Parto

Parto: ¿Qué pasa si el bebé no se da la vuelta?

parto bebé no se da vuelta
Las pautas a seguir si el bebé está de nalgas antes de nacer

Para la semana 32 de embarazo, el feto debe voltearse espontáneamente, colocándose así en la mejor posición para venir al mundo de forma natural. Sin embargo, ocurre que en el 4% de los embarazos ese movimiento no se produce por varios motivos: desde la conformación física de la madre con pelvis estrecha hasta la cantidad de líquido amniótico, desde el embarazo gemelar hasta la placenta previa o el cordón umbilical corto o porque -simplemente el pequeño está tan cómodo. Cabe señalar que incluso el parto prematuro puede ocurrir de nalgas, pero en este caso, las razones se deben a la falta de tiempo para darse la vuelta. Esto es lo que debe hacer en preparación para el parto si el bebé no se da la vuelta y no se encaja.

¿Qué pasa si el bebé no se da la vuelta antes del parto?

Por posición de nalgas nos referimos a la posición del feto con el trasero (abajo) hacia abajo y la cabeza hacia arriba debajo de las costillas de la madre en posición longitudinal. Las piernas pueden estar flexionadas, con los pies debajo del trasero, o extendidas como un compás, con los pies pegados a la cabeza. Si te enfrentas a un parto vaginal con el bebé en esta posición, te puedes encontrar con problemas, teniendo en cuenta que la cabeza del feto es la parte más voluminosa y por tanto la más difícil de expulsar. Sin embargo, aún se puede evitar una cesárea .

Además, si a las 32 semanas (para una primeriza) o a las 35 semanas (para una mujer que ya ha dado a luz) el bebé no se ha dado la vuelta por sí solo, es muy difícil que lo haga espontáneamente más adelante. Entonces, ¿la única solución es programar un parto por cesárea? Absolutamente no: descubrir que el bebé está de nalgas no debe llevar a conclusiones apresuradas, porque todavía hay mucho tiempo para revertir la situación.

¿Cómo hacer que se ponga al revés?

Existen varios métodos alternativos efectivos para «convencer» al bebé de que se dé la «voltereta» para el parto, aunque la presentación de nalgas es una de las indicaciones clásicas para la cesárea. Poder hacer que el bebé se dé la vuelta significa quitar la hipótesis de una intervención, con todo lo que sigue: tiempos de recuperación y hospitalización un poco más largos, alta probabilidad de cesárea incluso para futuros partos y emociones menos intensas en comparación con el parto natural.

¿Cómo se hace la moxibustión en el embarazo?

Si después de la semana 33 para una mujer embarazada por primera vez, o la semana 35, para una mujer que ya ha dado a luz, el niño aún no ha dado la vuelta, puede intentar estimular la versión con moxibustión. Este método no es invasivo y es sencillo de realizar: una vez aprendida la técnica, la futura mamá puede incluso realizarlo sola en casa.

La moxibustión, también conocida como Moxa, es una antigua práctica de la medicina china, parte del supuesto de que el cuerpo es atravesado por meridianos, es decir, líneas fluidas de flujos de energía. En este sentido existen puntos que pueden ser estimulados mediante punción con aguja (acupuntura), calor (moxibustión) o presión. El estímulo se transfiere a través del meridiano a otras regiones del cuerpo, liberando así los bloqueos energéticos presentes, con efectos terapéuticos.

Cómo funciona

La moxibustión se basa en la solicitación de los mismos puntos de acupuntura, solo que en lugar de usar agujas, la estimulación se realiza calentando puntos particulares. El calor es generado por la combustión de una hierba, Artemisia vulgaris, prensada y enrollada en papel de morera, de tal manera que produzca calor sin hacer una llama. En la farmacia existen convenientes bastoncillos preparados, que se sujetan como un bolígrafo y se sujetan a aproximadamente 1 cm del punto indicado, para que el calor percibido sea persistente, pero no desagradable.

El punto a solicitar para inducir al niño a darse la vuelta se denomina BL67 (vejiga 67) y se encuentra en el ángulo externo de la uña del dedo meñique de ambos pies, a tratar todos los días durante al menos 15 minutos. El tratamiento completo dura dos semanas, pero ya después de siete días es posible que el niño haya dado la vuelta: si la ecografía lo confirma, se interrumpe el tratamiento, en caso contrario se continúa durante otra semana, al final de la cual, en cualquier caso, debe suspenderse.

Esta técnica no tiene contraindicaciones y, según una investigación realizada en China, tiene éxito en tres de cada cuatro casos. Los estudios realizados en Occidente han arrojado resultados menos llamativos, pero aún así suficientes para reducir la necesidad de recurrir a técnicas más invasivas, como la inversión realizada con maniobras externas.

¿Qué ejercicios hacer para prepararse para el parto?

Simultáneamente con la moxibustión, alrededor de la semana 33, puedes ayudarte con ejercicios posturales para realizar en casa. Se trata de tomar unas posiciones durante 10-15 minutos al día: las más efectivas son aquellas que inducen la flexión de la columna, creando espacio y favoreciendo la movilidad del bebé en la barriga. Estos son ejercicios simples, pero no se recomiendan para quienes sufren de dolor de espalda. No obstante, es importante que al menos las primeras sesiones se sigan bajo la supervisión de una matrona experimentada o un entrenador personal especializado en gestación.

  • De rodillas, intenta llevar los hombros al suelo, empujándote hacia adelante con el tronco para abrir más la pelvis.
  • Ponte a cuatro patas, dejando la pancita “colgando” durante unos segundos. Es la posición del gato en Yoga.
  • Acuéstate boca arriba, con dos ollas debajo de la pelvis, de modo que quede más alto que el pecho y cree espacio debajo.

Todos estos ejercicios sirven para levantar el podio del bebé y hacer que gire gracias a la fuerza de la gravedad.

Lo último en Bebés

Últimas noticias