dictadura lingüística

La empresa municipal de limpieza de Palma gastará 140.000 euros en clases de catalán a sus barrenderos

La quinta ciudad más sucia de España también impartirá estas clases a sus directivos

La titulación en esta lengua es obligatoria en esta compañía desde que en 2015 el tripartito de izquierdas accedió al poder

La empresa municipal de limpieza de Palma ya tiene solución a su mal servicio: más nivel de catalán

Limpieza Palma catalán
Basura acumulada en una calle de Palma.

Con la mitad de los 410.000 palmesanos sin poder llegar a fin de mes en la quinta ciudad más sucia de España, según el informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la empresa municipal de limpieza (Emaya) del Ayuntamiento de Palma gastará 140.000 euros este año en acciones formativas de catalán para sus barrenderos y directivos.

Es la gran apuesta que para la mejora del criticado servicio que presta esta compañía pone en marcha su presidente, el concejal socialista de Medio Ambiente, Ramón Perpinyà, que mantiene la obligatoriedad del conocimiento de esta lengua a los más de 1.400 trabajadores pero que exoneró de este requisito al actual gerente, Manuel Menéndez.

La licitación del pliego de condiciones del concurso para la contratación de estas clases en catalán, que ha sido aprobado por el consejo de administración de Emaya en la reunión del jueves siete de abril, también incluye a directivos y mandos intermedios.

En este caso, en el lote a concurso número dos, se especifica a las empresas interesadas en hacerse con el contrato que tendrá que ser una formación específica, adaptada a las necesidades de estos altos cargos, con sesiones  individuales y personalizadas, por lo que se requiere disponibilidad y flexibilidad horaria del docente para adaptarse a la agenda de las personas destinatarias.

La formación se llevará a cabo en las instalaciones de Emaya incluyendo el desplazamiento del docente a las mismas.

El adjudicatario deberá de contar además con un servicio de orientación y coordinación pedagógica, para asegurar la consecución de los objetivos de la formación que será impartida por un centro con docentes de dilatada experiencia y resultados óptimos.

En el caso del grueso de trabajadores de la compañía, las clases de catalán, lengua impuesta como lengua única en el Ayuntamiento de Palma desde la entrada del actual gobierno de coalición de socialistas, independentistas de Més y Podemos en 2015, se impartirán en un total de 56 grupos.

También se ofrece la opción de que el formato para impartir las clases sea virtual, según necesite en cada momento y por causa justificada (razones organizativas o sanitarias), la mayor compañía del Consistorio palmesano en personal y presupuesto, con 136 millones de euros este año, un 8% más que el anterior ejercicio.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias