El filoseparatismo de Sánchez dinamita el PSOE

El filoseparatismo de Sánchez dinamita el PSOE

El PSOE tiene al enemigo metido en casa. No son los adversarios políticos del socialismo español los que están desgastando unas siglas con más de 140 años de historia, sino el devaneo de Pedro Sánchez con el separatismo catalán y los proetarras lo que están dinamitando la unidad de Ferraz. El goteo de bajas de militancia, así como las feroces críticas de barones como Emiliano García-Page o Javier Lambán, entre otros, no han dejado de sucederse desde que Sánchez consiguiera sacar adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy con los votos de PDeCAT, EH Bildu y ERC. Frente a la canallesca actitud de Sánchez, que ha mercadeado con la soberanía nacional como si fuera de su propiedad, un grupo de críticos del PSOE han formado un nuevo partido, Solidaria, con el que concurrir el 28-A y enfrentarse con decisión al mismo signo político con el que hasta ahora comulgaban.

La marca, que nace con “vocación nacional”, según palabras de sus impulsores, ha sido promovida sólo en el País Vasco, pero se espera que se haga extensible a toda España tras la masiva demanda de adhesiones recibidas. Entre los fundadores, descontentos con la gestión de la dirección federal del PSOE de Sánchez, figuran nombres como Unai Ortuzar. Uno de los candidatos que se enfrentó en las primarias a Idoia Mendia, la actual secretaria del PSOE vasco y la responsable de que José María Múgica, hijo del asesinado por ETA Fernando Múgica, pidiera la baja inmediata de las filas socialistas tras ver a la líder vasca brindando plácidamente en Navidad con el etarra Arnaldo Otegi. A menudo, aunque ni Sánchez ni Mendia lo contemplen, la ética y la estética van de la mano.

Pero no ha sido la única baja sonada del PSOE desde que Sánchez arribó a La Moncloa. A las de Celestino Corbacho y Joan Mesquida, dos altos cargos del Ejecutivo de José Luís Rodríguez Zapatero que ahora se han pasado a Ciudadanos, se suma la baja de Soraya Rodríguez. De manera comprensible y acertada, la diputada durante cinco legislaturas, que siempre ha sido muy crítica con las cesiones del Gobierno al separatismo catalán, ha decidido dar carpetazo a su etapa como socialista. El filoseparatismo de Sánchez está resultando ser la daga de la traición y está hiriendo de muerte a un PSOE que lleva debilitado demasiado tiempo.

Lo último en Opinión