Caballos

¿Sabes lo que es el virus del herpes equino?

Entre las patologías de mayor gravedad para los caballos, se encuentra el denominado herpes equino. ¿Sabes en qué consiste?

Virus del herpes equino
¿En qué consiste el virus del herpes equino?

Se conoce como EHV al virus del herpes equino presente en la mayor parte de los caballos de todo el mundo. Se estima que un gran porcentaje de ellos no presenta efectos secundarios de gravedad. Se los distingue por números y hay 9 de ellos, pero hasta el momento los más graves son el EHV 1, 3 y 4. Se trata de una enfermedad contagiosa que se transmite de caballo a caballo mediante las secreciones nasales o mediante el contacto con objetos que han sido contaminados.

Síntomas del virus del herpes equino

El período de incubación del virus depende siempre del subtipo que presente caballo, por lo general suele ser de 4 a 10 días. Transcurrido este lapso pueden presentarse síntomas como letargo, fiebre y secreción nasal. En la mayoría de los casos hay un agrandamiento de ganglios linfáticos y debilidad para caminar.

Un caballo con EHV puede además presentar anorexia y falta de rendimiento físico. Cuando los niveles de gravedad son elevados, pueden producirse problemas a nivel neurológico, como movimientos corporales con falta de coordinación o parálisis en ciertas partes del cuerpo. En algunos equinos el virus del herpes afecta tanto que incluso les impide ponerse de pie y puede terminar en la muerte.

Es habitual que yeguas embarazadas que presentan EHV no lleguen a concebir a sus crías ya que suelen producirse abortos inesperados. Los potros tienden a perder la vida entre los 7 y 10 meses de gestación, sin signo clínico ni advertencia alguna. Se estima que las crías que logran sobrevivir y cuya madre se encuentra infectada con el virus, solo pueden vivir unas pocas horas o días.El herpes equino

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar el virus del herpes equino es necesario que el animal sea visto por un especialista, que pueda realizarle los estudios clínicos necesarios como muestra de sangre e hisopo nasal.

Es esencial saber con qué está infectado un caballo, un rebaño o un establo para, de esta manera, poder proporcionarle un tratamiento adecuado y temprano. También para contener un brote, se recomienda contactar a un veterinario que a través de exámenes y pruebas pueda detectar problemas respiratorios o signos neurológicos.

Es probable que el especialista recomiende aislar a los caballos para evitar que el virus se continúe propagando. El tratamiento consiste en mantener al caballo en un lugar cómodo, hidratado y bien alimentado. En ocasiones se les proporciona antiinflamatorios.

Aquellos animales con signos neurológicos más graves es probable que necesiten de cuidados enfermería las 24 horas, ya que suelen requerir de asistencia para orinar, defecar e incluso pararse.

Las tasas de recuperación de caballos afectados neurológicamente por EHV suelen ser variables según la gravedad de los síntomas. Algunos se recuperan por completo y otros pueden presentar consecuencias fatales.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias