Repartidor de leche consigue rescatar a un bebé que caía desde un tercer piso

rescatar a un bebé
Repartidor de leche consigue rescatar a un bebé que caía desde un tercer piso
Comentar

El pequeño, de 4 meses, ha tenido un verdadero “ángel de la guarda”

En ocasiones, en relación a los niños, suceden verdaderos milagros cuando se encuentran metidos de lleno en situaciones de lo más complicadas. Y eso es precisamente lo que ha tenido lugar ahora pues un repartidor de leche ha conseguido rescatar a un bebé que caía desde un tercer piso.

Sigue leyendo y podrás descubrir todos los detalles de esta historia que, afortunadamente, ha acabado bien.

¿Dónde se ha producido?

En China es donde se ha producido este caso que se ha convertido en viral en todo el mundo. Más en concreto ha tomado como escenario la provincia de Heilongjiang.

Los protagonistas

Dos podemos establecer que son las figuras que han pasado a ser protagonistas de la actualidad:

  • Li Gang, el repartidor de leche que ha vivido una de las experiencias más singulares de toda su vida. Y es que se ha convertido en héroe.
  • El bebé de 4 meses que sigue viviendo gracias al desconocido que decidió ayudarle.

El origen de la historia

Estos pasados días ha sido cuando se produjo la historia que nos ocupa. Al parecer, el repartidor de leche se encontraba realizando su trabajo como cualquier otra jornada. Sin embargo, algo sucedió que la convirtió en una muy especial.

En concreto, descubrió que una mujer se encontraba atrapada junto a su bebé en una ventana de un edificio que estaba en llamas. Lo hizo cuando, mientras entregaba el reparto en un supermercado, una vecina de la zona entró gritando que esas dos personas estaban en el alféizar de una ventana de una casa que se hallaba ardiendo.

Una situación ante la que rápidamente decidió actuar en pro de poder ayudar a esa madre y a su hijo para evitar que pudieran morir a consecuencia del incendio.

El repartidor de leche consigue rescatar a un bebé

Li Gang se dirigió de manera rauda hasta la construcción que estaba ardiendo junto a otros ciudadanos que no dudaron en hacer todo lo que estaba en sus manos para salvar las vidas de la mujer y de su pequeño.

Lo que hizo el repartidor junto a dos hombres fue, con ayuda de un camión, ascender lo máximo posible hasta el exterior de ese tercer piso, donde la fémina, con su bebé en brazos, se encontraba sentada huyendo de las llamas.

El lechero, acto seguido, pidió a la vecina que les diera a su pequeño para que pudieran salvarlo en primer lugar. Esa se encontraba preparándose para darles a su pequeño cuando sucedió algo inesperado. Y es que la mantita en la que lo tenía se le escurrió de las manos y el menor comenzó a caer de una manera que viene a encoger el corazón porque viene a demostrar que estuvo a punto de precipitarse al suelo desde esa altura. Afortunadamente Li tuvo buenos reflejos y, en el último momento, consiguió sujetar al pequeño del abrigo y así evitar que se cayera. Un auténtico respiro para la madre que pudo ser testigo así de como su bebé fue entregado por aquel a otro vecino quien, junto a otras personas, logró ponerlo a salvo del incendio.

rescatar a un bebé
Salvó al bebé in extremis

De la misma manera, el repartidor convertido en héroe no se marchó, sino que continuó ayudando a la madre del pequeño hasta que ambos consiguieron escapar del infierno de esas llamas.

Hoy esta historia ha pasado a ser viral en todo el mundo y el lechero se ha convertido en un verdadero héroe tanto dentro como fuera de su país. Y es que viene a dejar patente que siempre hay personas dispuestas a ayudar a otras, aunque sus propias vidas se encuentren en peligro.

Últimas noticias