Dormir

5 buenos hábitos a la hora de acostarse

Para conseguir dormirse pronto y tener un sueño reparador, estos buenos hábitos a la hora de acostarse te ayudarán. Toma nota y llévalos a la práctica.

Hábitos a la hora de acostarse
Buenos hábitos para dormir mejor

¿Eres varón, te acuestas antes de las 11 de la noche y duermes 8 horas? Perteneces al escaso 30% de los españoles que duerme lo suficiente y tiene un buen descanso. Los problemas del sueño afectan más a las mujeres que a los varones. En algunos casos la dificultad para conciliar el sueño tiene causas orgánicas o psicológicas. Pero en la mayoría se debe a la falta de ‘higiene del sueño’, es decir, la adopción de buenos hábitos a la hora de acostarse. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

Estilo de vida para un buen dormir

El sueño reparador forma parte de un estilo de vida que incluye:

  • Alimentación: disminuye el consumo de grasas, azúcar y sal. Aumenta la cantidad de vegetales y frutas frescas.
  • Ejercicio: 20 a 30 minutos de caminata diaria son agradables y completamente gratis. Prefiere las escaleras a los ascensores y desciende del transporte una parada antes de tu destino para caminar más.
  • Meditación: practica meditaciones cortas, de uno o dos minutos, cuando te sientes estresado o necesitas descansar.
  • Socialización: conecta con tus amigos y conocidos, disfruta estar con tu pareja y tu familia.

Cinco buenos hábitos a la hora de acostarse¿Qué hacer a la hora de acostarse?

Es importante establecer una rutina para la hora de ir a dormir. Si hay niños en casa, inculcarles hábitos de buen dormir desde pequeños los ayudará toda la vida.

  • Acuéstate siempre a la misma hora: un buen descanso requiere siete a ocho horas de sueño.
  • Evita los dispositivos y pantallas en el dormitorio: los dispositivos electrónicos emiten luz azul. Diferentes estudios han hallado una relación entre la exposición a luz azul, diabetes, obesidad, depresión y supresión de melatonina, la hormona del sueño. Lee un libro y el sueño llegará rápidamente.
  • Crea un ambiente agradable: el dormitorio debe ser un lugar fresco, oscuro y silencioso. Si no es posible, utiliza cortinas opacas, antifaces y tapones para los oídos (especialmente si alguien a tu lado tiene el hábito de roncar).
  • Relajación previa: para pasar al modo sueño, tu cuerpo necesita estar relajado. Practica relajación o meditación, evita consumir café, alcohol o tabaco antes de acostarte, y también comidas abundantes o picantes.
  • Adopta pequeñas rutinas: lavarse los dientes, preparar la ropa para mañana o poner en hora el despertador, sirven como señales al organismo de que se acerca la hora de dormir.

Nuestra recomendación

¿Nada de esto funciona? Descubre qué te ayuda a dormir mejor. ¿Tomar una ducha caliente, dormir una siesta de 20 minutos, leer, realizar estiramientos suaves? Prueba distintas estrategias y adóptalas como tus propios buenos hábitos diarios.

Lo último en Salud

Últimas noticias