Tomar antidepresivos en el embarazo aumenta el riesgo de autismo en el bebé

Tomar antidepresivos en el embarazo aumenta el riesgo de autismo en el bebé
antidepresivos-embarazo

Cuando se está embarazada, lo aconsejable es no tomar ningún tipo de medicamento. No obstante, hay algunas mujeres que están esperando un bebé y que sí tienen que hacerlo pues están recibiendo un tratamiento concreto por una enfermedad. En esos casos, es importante que sus médicos estudien el caso y que tomen la alternativa más adecuada y saludable tanto para esas como para sus bebés.

Y es que los fármacos entrañan mucho peligro, como así se ha podido demostrar ahora con un estudio que viene a indicar que las gestantes que toman antidepresivos están haciendo que aumente considerablemente el riesgo de que sus hijos sufran autismo.

El estudio

La investigación que ha venido a dejar patente ese citado resultado ha sido llevada a cabo por expertos de la Universidad de Montreal, en Canadá, y se ha dado a conocer de manera pública a raíz de su publicación en la revista médica “JAMA Pediatrics”.

Su estudio se ha basado en el análisis de los embarazos y recién nacidos que durante un periodo de diez años (1998 – 2009) se han producido en el citado lugar. En concreto, se trabajó con 145.456 nacimientos que vinieron a dejar patente que las mujeres que, durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, habían estado ingerido antidepresivos habían provocado que aumentara en 1,87 veces los riesgos de tener hijos con autismo.

antidepresivos-2

Otros resultados

Además de los matices expuestos, no podemos pasar por alto otros interesantes datos de interés acerca de este estudio canadiense que ahora se encuentra de máxima actualidad:

  • Mientras que no hay riesgos claros de aumento de posibilidad de autismo cuando los mencionados medicamentos contra la depresión se toman en el primer trimestre del embarazo, en los dos siguientes periodos es altamente peligroso.

  • Los antidepresivos que más incrementan las posibilidades de que los recién nacidos tengan el mencionado trastorno psicológico son los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, como sería el caso, por ejemplo, del Prozac. ¿A qué se debe eso? Básicamente a que se trata de unos fármacos que son capaces de traspasar lo que es la barrera establecida por la placenta, de ahí que lleguen al feto.

  • La investigación que nos ocupa también ha podido llegar a demostrar que la población de embarazadas que ingiere esa medicación, que en el caso de las europeas oscila entre el 3% y el 10%, también aumenta sus riesgos de padecer un parto prematuro e incluso de que los niños nazcan con malformaciones congénitas.

  • De la misma manera, se ha dejado patente que los antidepresivos incrementan de manera considerable el riesgo de que los niños vengan al mundo con bajo peso o de que sus madres tengan que hacerle frente a problemas severos de hipertensión.

Depresión en el embarazo

antidepresivos-1

La investigación llevada a cabo por esta universidad canadiense concluye, además, estableciendo que cada vez son más las mujeres que sufren depresión en el embarazo y que, por tanto, necesitan un tratamiento adecuado para poder hacerle frente. Sus médicos serán los que determinen cómo conseguir acabar con esa y la manera puede ser, por ejemplo, mediante la ingesta de fármacos, aunque debe estudiarse cada caso con cautela.

Además determina que podría ser tan perjudicial utilizar ciertos medicamentos para tratarla como no tenerla en cuenta, ya que obviarla causaría numerosos problemas de salud tanto a la madre como al niño.

En el caso de España se considera que se ha triplicado la cantidad de gestantes que sufren depresión, que se puede originar por una larga lista de causas. No obstante, entre las más significativas se encuentran estas:

  • Los cambios hormonales que experimentan durante el embarazo, que alteran su estado de ánimo y que les llevan a tener modificaciones de humor repentinas así como sensación de ansiedad en muchos casos.

  • Dificultades en el periodo de gestación, ya sea relativas a la mujer o al bebé.

  • Estrés considerable, ante los miedos a no saber cuidar al hijo, por la situación económica que se está viviendo en el seno familiar, por no contar con todos los artículos imprescindibles del niño…

  • Problemas dentro de la pareja, que pueden llevar a la mujer embarazada en cuestión a temer que una vez que nazca el pequeño todo se complique más y la relación acabe rompiéndose por completo.

Estos son algunos de los factores que pueden llevar a una fémina a tener depresión, la cual se manifiesta a través de síntomas como estos:

  • Dificultades notables para conciliar el sueño.

  • Sensación de cansancio permanente.

  • Sentimiento de tristeza absoluto, a pesar de la felicidad que tendría que suponer saber que se va a tener un hijo.

  • Momentos en los que la mujer piensa en cometer una locura e infringirse algún daño.

  • Sentirse vacía, desde un punto de vista sentimental.

  • Estar continuamente llorando por cualquier motivo.

  • Sentimiento de culpa, por considerar que no tiene las capacidades ni las habilidades para cuidar a un niño como debería.

Lo último en Bebés