Embarazo

Líquido amniótico: todo lo que necesitas saber

Es el líquido que envuelve, acuna y protege al bebé durante el embarazo. Pero, ¿cómo se forma? ¿De qué está hecho? ¿Cuáles son sus funciones? .

Polihidramnios o demasiado líquido amniótico

Pérdidas del líquido amniótico durante el embarazo

Cómo saber si es un parto seco o de agua

Rotura de aguas: lo que debes saber y qué se siente

Líquido amniótico
Descubre toda la información sobre el líquido amniótico

Toda la información sobre el líquido amniótico que está compuesto, en gran parte, por agua, enriquecida con sales minerales, proteínas y células que son liberadas por el feto. En los primeros meses de embarazo, este líquido es producido por las membranas amnióticas que envuelven al embrión y separan su organismo del de la madre. Posteriormente, a medida que el feto está más desarrollado , los riñones y los pulmones del bebé también contribuyen a la producción de líquido amniótico. De hecho, el bebé bebe el líquido, lo digiere, lo absorbe en el intestino y, una vez que entra en la circulación, se intercambia en la placenta con el líquido materno, mientras que una parte es filtrada por los riñones que la reingresan en el saco amniótico.

Líquido amniótico: ¿Qué has de saber?

El líquido amniótico tiene una función mecánica: atenúa los sonidos y ruidos externos, que llegan más amortiguados al feto, mantiene estable la temperatura, suaviza cualquier traumatismo. Sin considerar que constituye un envoltorio estéril imprescindible para salvaguardar al pequeño del riesgo de infecciones.

Desde un punto de vista metabólico, es útil para el desarrollo del sistema digestivo: ingerido por la boca, el líquido llega al estómago, es ‘digerido’, luego pasa al intestino, donde comienza la actividad de absorción, mientras que el anterior no es digerible. Las sustancias (las células de descamación de la piel y las mucosas) comienzan a acumularse, formando gradualmente meconio, las primeras heces que el bebé expulsará después del parto.
Otra función importante es permitir el desarrollo del sistema respiratorio. En el útero, el bebé realiza periódicamente movimientos respiratorios de los músculos del pecho y el diafragma. De hecho, inhala el líquido por la nariz y la presión empuja los alvéolos y los hace dilatarse como si estuviera respirando. Finalmente, en el momento del nacimiento, el líquido es en parte reabsorbido por los alvéolos pulmonares y en parte ‘exprimido’ fuera de los pulmones: el bebé se prepara así para su primera «respiración».

¿Cómo saber si todo está bien?

Para que el líquido amniótico realice sus tareas, es importante que la cantidad presente sea siempre la adecuada.

La cantidad de líquido contenido en el saco amniótico aumenta progresivamente durante el embarazo: es igual a unos 30 ml en la 10ª semana de espera, unos 350 ml en la 20ª semana y de casi un litro cuando se llega a la semana 37.

El ginecólogo lo revisa durante las visitas, evaluando el tamaño de la barriga y, colocando la mano sobre el útero, palpa si el feto puede moverse libremente.

En caso de duda, se realiza una ecografía para medir el ILA (Índice de Líquido Amniótico). El útero se divide idealmente en cuatro cuadrantes y se mide para cada parte el índice correspondiente al mayor espesor del estrato líquido, finalmente se hace la suma de los cuatro resultados y se compara con los valores de referencia.

Tener poco líquido amniótico

Una cantidad de líquido inferior a la normal (en términos médicos hablamos de oligohidramnios) puede tener varias causas:

  • Simplemente puede deberse a una ingesta reducida de líquidos por parte de la madre;
  • Puede indicar un mal funcionamiento de la placenta, que no pasa suficiente alimento y líquido al bebé, lo que provoca una disminución del crecimiento fetal;
  • Puede resultar de una malformación de los riñones del bebé o de una obstrucción de la vejiga, por lo que el feto no produce orina;
  • La ruptura de las membranas amniocoriales también puede causar fugas de líquido.

Según el origen del problema, se decide cómo intervenir: en caso de retraso en el crecimiento, es posible evaluar la oportunidad de dar a luz antes de tiempo. Si se sospecha una patología malformativa y la ausencia de líquido no permite un cierto diagnóstico ecográfico, se puede utilizar la amnioinfusión, es decir, se inyecta una cierta cantidad de solución fisiológica directamente en el saco amniótico: el líquido favorece el paso de los ultrasonidos, permitiendo una exploración ecográfica adecuada.

Tener demasiado líquido amniótico

También es anormal la situación en la que la cantidad de líquido es superior a la norma (polihidramnios): esto puede estar determinado en primer lugar por la aparición de diabetes gestacional , que provoca una mayor ingesta de azúcares por parte del feto y, en consecuencia, una mayor producción de orina. El polihidramnios también puede indicar patologías del tracto gastrointestinal del feto, que no puede tragar el líquido, por lo que se acumula en exceso.

Incluso en este caso, se realizan investigaciones para determinar la causa y luego decidir cómo intervenir y si dar a luz al bebé antes de tiempo. En algunos casos puede ser conveniente realizar una amniorreducción, es decir la aspiración del exceso de líquido con una aguja (un poco como se hace con la amniocentesis), encaminada sobre todo a evitar una distensión excesiva del útero que, al ser un músculo , podría contraerse y luego comenzar el trabajo de parto prematuramente.

La ruptura de las membranas

Al final del embarazo, el saco amniótico ha agotado su función y por lo tanto se rompe, provocando que se escape el líquido. En la mayoría de los casos, esto ocurre al final del trabajo de parto, cuando la dilatación del cuello uterino ya ha alcanzado alrededor de 7-9 cm. Sin embargo, para algunas mujeres embarazadas, el saco se rompe incluso antes de que comiencen las contracciones: sin embargo, es aconsejable ir al hospital dentro de unas horas, tanto porque las contracciones comenzarán seguramente en breve, como porque 12-18 horas después de la ruptura del saco es necesario dar a la madre algún antibiótico.

Una vez que se rompen las membranas, de hecho, el entorno uterino puede convertirse en el sitio de una infección que proviene de la vagina y es necesario proteger al feto. El líquido amniótico también tiene una función durante el parto, ya que reduce el riesgo de que las contracciones del útero puedan causar compresión o incluso oclusiones del cordón umbilical: por eso en el parto normal es bueno respetar la naturaleza y no romper artificialmente las membranas «para hacer más rápido».

Lo último en Bebés

Últimas noticias