baleares

La plataforma a favor de los cruceros no entiende la «persecución» de Armengol a este turismo

Ver vídeo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Álex Fraile, guía turística y portavoz de la plataforma ciudadana ‘Si a los cruceros’, embarcaciones cuya presencia ha sido limitada en el puerto de Palma durante la temporada turística por la presidenta socialista del Govern balear, Francina Armengol, no entiende los motivos de la «persecución» del Ejecutivo de las Islas a este tipo de turismo.

«Se ha limitado la llegada de cruceros, pero no se han aplicado restricción de ningún tipo contra el turismo de masas. No podemos entender quién está orquestando esta persecución contra los cruceros, porque son tremendamente importantes, sostienen muchísimos puestos de trabajo y, porque además, es el turismo más sostenible que podemos tener en la Isla, y con mayor poder adquisitivo». «Y eso», remarca, «lo ha dicho un estudio de la Universidad de las Islas Baleares», afirma Fraile.

Fraile y otros integrantes de la plataforma, han participado en la mañana de este viernes 11 de noviembre en una acción simbólica de limpieza de la playa palmesana Can Pere Antoni. En la misma, ha estado presente parte de la tripulación del crucero ‘Seaboard’ que hace escala en el puerto de Palma en una iniciativa altruista enfocada a la conciliación con el destino.

Se trata de la primera de las convocatorias que lleva a cabo la plataforma tras la conclusión de una temporada turística donde, por primera vez, se ha restringido el atraque de estos buques en el puerto de la capital balear, hasta un máximo de tres al día. Una decisión que la entidad considera «un error» dado que lo que se consigue es frenar la desestacionalización turística de la economía palmesana ya que los cruceros llegaban al puerto balear en temporada baja.

A ello hay que sumar la repercusión de esta decisión sobre el medioambiente, ya que el Ejecutivo de Armengol ha impuesto que sólo uno de los buques pueda tener 5.000 pasajeros, y que los otros dos sean de tamaño más pequeño, cuando precisamente son las embarcaciones con menor capacidad de pasaje, las que menos han invertido en tecnología, ya que son las más antiguas. Todo lo contrario que los grandes cruceros que han realizado notables inversiones en tecnología punta y gas licuado, para frenar el impacto de su actividad.

Desde la plataforma se defiende la necesidad de un diálogo constructivo para poder gestionar la llegada de los cruceros ahora limitada en el puerto de Palma, porque tras una temporada en la que se han recuperado los índices de actividad turísticas en Baleares, nadie puede cuestionarse que un turismo como el de cruceros que representa menos del 10% de nuestros visitantes, sea el problema.

Porque como recuerda la entidad, el turismo de cruceros no consume territorio, tiene un alto poder adquisitivo, se interesa por la cultura y la gastronomía, y además, será quizás en un futuro un potencial cliente para nuestras islas.

Los cruceros son la posibilidad de abrir miles de ojos de sus pasajeros a un destino vacacional, por lo que el colectivo apuesta por no quedarse de brazos cruzados y poner miles de puestos de trabajo en riesgo.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias