Alimentos

Etiqueta de los alimentos: ¡Cuidado si llevan estos ingredientes!

A la hora de consultar la etiqueta de los alimentos debemos fijarnos en el azúcar. los aditivos, la sal o la presencia de grasas.

Cómo leer las etiquetas de los alimentos

¿Qué significa el etiquetado de alimentos Nutriscore?

Nuevo etiquetado de alimentos para una vida saludable

Cómo leer etiquetas nutricionales

etiqueta de los alimentos
Descubre qué ingredientes pueden ser "peligrosos" en la etiqueta de los alimentos

Comprar productos de alimentación, implica el que nos fijemos bien en la etiqueta y aunque según la normativa del parlamento europeo y de acuerdo con el reglamento 1169/2011 , se debe informar de los ingredientes de manera específica en cada etiqueta no siempre sabemos a qué se refieren o no aparecen claramente por lo que os queremos ayudar a que entendáis bien la etiqueta de cada uno de los alimentos que compráis en el supermercado y también qué ingredientes podrían ser perjudiciales.

Etiqueta de los alimentos: ¡Cuidado si llevan estos ingredientes!

Según la normativa actualmente vigente, todos los ingredientes deben declararse en la etiqueta, pero muchas veces encontramos productos que cuentan con ingredientes que se denominan con palabras o letras que no permiten comprender, de hecho, la totalidad del elemento presente en ese alimento que estamos a punto de comprar.

Sin embargo, es posible entender a partir de algunos ingredientes o palabras en la etiqueta de los alimentos cuáles son los que sugieren que ese producto no es saludable. Al tomar conciencia de cómo leer este aspecto de las etiquetas de los alimentos que ahora se informan en todos los envases del mercado, también podremos entender los ingredientes ocultos y evaluar mejor una posible compra, siempre de acuerdo con nuestras preferencias.

¿Cuál es la información obligatoria en las etiquetas?

La información obligatoria para todas las etiquetas de alimentos que se deben informar es:

  • el nombre de la comida;
  • la lista de ingredientes que lo componen;
  • adyuvantes;
  • sustancias que pueden provocar alergias;
  • cantidad de ingredientes;
  • cantidad neta de alimento;
  • fecha de vencimiento o plazo de almacenamiento;
  • cómo almacenar ese producto específico;
  • nombre de la planta de fabricación;
  • País de origen o si los alimentos provienen de fuera de la UE;
  • Instrucciones de uso;
  • grado alcohólico para bebidas con más de 1,2% de alcohol;
  • Cuadro nutricional adjunto.

El uso de aditivos: cuando un producto no es saludable

Los aditivos se agregan a los alimentos para mejorar el sabor o el tiempo de almacenamiento, o incluso la apariencia. La letra E indica que el aditivo utilizado está permitido por la ley en todos los países de la Unión Europea . El número que le sigue indica la categoría a la que pertenece ese aditivo específico.

Los tintes van de E100 a E199, los conservantes de E200 a E299, los antioxidantes de E300 a E322, la acidez de E325 a E385 y los espesantes, emulsionantes y estabilizadores de E400 a E495. Los aromatizantes naturales o artificiales se indican generalmente bajo la redacción general de aromas.

En general, para entender si un alimento es saludable, primero debes verificar que es un aditivo permitido por la Unión Europea y luego, en segundo lugar, evaluar la cantidad de todos los aditivos presentes en el alimento en cuestión. Cuantos más aditivos haya , menos saludable será el producto. De hecho, en algunos casos estas sustancias pueden enmascarar la mala calidad de las materias primas utilizadas.

Azúcares con diferentes nombres en la etiqueta

Siempre se desaconseja la ingesta de azúcares en cantidades excesivas. En general, un exceso de azúcar aumenta el riesgo de diabetes, obesidad y enfermedades estrechamente relacionadas pero muchas veces pensamos que estamos comprando un producto que no lleva azúcar cuando en realidad no es así, ya que esta se puede etiquetar con varios nombres.

Por ello, es importante que sepáis que de los azúcares forman parte:

  • jarabe de glucosa-fructosa;
  • miel;
  • jugo de manzana de concentrado;
  • jarabe de arroz, aunque sea arroz Venere;
  • miel de maple;
  • sacarosa;
  • fructosa;
  • dextrosa;
  • azúcar de uva,
  • jugo de agave,
  • la malta,
  • azúcar morena.

Específicamente, debe tenerse en cuenta que algunos azúcares simples pueden estar presentes con diferentes nombres. Esto significa que puede haber incluso más azúcares en un alimento. Por ejemplo, tanto la miel como la sacarosa y el jarabe de glucosa pueden aparecer juntos en una etiqueta. Esto hará que el porcentaje de azúcar real sea mucho mayor. En este sentido, es bueno leer la tabla nutricional que muestra la suma de todos los azúcares presentes en los alimentos. Incluso el maltitol es un sustituto del azúcar.

Los aceites y grasas de productos no saludables

Si hay aceites o grasas en un producto, la ley debe especificar su origen animal o vegetal.

Ya en general, conviene evitar las grasas . Entre las grasas que más se deben evitar se encuentran las que se enumeran bajo el epígrafe “grasas saturadas no hidrogenadas” o incluso “grasas hidrogenadas” o “trans” , ya que contienen sustancias nocivas a nivel cardiovascular.

Esto significa que los alimentos que los contienen, especialmente aquellos que los tienen en grandes cantidades , definitivamente no son alimentos saludables. La señal de alarma también debe estar presente en los productos orgánicos , ya que incluso estos a veces pueden tener este tipo de grasas en la etiqueta.

Cómo reconocer la sal en las etiquetas de los alimentos

La Organización Mundial de la Salud también aconseja no exceder los 5 gramos de sal de mesa por día, lo que equivale aproximadamente a una cucharadita.

Las indicaciones en las etiquetas marcan siempre la sal, pero también debemos considerar el extracto de levadura, ya que este ingrediente está diseñado para realzar y preservar mejor el sabor de los alimentos que consumen los clientes. El extracto de levadura se encuentra en muchos alimentos envasados ​​y también en la carne procesada, algunos tipos de pollo, sopas o galletas enlatadas y productos horneados.

Por eso, incluso por la cantidad de sal debemos tener cuidado de considerar también el extracto de levadura, para poder comprender mejor qué tan saludable es o no la comida que estamos comprando.

Lo último en Lifestyle

Últimas noticias