Diccionario sobre la salud infantil. La P

diccionario sobre la salud infantil
Términos con la P de nuestro diccionario sobre la salud infantil

Teniendo en cuenta que a todos los padres lo que más les preocupa es la salud de sus hijos, iniciamos hace algún tiempo una serie titulada Diccionario sobre la salud infantil. Y es que así, a través de la misma, pueden conocer las situaciones, enfermedades y trastornos que afectan a los más pequeños de forma general.

Hoy, esa serie la vamos a ampliar con un artículo de términos de salud que tienen en común que comienzan por la letra P. ¿Te animas a descubrirlos?

Paperas

De tipo agudo es esta enfermedad conocida como paperas, que tiene como nombre científico parotiditis. La misma trae consigo lo que es la inflamación de una o de las dos glándulas llamadas parótidas, que son las glándulas salivales.

En niños y en adolescentes es habitual que surja esta patología, que se manifiesta a través de síntomas tales como fiebre, notable dificultad para tragar, pérdida de apetito e incluso sensación de cansancio. Mediante la saliva se suele propagar y contagiar esta enfermedad.

Reposo, beber agua con frecuencia, colocar compresas de agua fría en la zona inflamada e incluso el uso de antitérmicos son las claves del tratamiento contra las paperas. De esta manera, se conseguirá que en torno a la semana la inflamación ya baje de manera contundente.

Además de todo lo indicado, podemos subrayar que dentro del calendario de vacunación infantil existe la pertinente vacuna contra las paperas. Se administra a todos los niños cuando tienen una edad comprendida entre los 12 y los 15 meses de edad.

Piojos

diccionario sobre la salud infantil
El cabello, refugio de piojos

Una de las situaciones más frecuentes a la que los padres suelen hacerle frente con respecto a sus hijos es a que estos tengan piojos. Como bien sabrás, se pueden definir como parásitos externos que se alimentan de células muertas, de sangre e incluso de lo que son secreciones sebáceas.

Se contagian por contacto y lo habitual es que pongan sus huevos y se desarrollen en lo que es el cabello de la cabeza. En colegios y guarderías es muy habitual que unos pequeños se los “peguen” otros.

Picor, sensación de cosquilleo e irritación al rascarse son los principales síntomas que traen consigo los piojos. La mejor manera de acabar con ellos es haciendo uso de champús y lociones específicas que hay a la venta en farmacias y supermercados. Por supuesto, se requiere también hacer uso de una lendrera para poder acabar con lo que son las liendres muertes o los restos de piojos.

No obstante, tampoco hay que olvidar que existen distintos trucos caseros para eliminarlos como son lavar el pelo con vinagre, aplicar aceite de coco en el cabello o bien hacer uso del aceite de té de árbol.

Prematuro

diccionario sobre la salud infantil
Cuidados especiales para el prematuro

Otro de los términos más importantes con la P de nuestro diccionario sobre salud infantil es el de prematuro. Este es el adjetivo que se utiliza para referirse al bebé que nace antes de las semanas 36 o 37 de embarazo.

Esa situación puede traer consigo problemas para el pequeño tales como dificultad para respirar porque sus pulmones no están del todo desarrollados, bajo peso, ictericia o problemas para poder succionar el pecho de la forma adecuada.

Sea como sea, nada más venir al mundo será hospitalizado y permanecerá en la incubadora hasta que sus médicos consideren que ha llegado el momento de recibir el alta. En ese instante, es importante que los padres deban poner especial cuidado y atención al pequeño. Nos estamos refiriendo a cuestiones tales como tener bajo control su temperatura, alimentarle con leche materna si es posible y evitar que esté en contacto con personas que se encuentran enfermas con catarro, gripe…

Prurito

Otro de los términos más importantes que hay que tener en cuenta por parte de los padres es el de prurito. Se trata de una palabra que se utiliza para referirse al picor que va asociado a distintas enfermedades eruptivas infecciosas o bien de la piel. Nos estamos refiriendo a patologías tales como dermatitis, varicela, sarampión…

Ese picor propiciará que el niño sienta un deseo irrefrenable por rascarse y eso traerá consigo consecuencias tales como lesiones en la piel y, por consiguiente, heridas en la piel.

El tratamiento para el prurito dependerá de la causa que lo haya producido. No obstante, lo habitual es que, en general, se recomienda seguir estos consejos:

  • No rascarse las zonas afectadas.
  • Lavarse las manos muy bien y de manera frecuente.
  • Aplicar compresas frías en las partes del cuerpo perjudicadas.
  • Evitar exposiciones prolongadas al calor.
  • También es recomendable no vestir con prendas que estén confeccionadas con tejidos ásperos.

Síguenos en Facebook y aprenderás más términos relacionados con la salud de los niños.

Comentar

Últimas noticias