Niños

Los mejores ejercicios para estimular la memoria de los niños

ejercicios estimular memorias bebés
Descubre los ejercicios que te van a servir para estimular la memoria de los bebés

La memoria es una parte importante de la construcción de una base sólida para el aprendizaje, tanto en el aula como fuera de ella. Tener una gran memoria puede ayudar a Tu hijo a desempeñarse mejor en la escuela, rendir bien en los exámenes y obtener mejores notas. Pero las habilidades de memoria aguda no son algo con lo que las personas nacen; estas habilidades se desarrollan y mejoran a medida que se usan. Como cualquier otra habilidad, se requiere practicar. Por ello, os queremos ofrecer ahora, los mejores ejercicios para estimular la memoria de los niños.

Estimular la memoria de los niños

Los niños siempre aceptan que les propongamos juegos con los que divertirse, pero también que les sirvan como reto para aprender y en esta ocasión os queremos presentar  actividades o juegos para estimular la memoria de los niños.

Practicar con los niños distintos juegos o ejercicios de memoria puede ser muy divertido, especialmente para niños entre 3 y 6 años. Para hacerlos, es mejor que se estén un entorno adecuado que favorezca la concentración, de modo que puedan concentrar todos los sentidos al momento de aprendizaje.

Además, para todos los juegos o ejercicios propuestos, se recomienda que vayamos aumentando la complejidad del desafío a medida que el niño demuestre que es más fácil de resolver.

Juego de memoria

Son las tarjetas tradicionales de memoria, que primero se muestran a los niños y luego se dan la vuelta para que las imágenes estén ocultas. La primera tarea es utilizar el poco tiempo que las tarjetas están expuestas para memorizar la posición de las mismas imágenes, porque cuando se les de la vuelta, el desafío es recordar dónde están los pares correctos sin siquiera verlos.

Por su simplicidad, estos juegos son a menudo baratos y fáciles de encontrar en tiendas de juguetes o incluso en papelerías. Hay versiones en cartón, madera y plástico. Sin embargo, para aquellos que no quieren gastar dinero o prefieren más juguetes caseros, pueden hacer su propio juego en casa, utilizando cualquier tipo de papel disponible, dibujando sus propias imágenes (o letras, números, etc.) o aprovechando los recortes de revistas. .

¿Qué había aquí?

Coloca varios objetos en una mesa. Estos pueden ser utensilios de cocina, material escolar, juguetes, etc. Pídele al niño que mire los objetos por un rato. Luego retira todos los objetos y colócalos fuera del campo de visión del niño. El desafío es hacer que recuerde todo sobre la mesa e ir recolocando como estaban a medida que los va acertando.

Canciones infantiles

A los niños les encantan las canciones infantiles y estas pueden usarse para el recuerdo de los más pequeños. Un posible ejercicio es elegir algunas de esas canciones que siempre escuchan, dejar que suenen hasta cierto punto, detener la canción y luego pedirles que completen la letra cantando el resto de canción que falta. Es un juego simple que estimula no solo la memoria sino también la atención y la agilidad del pensamiento.

Recuerda el día

Por la noche, antes de acostarse, invita a tu hijo a recordar paso a paso todo lo que sucedió durante el día. Además de ser un buen ejercicio de memoria, el momento funciona para reavivar las buenas emociones del día, como que le haya ido bien en un examen, visitar la casa de un querido amigo o una película que haya visto en el cine.

¿Que ha cambiado?

Funciona de manera similar a «Qué había aquí», pero sin quitar todos los objetos de la mesa. En este juego, después de darle al niño suficiente tiempo para memorizar lo expuesto, se le pide que le dé la espalda o cierre los ojos. Mientras tanto, algo tiene que modificarse en la disposición de los objetos en la mesa. Puede ser un cambio de lugar, la ausencia de uno de ellos o alguna adición. El niño destapa sus ojos y tiene que adivinar qué objeto falta, cuál está mal colocado o cuál se ha sumado a los que ya hay en la mesa.

Maneras de mejorar la memoria del niño

Además de los ejercicios y consejos que os hemos ofrecido para ayudar a aumentar la memoria de los niños, puedes también aplicar estas estrategias.

Fomenta las preguntas

Comprender un tema es el primer paso para poder recordar el material. Animar a tu hijo a hacer preguntas ayuda a garantizar que esté desarrollando una comprensión más profunda del tema. Esto también ayuda a los estudiantes a desarrollar habilidades de pensamiento crítico y resolución de problemas.

Crear rimas y canciones

Ayuda a tu hijo a hacer una rima, un poema o una canción a partir de la información que está aprendiendo. Nuestros cerebros están conectados para recordar música y patrones, por lo que usar música o rimas puede ayudar a tu hijo a mejorar su memoria y recordar.

Haz que el aprendizaje sea emocionante

Fomente el entusiasmo de tu  hijo por aprender haciendo un viaje a la biblioteca para sacar libros o videos sobre diferentes temas. También puedes visitar un museo o galería de arte. Si tu  hijo está interesado en el material que está aprendiendo, será más fácil recordarlo en el futuro.

Fomentar el aprendizaje activo

Haga que el aprendizaje sea más atractivo para tu hijo teniendo discusiones sobre diferentes temas, preguntándole a tu hijo qué piensa. Esto alienta a los estudiantes a mantener la información en sus mentes el tiempo suficiente para responder preguntas al respecto, ayudándolos a desarrollar habilidades de pensamiento crítico mientras mejora el poder de la memoria.

Usa ayudas visuales

Anime a tu hijo a usar ayudas visuales para recordar información que haya leído o escuchado recientemente. Crea tarjetas didácticas que incluyan palabras o imágenes; se pueden usar para ejercicios de emparejamiento o para practicar definiciones de palabras.

Haz que tu hijo haga sus propios ejemplos.

Cuando tu hijo crea sus propios ejemplos relacionándolos con sus experiencias personales, hace que el procesamiento del material sea mucho más fácil. Conectar el material de manera significativa ayuda a tu hijo a recordar la información.

Crea mapas mentales

Crea un mapa mental de varias ideas y cómo se relacionan entre sí. Construir conexiones entre palabras y temas ayuda a los niños a involucrarse activamente con el material y a desarrollar una comprensión más profunda, que es una parte importante de la memoria.

Haz una lista de palabras clave para una idea o tema

Crea una lista de palabras y utilízala para crear asociaciones entre cada una de las palabras y conceptos. Cuanto más claras sean las asociaciones, más fácil le resultará a tu  hijo recordarlas.

Pídele a tu hijo que te enseñe

Anima a tu hijo a que te explique a (o a un hermano o amigo) la información que está aprendiendo. Haz que sea un desafío ver cuánto puede recordar. Luego regresa y revisa cualquier material del que tu hijo no esté seguro.

Divide la información en partes más pequeñas

Pequeñas cantidades de información son más fáciles de recordar que abordar una gran cantidad de material a la vez. Comienza poco a poco con lo básico y desarrolla la comprensión a partir de ahí. Organiza la información con encabezados, listas y colores para que tu  hijo pueda recordarla más fácilmente más adelante.

Usa estos consejos y ejercicios para ayudar a mejorar la memoria de tu hijo para que pueda aprender aún mejor.

Lo último en Bebés

Últimas noticias