Salud

Hipotermia del recién nacido: síntomas, riesgos y tratamiento

Al nacer, la capacidad del recién nacido para regular la temperatura es imperfecta. Por ello está expuesto al riesgo de un descenso drástico y peligroso de la temperatura.

Fiebre en bebés: cómo tratarla

Primera fiebre del recién nacido, ¿cuándo preocuparse?

¿Cuál es la temperatura ideal en casa para un bebé?

Fiebre: cómo se mide la temperatura en niños y bebés

Hipotermia recién nacido
Qué debemos hacer ante un caso de hipotermia del recién nacido

El cuerpo humano y los órganos que contiene funcionan de manera óptima a una temperatura precisa. La temperatura corporal central se considera normal cuando se encuentra entre 36,5 y 37,5 °C. Un aumento o disminución de la temperatura por encima de estos valores de referencia se considera un problema a tener en cuenta. Lo es especialmente en los lactantes en los que el sistema de termorregulación es todavía imperfecto y para los que el aumento o descenso de la temperatura corporal representa un grave peligro para su salud y supervivencia. Conozcamos más sobre la hipotermia del recién nacido: síntomas, riesgos y tratamiento.

Hipotermia del recién nacido

En el caso de la hipotermia neonatal (es decir, una temperatura corporal excesivamente baja) estamos hablando de una de las principales causas de morbimortalidad neonatal en los países pobres. Esto se debe a que hay tantos factores fisiológicos como ambientales y de comportamiento que exponen universalmente a todos los recién nacidos al fenómeno de la hipotermia, con el riesgo de resultados muy adversos.

Por ello es importante conocer y poder reconocer, desde los primeros momentos de vida tras el parto, la hipotermia en los recién nacidos y lo que se debe hacer en caso de que se presente. La primera aclaración a realizar es que la temperatura corporal cambia, tanto durante el día como con el paso de los años; hasta los 10 años, la temperatura entre 35,5 y 37,5 °C se considera normal.

Basándonos en las directrices de la OMS sobre el control de la temperatura del recién nacido, hablamos de hipotermia cuando la temperatura corporal desciende por debajo de los 36,5 °C. La hipotermia se clasifica en tres etapas, cada una de las cuales representa un grado diferente de gravedad de la condición con un pronóstico diferente y tipo de intervención requerida.

  • Estrés por frío : cuando la temperatura está entre 36 y 36,4 ° C;
  • Hipotermia moderada : cuando la temperatura está entre 32 y 35,9 ° C;
  • Hipotermia severa: cuando la temperatura es inferior a 32 ° C.

El estrés por frío es un motivo de preocupación por lo que es necesario recalentar al recién nacido y tratar de identificar las causas de esta forma leve de hipotermia. La forma moderada, en cambio, representa un peligro real que hay que contrarrestar calentando al bebé. La hipotermia severa, por otro lado, requiere asistencia calificada e intervención urgente.

Cabe señalar que estos son estándares de referencia adoptados por la OMS, pero no siempre utilizados universalmente.

Hipotermia del recién nacido: las causas

Para que la temperatura corporal permanezca constante es necesario que la cantidad de calor producido o adquirido por el organismo sea igual al cedido al exterior en el medio ambiente. Esta condición de equilibrio térmico permite mantener la temperatura dentro de los rangos considerados normales. Este equilibrio puede estar influenciado por varios factores: temperatura del ambiente en el que uno se encuentra, humedad relativa, flujo de aire, contacto directo con superficies frías y proximidad a objetos fríos. Los intercambios de calor entre el cuerpo y el ambiente externo son manejados por el hipotálamo.

El riesgo de hipotermia en los recién nacidos es mayor cuanto mayor es la superficie del cuerpo que su volumen; condición aún más evidente en los niños con bajo peso al nacer, quienes por ello se consideran aún más expuestos a este peligro.

En los recién nacidos, existen varias causas que pueden provocar la pérdida de calor, especialmente en el puerperio inmediato. La pérdida de calor por radiación se produce cuando la piel desnuda del bebé queda expuesta en un ambiente en el que hay objetos con una temperatura más baja. También una corriente de aire frío puede hacer que baje la temperatura corporal del bebé.

