Remedios naturales para aliviar el dolor de garganta

Dolor de garganta
Cómo aliviar el dolor de garganta

Con los cambios de tiempo propios de esta época del año, lo más habitual es que nos resfriemos. Una de sus consecuencias es el temido dolor de garganta. Anota estos remedios caseros para evitarlo de forma rápida y natural.

¿Por qué se produce el dolor de garganta?

dolor de garganta
La alergia al polen es una de las causas del dolor de garganta en primavera.

El dolor de garganta se produce principalmente por infecciones. Estas pueden que pueden afectar a la faringe, a las amígdalas o a la laringe. Estas infecciones son provocadas por virus y bacterias contagiosas.

Otra de sus causas son las alergias en primavera como la alergia al polen, pero también de otras genéricas como la de los animales, polvo o moho. Alguno de sus síntomas asociados son la fiebre alta, placas blancas de pus en las amígdalas y ganglios en el cuello. 

Remedios caseros contra el dolor de garganta

dolor de garganta
El jengibre es un antiinflamatorio natural.

Aunque la primera recomendación será que acudas al médico si es que se trata de una gripe severa (fiebres atas, etc.), existen varios pasos a seguir para aliviar el dolor de manera natural:

  1. Descansa

    Antes de ponerte manos a la obra en cualquier tarea, has de recordar que sino descansas el dolor se puede volver grave. Por ello, descansar es una de las recomendaciones médicas más habituales para luchar contra la infección.

  2. Haz gárgaras con agua y sal

    Es un «truco» de toda la vida pero que funciona. El agua con sal puede reducir la inflamación de la garganta. Si el sabor es demasiado fuerte, puedes probar a usar un poco de miel (sino eres alérgico). Tras hacer las gárgaras, siempre hay que escupir el agua, nunca has de tragar la mezcla.

  3. Té de jengibre

    El jengibre es analgésico y antiinflamatorio por lo que tomar una infusión con su raíz fresca aliviará el dolor. La cantidad que hay que añadir es de 3 cucharadas pequeñas de jengibre rallado por cada taza de agua. Si el sabor es muy intenso para ti puedes añadir miel como en el caso anterior.

  4. Hidrátate a menudo

    Beber mucho líquido (agua o zumo natural) mantendrá las mucosas húmedas y deja tu cuerpo más preparado para luchar contra otros síntomas y futuras infecciones.

  5. Zumo de ajo y limón

    El ajo es uno de los antibióticos naturales más poderosos ya que contiene propiedades que eliminan bacterias y limpian las vías respiratorias. Para preparar e jugo tritura dos ajos crudos y mézclalos con el jugo de medio limón. Has de beberlo en ayunas durante un par de semanas.

Lo último en Salud

Últimas noticias