La Guardia Civil vuelve al escenario del crimen de Meco en busca de alguna pista

ciempozuelos
Coche de la Guardia Civil

Según ha podido saber OKDIARIO, los investigadores han vuelto al lugar del crimen para realizar una diligencia de investigación con el objetivo de recoger nuevos vestigios pero sobre todo encontrar nuevos testigos del día del suceso. Los guardias han vuelto un miércoles al lugar, en el mismo tramo horario en que sucedieron los hechos, para localizar nuevos testigos que pudieran haber visto algo o alguien fuera de la común.

La actividad de los investigadores no sólo se reduce a esta nueva diligencia, también analizan el teléfono de Miriam filtrando conversaciones, contactos y relaciones que Miriam mantenía en las redes sociales y a través de la mensajería. Un trabajo lento y detallado que pueden llevar a cabo ya que encontraron el teléfono de Miriam en poder de la víctima, nadie lo ocultó ni borró mensaje alguno, pero Miriam mantenía un círculo extenso de amistades y conocidos y eso ralentiza el trabajo.

Tampoco han arrojado ninguna pista los objetos que se encontraron en la zona, tetrabriks y botellas en su mayor parte, que se recogieron a más de 200 metros del cadáver de la víctima y que se descartan en principio que estén relacionados con el caso. Sí que se esperan los resultados de los análisis de ADN de las muestras que se tomaron de las uñas rotas de la víctima y de la ropa tras el fuerte forcejeo que Miriam mantuvo con su agresor o agresora.

Descartado el robo ya que la víctima tenía consigo sus pertenencias y descartada la agresión sexual por la autopsia, la principal hipótesis sigue siendo que Miriam conocía a su agresor o agresora. La víctima paseaba con sus perros por la zona desde hacía poco tiempo y no parece la obra de un agresor sexual que no se arriesgaría a atacar a una mujer acompañada de cuatro perros.

Se cree que el agresor o agresora no tiene demasiada fuerza ni experiencia en este tipo de acciones por la trayectoria de las heridas que sufrió la víctima y la fuerte pelea que mantuvo con su asesino. Un agresor que habría actuado movido por un objetivo de tipo personal, y que quizá ni siquiera había planeado el asesinato ya que actuó con un arma blanca de pequeño tamaño tipo navaja. Incluso dejó un pequeño resto de la hoja del arma en el escenario del crimen.

Es tan sólo la hipótesis principal de un asesinato en el que no se descartan otras opciones menor probables en una investigación que aunque da sus primeros pasos no se va a detener en ésta último rastreo en el lugar del crimen.

 

Últimas noticias