Cómo afecta el cambio de hora a nuestra salud

El cambio al horario de verano es más significativo que el de invierno

Cambio de hora
Cambiar la hora tiene determinados efectos sobre nuestro cuerpo.

El pasado domingo, nuestros relojes volvieron a sufrir una transformación, arrebatándonos sesenta minutos de nuestra preciada existencia. Una tradición que supone la llegada de la primavera y la consecuente inauguración del horario de verano, que nos regala más momentos de ocio vespertino. Sin embargo, este cambio de hora también llega acompañado de algunos aspectos negativos que pueden hacer mella en la salud de la población.

El tiempo y la salud

Cómo afecta el cambio de hora a nuestra salud
La cronobiología estudia la relación entre el tiempo y el ritmo biológico del ser humano.

Para muchos, esta influencia resulta exagerada. No obstante, múltiples estudios han demostrado en infinidad de ocasiones la estrecha relación entre el ritmo biológico y las implicaciones temporales. La disciplina científica conocida como cronobiología analiza este campo desde el siglo XIX, situando el eje central en la existencia de relojes biológicos endógenos en el organismo humano. Otros muchos aspectos han tomado este conocimiento como parte de sus fundamentos básicos, como es el caso de la neurociencia, el estudio del comportamiento de los organismos, la endocrinología o la ciencia del sueño.

Efectos del cambio de hora

Cambio de hora
El cambio de hora afecta, sobre todo, a la calidad del sueño.

  • La consecuencia más destacada es la alteración del ritmo del sueño. El cambio de hora tiene un poder bastante negativo en este aspecto, provocando que el paciente descanse menos horas y de peor calidad.
  • Esto se traduce en un estado de ánimo marcado por la irritabilidad y, en los casos más extremos, episodios de ansiedad y depresión.
  • La fatiga propia de la falta de sueño también afecta al rendimiento intelectual y físico del individuo.
  • Dormir poco y mal tiene un impacto importante en el sistema inmunológico. Este se debilita y aumenta el riesgo de padecer ciertas enfermedades.
  • Diversos estudios han descubierto la relación entre un periodo disminuido del sueño y una mayor probabilidad de desarrollar hipertensión arterial.

¿Cómo podemos solventarlo?

Cambio de hora
Adapta tu rutina progresivamente al cambio de hora.

Aunque la mayoría de estas consecuencias sean de carácter transitorio, resulta muy efectivo adoptar ciertos hábitos que reduzcan su nivel de gravedad. Por ejemplo, mantener un estilo de vida saludable o practicar ejercicio físico. Sin embargo, la mejor opción es adaptarse progresivamente al cambio de hora. Unos días antes, ve adelantando tu rutina diaria para adecuarla al horario de verano.

Lo último en Salud

Últimas noticias