Investigan una «amenaza radiológica inminente» en una central nuclear china

La empresa copropietaria, Framatomeha, ha acusado a las autoridades chinas de incrementar el máximo aceptable de radiación para evitar el cierre de la central

central nuclear fuga
Central nuclear de Qinshan, en China - GUANG NIU. Foto Archivo.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Una fuga en una planta de energía nuclear en la región de Cantón en China, está siendo objeto de un exhaustivo análisis ante una «amenaza radiológica inminente» según advirtió Framatome, copropietaria de esta compañía . Así, Las autoridades chinas están monitorizando los datos ambientales de la central nuclear de Taishan, después de que Framatome, informara del incidente.

Ante ese suceso de carácter «alarmante» tras la notificación de  la empresa francesa, la administración que preside Joe Biden cree que la instalación aún no se encuentra en un «nivel de crisis».

Framatome ha acusado a las autoridades chinas de incrementar el máximo aceptable de radiación para evitar el cierre de la central, según ha informado la cadena estadounidense CNN.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses citadas por la agencia considera que no se ha producido una crisis grave y que por el momento solo es necesaria la observación, ya que consideran que no se ha detectado ningún peligro real para los trabajadores de la central o los residentes de la zona. Washington ha abierto una línea de comunicación con el Gobierno de China y de Francia para hacer el seguimiento.

Por otra parte, las autoridades norteamericanas tuvieron la primera noticia de la fuga cuando Framatome se puso en contacto pidiendo colaboración el pasado 8 de junio, un hecho poco habitual ya que la central no ha confirmado por el momento la fuga.

La empresa que gestiona la planta, Grupo Eléctrico Nuclear General de China (CGN), ha informado este lunes de que las lecturas ambientales de la central y su entorno son «normales» y de que se están midiendo a intervalos regulares. Framatome también ha publicado que el reactor está funcionando dentro de los parámetros convencionales.

La matriz de Framatome, EDF, ha confirmado sin embargo un incremento de los niveles de gases raros en la zona del reactor, lo que se considera normal. Estos gases no son peligrosos, según EDF.

La presencia de estos gases suele ser un indicio del deterioro de las cubiertas del depósito de combustible del reactor.

La central de Taishan está situada a 40 kilómetros de la ciudad homónima, en el sur de China. Los dos reactores de la central están en funcionamiento desde 2018 y 2019.

Lo último en Internacional

Últimas noticias