crisis municipal de gobienro

La organización de la fiesta LGTBI en Palma desata la guerra en Podemos

La edil Sonia Vivas acusa a su compañero de filas y concejal, Alberto Jarabo, de dar órdenes para vetar a una empresa

Amenaza con dimitir y dejar al gobierno en minoría si el Ayuntamiento no autoriza que organice eventos en el Orgullo

El conflicto por la semana del Orgullo LGTBI amenaza con romper el pacto de gobierno en Palma

Podemos Palma LGTBI
Los ediles de Podemos en el Ayuntamiento de Palma, Alberto Jarabo y Sonia Vivas.

La organización de la fiesta LGTBI en Palma desata la guerra en Podemos y en su coalición de gobierno con socialistas e independentistas en el Ayuntamiento de Palma, que entra en una crisis política imprevisible después de que la concejala de Justicia Social, Feminismo y LGTBI, Sonia Vivas (Podemos) acusara en el pleno a su compañero de gobierno y de partido, el edil de Participación Ciudadana y Gobierno Interior, Alberto Jarabo, de «dar órdenes políticas» a los técnicos de su concejalía para marginar en la concesión de contratos, para la organización de eventos en la semana del Orgullo del próximo mes de junio a la entidad ELLA, frente al colectivo Ben Amics, con quienes iban a repartirse los actos programados.

Aunque éstos últimos presentaron sus proyectos después que ELLA, ya cuentan con todos los permisos necesarios desde Gobierno Interior, mientras esta empresa dedicada a la organización de eventos LGTBI, no cuenta con autorización alguna, a quince días de que arranquen las actividades.

«He intentado que hubiera consenso entre entidades LGTBI y he sido capaz de lograrlo, pero el problema es que cuando doy el visto bueno para que salgan adelante, ha habido una orden política para que sólo los haga una entidad», denunció Vivas que compareció en el pleno a instancias del PP.

«Me resultó muy preocupante y pedí que me dijeran qué estaba pasando, y como no contestaba a nuestros correos (desde Gobierno Interior) pedí amparo al alcalde», relató Vivas.

La concejala lamentó que a una empresa que ha adelantado dinero para llevar a cabo esta organización, quince días antes no tenga permisos ni autorización. «Se me ha acusado mercantilizar la fiesta LGTBI, y yo sólo lo que quiero es normalizar el movimiento, porque aunque esta entidad esté más vinculada al turismo, la ciudad necesita ese flujo de gente que venga a vernos», abundó la concejala de Podemos.

Aunque tras la decisión del alcalde socialista, José Hila, de apartar al edil Jarabo de la organización de la semana del Orgullo creando una comisión técnica para que decida sobre los proyectos paralizados, Vivas advirtió que «voy a esperar a ver qué pasa y tomaré mis decisiones porque esto significa un antes y después en mi carrera política».

«Me siento muy triste y estoy en el compromiso moral de denunciar todo esto. Quiero que se llegue al final. Si el Orgullo se celebra de manera plena no me iré, pero por encima de la política están las personas, y pase lo que pase, tomaré decisiones políticas», concluyó Vivas, dejando en el aire su continuidad en un gobierno con 15 ediles por 14 de la oposición.

Tras la intervención de los portavoces de éstas formaciones (PP, Ciudadanos y Vox) que calificaron de «gravísimo» lo sucedido, el aludido, el concejal Jarabo tomó la palabra para reiterar que «no ha habido ninguna orden política, y lo que ocurre es que surgen dificultades en la tramitación y son muchas las áreas implicadas, eso es todo», a lo que Vivas respondió. «Insisto en que sí han existido».

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias