Cuidados del bebé

¿Cómo dar medicamentos a los niños pequeños?

medicamentos niños
Descubre todos los pasos a seguir para medicar a los niños
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Unas líneas de fiebre, un poco de tos o dolor de oído: molestias frecuentes en los niños, sobre todo con la llegada de la estación fría, a tratar con jarabes, gotas, aerosoles o inyecciones. Unos pocos pasos simples pueden facilitar el uso de estos medicamentos. Descubramos entonces cómo dar medicamentos a los niños pequeños.

Cómo dar medicamentos a los niños pequeños

Los niños y, sobre todo, los bebés, tienen un organismo más delicado que el de los adultos y pueden estar sujetos a reacciones de diversa índole. Por ello, antes de dar a los niños pequeños medicamentos de cualquier tipo, es necesario tener en cuenta algunas precauciones.

  • Siempre consulta a su pediatra antes de darle cualquier medicamento a tu hijo, incluso si se trata de un medicamento que el niño ya ha tomado anteriormente.
  • Lee siempre el prospecto con mucha atención para no cometer errores sobre la dosis a administrar , sobre la frecuencia de toma y sobre cuántos días se puede tomar el medicamento en sí.
  • Evita dar leche u otros alimentos junto con un medicamento, a menos que estés absolutamente seguro de que es posible hacerlo (también por eso es bueno tener la opinión del pediatra o, al menos, del farmacéutico).
  • Utiliza únicamente los vasos medidores que se encuentran en el envase del medicamento y no otros utensilios como cucharas de cocina para dosificar gotas y jarabes: la cantidad es diferente y por tanto pueden producirse efectos secundarios. Si el paquete no tiene una, puedes usar una jeringa sin aguja. Los productos para los más pequeños suelen estar equipados con un dispensador especial.
  • Adopta las mismas precauciones tanto en el caso de medicamentos que se puedan adquirir con receta médica (como ocurre, por ejemplo, en el caso de los antibióticos ), como para los denominados OTC (del inglés «Over the counter», es decir » over the counter»), es decir, medicamentos de venta libre, que se pueden comprar sin receta médica. De hecho, el mismo hecho de que no requieran prescripción médica puede inducir a los padres a administrar estos últimos a la ligera, aumentando la dosis o la frecuencia de toma, con perjuicio para la salud del niño. Aquí hay algunos consejos prácticos para dar medicamentos a los niños según las diversas formulaciones.

¿Cómo administrar medicamentos a los niños por vía oral?

Según los médicos, la administración oral del medicamento (jarabe, gotas, tabletas o cápsulas) es mejor porque la absorción gástrica es la más rápida y completa. Entre otras cosas, los jarabes y las gotas, en general, son bastante agradables para los niños, especialmente para los niños mayores, porque es una ingesta fácil, indolora y, a menudo, «sabrosa»: para eliminar el sabor desagradable de la medicina, de hecho, muchas empresas farmacéuticas tienen estudian fórmulas específicas para medicamentos infantiles con sabor a fresa, naranja o bayas.

El jarabe y las gotas

Pon al pequeño en posición vertical, de pie o sentado. Si está llorando o teniendo una rabieta, puede ser útil hablarle con calma y explicarle que el medicamento le ayudará a mejorar de inmediato. Es bueno, por tanto, mantener la calma y sonreír.

La cantidad prescrita debe dosificarse con el vaso medidor o gotero adecuado. Luego, el medicamento puede administrarse directamente al niño (si es mayor) o verterse en una jeringa sin aguja y administrarse al niño. En este último caso, debe introducirse en ángulo, contra la superficie interna de la mejilla y no directamente en la garganta para evitar que la droga se desplace hacia los lados.

Las tabletas y capsulas

Al no ser fáciles de usar en niños, sólo deben ofrecerse a niños mayores, a partir de los 4-5 años, ya que antes de esta edad puede resultar difícil tragarlas. En cualquier caso, si el niño tiene dificultad para tragarlas, se puede (contando previamente con el visto bueno del pediatra) triturar el comprimido o abrir la cápsula y diluir el polvo con un poco de agua. Para luego dárselo al niño con una cuchara.

Si el niño escupe el medicamento o lo vomita dentro de la media hora de la primera toma, se debe ofrecer nuevamente la misma dosis.

¿Cómo poner gotas en la nariz de un niño?

