Lactancia materna

Consejos para afrontar la primera lactancia materna en público

La primera lactancia materna en público puede imponer en un poco, pero es un proceso natural al que debemos hacer frente.

Consejos para afrontar la primera lactancia materna en público
Afrontar la primera lactancia materna en público

La primera lactancia materna en público puede imponer en un poco, pero es un proceso natural al que debemos hacer frente. Enfrentarnos a ese momento puede resultar un poco complicado, pero es un paso más que debemos emprender en ese camino de aprendizaje en la maternidad. Dar el pecho es en sí mismo un proceso natural que inicialmente puede costar un poco, pero con la paciencia necesaria lo conseguiremos. Para que el bebé pueda estar bien, estaremos preparadas para darle en pecho en cualquier lugar. Toma nota de estos consejos para afrontar la primera lactancia materna en público.

Afrontar la primera lactancia materna en público

  • A medida que vamos practicando irá mucho mejor. Tomar el paso de amamantar a nuestro bebé en público no siempre es fácil. Por diversos motivos podemos tener la necesidad de hacerlo en varios momentos. Se trata de una decisión personal, de no sentirnos cómodas podemos optar por ir a un lugar más discreto. Las miradas algunas veces no son todo lo agradables que podríamos llegar a esperar.
  • La ropa es un factor importante. Ir vestida con ropa cómoda puede ser uno de los factores importantes. La ropa debe ser la adecuada para poder desabrochar la parte de arriba y ofrecer rápidamente y en cualquier lugar la leche a nuestro bebé. Llevar un top debajo o una prenda que se quite con facilidad nos permitirá estar más cómodas. El pequeño deberá arroparse en nuestro regazo con facilidad.
  • No te avergüences de algo natural. Dar el pecho es uno de los procesos naturales más bonitos. Aunque haya personas que les pueda molestar, no te sientas mal. Estás haciendo lo correcto y eso es algo que nadie te puede cuestionar. Saca pecho ante las miradas malintencionadas, sonríe y sigue con tu tarea.
  • El bebé no tiene porque tener la cabeza cubierta. Tener a mano una mantita o un pañuelo para cubrirle la cabeza es algo que no siempre es necesario. Algunos bebés no soportan tener la cabeza cubierta o comprobar que todo se vuelve oscuro a su alrededor. Superar esa vergüenza inicial de sentir que un momento íntimo se vuelve público es esencial. Deja que sea él el encargado de guiarte en este proceso de lactancia materna.

Toma nota de estos consejos te servirán para afrontar un momento especial de la vida de toda madre. La lactancia en público no tiene porque provocarte vergüenza, al contrario, es algo de lo que puedes sentirte orgullosa.

Lo último en Bebés

Últimas noticias