Alimentación

Causas de la ansiedad por comer dulces y cómo evitarlo

Comer dulces
Comer dulces es perjudicial

Si en casa hay dulce es inevitable que vayamos en su busca de inmediato. Pero la ansiedad por comer dulces se convierte en un problema cuando lo hacemos demasiadas veces y no nos alimentamos correctamente.

Los dulces suelen ser perjudiciales para el organismo si se abusa de ellos. Esta ansiedad podría estar provocada por distintos problemas. Te damos las claves del porqué y cómo evitarlo.

Ansiedad por comer dulce

Son diversas las causas que explican por qué tenemos ansiedad por comer dulces:

Hipoglucemia. En determinados momentos del día, especialmente si no nos alimentamos correctamente, hay un descenso en los niveles de azúcar en la sangre. Entonces tenemos muchas ganas de comer azúcar de inmediato y nos decantamos por los alimentos con grasas.

Estrés. Ante una situación que nos genera estrés, nuestro cerebro reacciona calmándolo comiendo, pero a través de alimentos con grasas y azúcares. Pues parece que ofrecen una sensación inmediata de alivio y bienestar cuando realmente no es así.

Dietas estrictas. Cuando estamos sometidos a dietas estrictas y las abandonamos de repente entonces tenemos muchas ganas de comer lo prohibido: dulces. Esto sucede porque son más agradables al paladar y necesitamos reponer la energía que no tenemos al haber dejado de consumir los alimentos que normalmente comemos.

Cómo evitar comer dulces

No comprarlos. Un truco básico es que en la despensa de casa no tengamos dulces. Esto hará que no podamos comerlos rápidamente. Eso sí hay quien las ganas le pueden y baja a comprar al super de la esquina.

Llevar un estilo de vida saludable. Cuando nos acostumbramos a comer de forma saludable notaremos el sabor de los dulces muy fuerte y los rechazaremos. Nadie dice que no podamos tomarlos de vez en cuando, especialmente el chocolate negro que aporta muchos beneficios, pero en su justa medida.

5 comidas al día. La ansiedad por comer en general desparece cuando nos alimentamos correctamente y hacemos las 5 comidas diarias que nos corresponden. Esto nos mantiene satisfechos y no comeremos a deshoras.

Haz ejercicio. Reducir nuestra ansiedad sea por estrés u otra forma se consigue con la práctica de ejercicio. El deporte es la mejor medida, pues nos adelgazamos, liberamos estrés y llevamos una vida más saludable.

Meditación. Otra manera de controlar nuestro estrés por comer dulce es con la meditación. Debemos tener paciencia, hacerlo adecuadamente y pensar en los beneficios que obtendremos cuando no comemos dulce.

Últimas noticias