Jardín

Cómo cultivar citronela paso a paso

como cultivar la citronela
Aprende cómo cultivar la citronela paso a paso

La citronela es una planta fácil de cultivar en nuestro jardín o en maceta con la que podrás tener un buen repelente contra los mosquitos.

La citronela es la planta antimosquitos por definición y aún más lo es el aceite esencial derivado de ella, que luego se utiliza para producir las conocidas velas de citronela. Nosotros mismos la podemos cultivar y hacer crecer en nuestro jardín, de modo que la tendremos siempre a mano en caso de que los mosquitos nos ataquen o por si queremos tener la casa bien perfumada. Veamos entonces una guía de pasos en la que te explicamos cómo cultivar citronela.

La citronela, que pertenece al género cymbopogon , es una planta herbácea perenne que forma parte de la familia de las gramíneas. Es originaria de Asia tropical y posteriormente se importó y también se estableció en América del Sur y Europa. Las hojas de la citronela, dejadas secar ligeramente en el lugar de corte, sin apilarlas, se someten a destilación. Es a través de la destilación que se obtiene el precioso aceite esencial que, dependiendo del tipo de planta, servirá para perfumar jabones, hacer velas o como un insecticida para los mosquitos. Veamos entonces cómo cultivar esta planta.

Pasos para cultivar la citronela

cultivar la citronela
A partir de los tallos de citronela también puedes cultivar esta planta

  1. La citronela al ser una planta de origen tropical, prospera a pleno sol, incluso en las cálidas zonas del sur, pero eso sí, aunque puedas plantarla en un lugar con mucho sol, debes procurar que el suelo sea rico y esté bien drenado.
  2. Para ello, antes de plantar la citronela, tendrás que enriquecer el suelo de siembra con estiércol compostado para mejorar la fertilidad y la capacidad del suelo para retener el agua.
  3. Si plantas varias plantas de citronela para crear setos, separa las plantas a 70 cm de distancia.
  4. Por otro lado, el suministro constante de agua es esencial para esta planta que, además del calor, también crece bien en climas húmedos. Debes procurar entonces, que las raíces de la citronela no se sequen, ya que la sequía prolongada puede dañar seriamente la planta.
  5. En cuanto a la fertilización, tienes que fertilizar las plantas durante la temporada de crecimiento cada dos semanas con un fertilizante de nitrógeno líquido.
  6. En el caso de optar por cultivar la citronela en macetas, será bueno que durante el invierno retires la planta e incluso la coloques dentro de casa para garantizar la supervivencia de la planta. En el caso de tenerla plantada en el suelo tendrás que cubrir la planta cuando las temperaturas bajen demasiado o incluso para evitar heladas o la nieve.
  7. Para los que apuesten por plantar la citronela en maceta, deben asegurarse que esta tenga un diámetro de al menos 30 cm y ser lo suficientemente profunda porque el sistema de raíces de esta planta está realmente muy desarrollado.
  8. Durante el invierno, retira las macetas y colócalas en un área orientada al sur, para garantizar el máximo brillo. En invierno, reduce la cantidad de agua ya que la planta a baja temperatura crece muy lentamente.
  9. Asegúrate que la temperatura nunca descienda por debajo de 5 grados.
  10. Una alternativa es poner la citronela en un estado latente durante el invierno, colocarlo en un sótano oscuro y minimizar el riego. Cuando las temperaturas suban a más de 6-7 grados, puedes exponer la planta nuevamente y verás como vuelve a crecer sin problema.
  11. Debido a su naturaleza tropical, la citronela suele sobrevivir solo en los inviernos de las zonas templadas. En otras áreas puedes intentar cultivar citronela como planta anual.
  12. En cuanto a la propagación o multiplicación de la planta, tenemos que decir que la citronela se puede multiplicar muy fácilmente al dividir los esquejes, de modo que de cada planta se pueden obtener muchas otras plantas, con su porción de raíces, que luego se sembrarán separándolas unos 70 centímetros en la hilera.
  13. En el caso de no tener una planta de citronela a partir de la cual hacer que nazcan otras, puedes recurrir a los tallos que encontrarás en verdulerías para su cultivo.
  14. Coge el tallo y la parte inferior, la que tiene una protuberancia, puede sumergirse en agua y dejarse sumergida hasta que surjan las primeras raíces, algo que sucederá a las cuatro semanas.
  15. Cuanto más cálido sea el ambiente (alrededor de 25 grados), más brillante y más rápido será el enraizamiento en el agua.
  16. Junto con el desarrollo de las raíces, es posible que las hojas de la nueva planta ya estén comenzando a desarrollarse.
  17. En esta etapa, el sistema de raíces es muy delicado, así que ten mucho cuidado de no dañar las raíces comprimiendo excesivamente el suelo, cuando coloques el tallo en la maceta. Luego para conseguir que la planta crezca, prosigue con los consejos señalados.

Lo último en How To