Victoria Rosell

Los problemas de ser supinador

pie supinador

La forma en la que apoyamos el pie mientras caminamos o corremos es la causa de diversos problemas en huesos y músculos. Hoy analizamos las características del pie supinador y sus posibles consecuencias negativas.

¿Qué es un pie supinador?

pie supinador
El pie supinador inclina la pisada hacia fuera.

Una pisada supinadora supone la rotación externa del pie al caminar o correr. Aunque no es mala en sí misma puede ocasionar diferentes problemas o aumentar el riesgo de sufrir torceduras y fracturas.

Durante la supinación casi todo el peso del cuerpo se coloca sobre el exterior del pie. Normalmente lo acompañan el pie cavo o arco alto, que pueden causar problemas en los pies.

Problemas derivados del pie supinador

pie supinador
Algunas de sus consecuencias son el dolor de espinillas y los esguinces de tobillo.

Entre los principales problemas que puede ocasionar un pie supinador, los especialistas destacan los siguientes:

  • Esguince de tobillo

    Las personas que tienen un pie supinador son más propensas a sufrir un esguince de tobillo. Esto se debe a que un esguince se suele producir cuando el tobillo es forzado hacia afuera por inestabilidad al caminar, correr, etc. En este caso, los ligamentos de la parte externa del tobillo se lesionan por desgarro o por un estiramiento excesivo.

  • Fracturas

    Los que tienen un pie supinador pueden sufrir fracturas por estrés debido a que los músculos se usan en exceso y no absorben el impacto. El estrés en esta zona puede causar una fractura en los huesos del pie o del tobillo.

  • Dolor en las espinillas

    Este dolor se da en el lado interno de la tibia. Los músculos, tendones y ligamentos se inflaman y duelen, sobre todo mientras caminamos o corremos.

  • Fascitis

    La fascitis plantar se produce debido a la inflamación de la fascia plantar. Alguno de sus síntomas son dolor en el talón, inflamación y sensibilidad intensa.

Causas del pie supinador

pie supinador
La posición del pie dentro del útero y la herencia genética son alguna de sus causas.

Los médicos señalan las siguientes causas como las más comunes:

  • Tener los empeines altos por herencia genética.
  • Posición del pie dentro del útero.
  • Desórdenes neuromusculares.
  • Debilidad en los músculos inferiores de la pierna y en los ligamentos a causa de lesiones de los tobillos.

Últimas noticias