Sede de Equo Madrid

Los socios ecologistas de Errejón tienen a trabajadores en un local que no cumple la ley de habitabilidad

Sede de Equo Madrid. íñigo errejon
Sede de Equo Madrid.

Equo Madrid, el partido ecologista integrado en la formación política de Íñigo Errejón, tiene a empleados trabajando en un local que no cumple las leyes de habitabilidad. Así lo reconocen en el informe de gestión que se aprobará en el congreso interno que celebran a lo largo de esta semana. En dicho documento de 18 páginas, al que ha accedido OKDIARIO a través de su página web, Equo Madrid admite que se enfrentan a «un tema importante a tener en cuenta». Se refieren así a «la adecuación de la sede a la normativa actual vigente».

En este punto, reconocen que las maltrechas cuentas del partido no permiten ejecutar las obras necesarias. «La economía de Equo Madrid no puede soportar esta adecuación para que los puestos de trabajo estén según norma», apuntan. Explican que, entre otros puntos, deben modificar las alturas de los techos y el sistema de iluminación. A continuación, explican que la apuesta de la dirección del partido pasa por «negociar para que estos gastos sean sufragados por el arrendador que es el que a posteriori va a seguir sacando usufructo del mismo».

Por otra parte, aclaran que comparten el alquiler con otro partido vinculado a Más Madrid, la candidatura que pusieron en marcha Manuela Carmena e Íñigo Errejón. «El importe total se divide entre las 3 partes que la disfrutan, un tercio Madrid 129, un tercio Equo Federal y un tercio
Equo Madrid», exponen. No obstante, la formación de Madrid 129, compuesta por ex concejales madrileños como Javier Barbero, Guillermo Zapata o Celia Mayer, se disolvió el pasado 15 de julio por lo que Equo queda como único inquilino del local.

Cuatro salas

Este bajo en el barrio de Embajadores está compuesto por una sala de 45 metros cuadrados donde se desarrollan actividades diversas y eventos, una sala de 30 metros cuadrados para reuniones y talleres, una «office» de 40 metros cuadrados, una «oficina de coworking» y un baño adaptado a personas con movilidad reducida.

Los socios ecologistas de Errejón tienen a trabajadores en un local que no cumple la ley de habitabilidad
Oficinas que incumplen las normas.

Antes de disolverse, Madrid 129 ofreció el local a colectivos sociales. Explicaban en su web que «el movimiento municipalista necesita espacios donde juntarse, pensar, trabajar en común y articularse con colectivos sociales». «Queremos compartir el espacio con otros colectivos para reuniones y encuentros, así como generar una agenda de eventos y encuentros sobre el municipalismo que genere sinergias y nos haga sabernos con otros (sic.) y desarrollar líneas de trabajo en torno a feminismos, derecho a la ciudad, comunes, cuidados, etc.».

Relación con Podemos

Por otra parte, Equo Madrid expone su valoración de los últimos procesos electorales. Reconoce que tras aliarse con Errejón, han quedado «muy tocadas las relaciones de la dirección con las de Izquierda Unida y, sobre todo, con la de Podemos, y será necesario un gran trabajo para recomponer puentes de diálogo con ellos».

En todo caso, consideran que fue un acierto ir en coalición con Más Madrid. «El resultado de este proceso electoral autonómico nos ha permitido contar con dos diputados autonómicos de Equo Madrid, Alejandro Sánchez y María Pastor», exponen. Consideran que con una candidatura en solitario no hubieran logrado esos asientos a nivel regional, local –con el concejal José Luis Nieto en la capital– y nacional –con la diputada Inés Sabanés–. Apuntan el ejemplo País Vasco, donde Equo ha concurrido sin socios y una candidatura a pesar de tener mucha presencia en los medios de comunicación se ha quedado sin representación. De todas formas, reconocen que en la Comunidad han perdido varios concejales en diferentes e importantes municipios.

Menos militancia

También admiten que están perdiendo militancia. Explican esta fuga por «la pérdida de cargos electos y de relevancia política en varios municipios (Alcalá de Henares o Fuenlabrada)» y por «la crisis general de partido a nivel nacional, en la convocatoria de las elecciones europeas y con posterioridad la crisis de la salida del cofundador Juanxo Lopez Uralde». Tras la salida de este político «lógicamente» se produce una pérdida de la militancia «fiel y afín» a este hombre.

De los 382 militantes que contaban en enero de 2019, se ha bajado hasta los 302 a finales de antes de verano. «Desde el mes de enero de 2019 hasta mayo de 2019 no se había producido aún bajadas significativas de afiliación es a partir de septiembre de 2019 donde progresivamente nos encontramos con descenso de entre dos y cuatro puntos mensuales en el cómputo de afiliación. Hasta abril de 2020 el acumulado de pérdida de militancia ha sido de un 21% del total. Durante el año 2020 se han producido un total de 80 bajas y un total de 3 nuevas afiliaciones», exponen con total transparencia en este informe fechado a 25 de septiembre.

En cuanto a las cuentas internas, cierran el ejercicio de 2019 con 65.263 euros en gastos y 49.696 euros en ingresos. Actualmente tienen un saldo positivo de 15.000 euros en cuenta.

Lo último en España

Últimas noticias