que estás embarazada.

Lo último en Bebés

Últimas noticias