Las gotas rinológicas son útiles para descongestionar la nariz en caso de resfriado, ayudando al pequeño a respirar mejor. Sin embargo, es bueno hacer un uso muy limitado para no irritar las membranas mucosas (tejidos de revestimiento interno). Muchos niños rechazan estos medicamentos no porque sean dolorosos o molestos, sino porque no quieren quedarse quietos.

  • El niño o bebé debe colocarse en posición tumbada, boca arriba y con la cabeza más baja que el resto del cuerpo. Si no está quieto, se puede utilizar un sistema sencillo pero eficaz: envolver al bebé en un chal o manta para que no pueda mover los brazos.
  • Usando el gotero apropiado, se instila la dosis correcta de medicamento en cada fosa nasal.
  • Una vez introducidas las gotas, se puede girar suavemente la cabeza del bebé, de forma que las gotas penetren profundamente en todos los puntos de la cavidad nasal.

¿Cómo poner las gotas en el oído a los niños?

En caso de otitis (inflamación del oído), el pediatra suele prescribir la aplicación de gotas específicas, también a base de antibióticos, en el caso de infecciones bacterianas.

Para administrarlas correctamente, es recomendable hacer que el niño se acueste (o, si es mayor, ponerlo sentado con la cabeza inclinada) sobre el lado izquierdo, introducir las gotas sobre el lado derecho y luego, al revés, sobre el lado derecho para infundir las gotas a la izquierda. Una vez introducidas las gotas, giramos la cabeza del bebé para favorecer la penetración completa del fármaco. No hay necesidad de poner algodón o hisopos en los oídos.

¿Cómo poner gotas para los ojos en los recién nacidos?

Sujetos a menudo a la conjuntivitis (inflamación de la conjuntiva, la membrana delgada que cubre la parte frontal del globo ocular), los ojos del niño deben tratarse con colirios especiales prescritos por el pediatra.

Se debe hacer que el bebé se acueste boca abajo con la cabecita de lado o lo sujetamos sentado. Con una mano se debe bajar suavemente el párpado inferior, luego se debe instilar el colirio (una o dos gotas, según prescripción del pediatra) en el ángulo interno del ojo. Luego se repite la operación con el otro ojo.

¿Cómo medicar con aerosol a los niños correctamente?

Se trata de nebulizaciones realizadas con un aparato especial, que se puede adquirir en farmacias o herboristerías, útil en caso de tos y bronquitis asmática , para administrar los fármacos prescritos por el pediatra.

Es necesario preparar la solución con los fármacos indicados por el pediatra, diluidos con una dosis adecuada de solución fisiológica (agua y sal, de venta en farmacias). La solución debe colocarse en la ampolla adecuada.
Cuando todo está listo, se activa el dispositivo y se coloca la mascarilla lo más cerca posible de la boca del niño que debe respirar con normalidad.

A los niños más pequeños no les gusta el aerosol, porque se ven obligados a permanecer sentados durante 10 a 15 minutos (el tiempo necesario para nebulizar completamente la solución) o porque les molesta la vibración del dispositivo.

El ruido se puede limitar colocando el aparato sobre una superficie blanda (por ejemplo, sobre una mesa, encima de una toalla doblada). También es recomendable distraer al niño contándole un cuento o haciéndole escuchar una canción.

Alternativamente, puede utilizar la aerocámara, una nueva técnica de administración que consiste en un cilindro equipado con una máscara: unas pocas respiraciones del niño son suficientes para agotar el medicamento.

¿Cómo ponerle una inyección a un niño?

Las que se practican con mayor frecuencia son por vía intramuscular (es decir, en la nalga o el muslo), pero también se pueden realizar por vía intravenosa (es decir, en una vena) o subcutánea (debajo de la piel, generalmente en el brazo).

A menos que tenga mucha experiencia, es mejor confiar en su pediatra o enfermera para ponerle una inyección a un niño. En todo caso, los padres tienen la tarea de tranquilizar al niño, explicándole que sentirá dolor pero solo por unos instantes. También es bueno recordar que al niño no se le debe «engañar»: no está bien, es decir, decirle que esté tranquilo porque no le van a poner la inyección. Cuando sienta el toque de la aguja, el pequeño se sentirá traicionado y le será más difícil cooperar en el futuro.

Lo último en Bebés

Últimas noticias