Además de estos factores ambientales, también existen causas patológicas que pueden provocar un estado de hipotermia en el recién nacido; este es el caso de la sepsis, la hemorragia intracraneal y la exposición del feto a fármacos. Además, el parto por cesárea , la hipertensión materna , un puntaje de Apgar bajo , así como la edad gestacional y un enfoque incorrecto del cuidado del bebé después del parto (como no secarlo o no ponerlo en contacto con la piel de la madre) son factores de riesgo para la hipotermia neonatal. .

Síntomas de hipotermia en el recién nacido

¿Cómo reconocer el descenso de la temperatura corporal en un recién nacido? Los primeros signos clínicos que deben hacer sospechar son la presencia de pies fríos (que se enfrían antes que el resto del cuerpo), una respiración más lenta y una bradicardia (frecuencia cardíaca lenta). A menudo, la ausencia de escalofríos (contracciones musculares involuntarias en respuesta a la percepción del frío) típica de los bebés es una condición que aumenta el riesgo de no reconocer la hipotermia.

Tratamiento y cuidados de la hipotermia

La atención hacia la hipotermia es mayor en el momento del nacimiento, ya que el parto es la condición en la cual el recién nacido es expuesto inmediatamente a un ambiente húmedo y más frío que el útero materno. El mecanismo de termorregulación se activa inmediatamente y en presencia de uno (o más) factores de riesgo de pérdida de calor, la hipotermia puede durar unos minutos o incluso varias horas. Si el infante no está protegido y manejado adecuadamente, el descenso de la temperatura avanza a un ritmo que puede llegar a 1°C por minuto.

Lo habitual es que el cambio de temperatura en el parto provoque un descenso de la temperatura corporal de unos 3-4 °C, por este motivo las directrices internacionales prestan mucha atención al cuidado de la sala de partos .

El tratamiento de la hipotermia real se produce mediante el uso de incubadoras. Al mismo tiempo, se debe prestar atención a la prevención, tomando todas las precauciones necesarias para evitar la dispersión del calor. Se debe secar al recién nacido (pero no lavarlo para no quitarle el vérnix ) y envolverlo (incluyendo la cabeza, la zona en la que la dispersión de calor es mayor) en una sábana tibia y ponerlo en contacto con la piel de la madre también para promover tempranamente la lactancia también es útil para estimular la actividad metabólica basal útil para promover la termorregulación.

En los recién nacidos en los que estas precauciones no son practicables, como en el caso de una pronta intervención para reanimarlo, es fundamental utilizar una lámpara radiante que pueda mantener una temperatura adecuada. Estas atenciones se aplican a los recién nacidos en la sala de partos, pero también a todos los niños ingresados ​​en hospitales, en el traslado de un departamento a otro, pero también en la gestión diaria del cuidado del niño, especialmente en las condiciones ambientales más críticas.

Hipotermia: riesgos y consecuencias

La hipotermia es una condición que afecta a todos los órganos. Inicialmente, la pérdida de calor se produce como consecuencia de una vasoconstricción periférica, siendo las extremidades del niño las que comenzarán a enfriarse.

La hipotermia luego se traslada a otras áreas del cuerpo causando graves consecuencias como hipoglucemia, acidosis metabólica, endurecimiento de la piel (esclerema), infecciones, hemorragia pulmonar, deterioro de la función cardíaca, ictericia y reducción del crecimiento.

La hipotermia en el recién nacido se asocia a un riesgo real de muerte para el bebé que es inevitable si no se actúa con prontitud.

Hipotermia terapéutica

Distinto discurso en lo que respecta a la llamada hipotermia terapéutica , o la reducción voluntaria de la temperatura corporal hasta 33,5 °C durante 72 horas. Es un tratamiento (también conocido como enfriamiento del bebé ) dirigido a recién nacidos con una edad de gestación igual o superior a las 35 semanas que presentan síntomas de encefalopatía hipóxico-isquémica alta o moderada, que es una de las principales causas de parálisis cerebral infantil .

La hipotermia terapéutica utiliza un colchón de agua especial conectado a un dispositivo de enfriamiento sobre el que se coloca al recién nacido, el cual es monitoreado intensamente durante todo el período de tratamiento con el objetivo de reducir el daño cerebral causado por la asfixia durante el parto.

Lo último en Bebés

Últimas noticias