Kerry sobre las colonias: «Israel será judío o democrático, pero no las dos cosas si sigue así»

john-kerry-secretario-estado-eeuu
El Secretario de Estado de EEUU, John Kerry. (Getty)

A tres semanas de dejar el cargo, cuando Donald Trump asuma la Presidencia el próximo 20 de enero en las escalinatas del Capitolio, la guerra dialéctica entre la Administración Obama y el Gobierno israelí de Benjamin Netanyahu continúa recrudeciéndose. El discurso que había anunciado el todavía secretario de Estado, John Kerry, sobre Oriente Próximo ha sido duro: "Israel será judío o democrático, pero no las dos cosas" si sigue anexionándose territorios.

La aseveración tiene que ver con la resolución votada el viernes pasado en el consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en la que por primera vez en la historia, EEUU se abstuvo y dejó solo al Estado judío ante una condena directa a nivel internacional. El texto señalaba la política de asentamientos israelíes en los territorios de Cisjordania –así llamada por los palestinos, o las regiones de Judea y samaria para los judíos– era condenable y contraproducente para la paz en la región.

Así, Kerry ha dicho este miércoles que, pese a que la solución de los dos Estados es la única viable para la paz entre israelíes y palestinos, ésta está "ahora mismo en peligro". Y claro, a quien señala el jefe de la diplomacia de Washington es a Israel, su mejor socio en la región y, de hecho, la única democracia en la zona.

Según Kerry, la continua construcción de asentamientos por parte de los israelíes en el "territorio palestino de Cisjordania" está consolidando "una realidad de un Estado que nadie realmente quiere". Y es que para el secretario de Estado, el curso actual de los acontecimientos también plantea una amenaza para la propia existencia de Israel.

"Con toda la amenaza externa que Israel enfrenta hoy… ¿realmente quiere un conflicto intensificado en Cisjordania?", se pregunta. "Si Israel sigue el camino de un solo Estado, nunca tendrá una verdadera paz con el mundo árabe".

Leve crítica a los palestinos

Mientras Kerry se concentraba principalmente en los israelíes, también dejó caer una leve crítica a los palestinos, obviando la intifada de los cuchillos lanzada hace algo más de un año, con ataques constantes a machetazos en las calles contra ciudadanos y fuerzas del orden, además de atropellos en paradas de autobús. John Kerry se ha limitado a afear a la parte palestina que glorifique a los terroristas tratando de "deslegitimar" a Israel y que "no controle a Hamas, el grupo islamista que gobierna autónomamente la conflictiva franja de Gaza, y quien tiene "su propia visión de un solo Estado", el palestino.

A pesar de las malas relaciones personales entre Obama y Netanyahu, que son vox populi y que ninguno de los dos trata de disimular, Kerry también ha recordado a los israelíes que nunca han tenido un mejor amigo que el actual Gobierno de EEUU. "Ninguna administración estadounidense ha hecho más por la seguridad de Israel que la de Barack Obama", ha dicho. "Una y otra vez hemos demostrado que respaldamos a Israel… Más de la mitad de nuestra financiación militar mundial va a Israel".

Netanyahu enfurecido

Tras la votación del viernes pasado en la ONU, el enfurecimiento de Netanyahu lo llevó a mantener una tensísima conversación telefónica con Obama. En ella, el primer ministro israelí le llegó a espetar al jefe del Gobierno estadounidense que había intentado incluso que el presidente electo, Donald Trump, le ayudara a evitar la votación, según informa la NBC.

Kerry sobre las colonias:
Netanyahu y Obama, en una imagen de archivo en el Despacho Oval (Foto: Getty)

"Rechazamos la crítica de que este voto deje tirado a Israel", ha dicho Kerry, señalando que Estados Unidos y "prácticamente todos los países del mundo se oponen a los asentamientos además de Israel".

Antes de que Kerry hablara, Trump compartió sus reflexiones en Twitter, criticando a la administración Obama y al acuerdo nuclear de Irán, al que tanto él como Netanyahu –quien incluso dio un discurso en el Congreso de EEUU a espaldas de Obama para pedir que se detuviera esa firma– se oponen:

"No podemos seguir dejando que Israel sea tratado con tanta desdén y falta de respeto. Tenían un gran amigo en Estados Unidos, pero ya no… El principio del fin fue el horrible acuerdo de Irán y ahora esto (ONU) ¡Mantente fuerte Israel, el 20 de enero se acerca rápidamente!"

Curiosamente, a pesar del furor del premier israelí, ya se han notado los primeros efectos de la resolución de la ONU… sea temporal o a más largo plazo. Antes del discurso de Kerry, Netanyahu –en un movimiento encaminado a reducir las tensiones con Washington– logró que el gobierno municipal de Jerusalén cancelara una votación programada para la aprobación de la construcción de 492 nuevas viviendas del territorio anexionado de la parte oriental.

Israel ha seguido durante décadas una política de construcción de asentamientos judíos en Cisjordania, donde los palestinos tratan de basar su futuro Estado. La mayoría de los países consideran los asentamientos como un obstáculo para la paz. Israel está en desacuerdo, citando una conexión bíblica, histórica y política con la tierra, así como los intereses de seguridad. Washington considera que la actividad de asentamiento es ilegítima.

Unos 570.000 israelíes viven en Cisjordania y Jerusalén oriental entre más de 2.6 millones de palestinos

Lo último en Internacional

Últimas noticias