Redes sociales

Lara Álvarez desconcierta a sus seguidores con esta imagen en Instagram

Lara Álvarez desconcierta a sus seguidores con esta imagen en Instagram
Lara Álvarez

Lara Álvarez ha desconcertado a sus seguidores con esta melancólica imagen

El Instagram de Lara Álvarez es un reflejo de su personalidad. Cercana, reflexiva, optimista, enérgica y sobretodo muy sonriente. La presentadora estrella de Telecinco, utiliza su cuenta de Instagram para mostrar su día a día, sus viajes, su trabajo y sus positivas reflexiones sobre la vida, que siempre agradecen sus seguidores, como si fueran consejos que les da una amiga.

Sin embargo, hace unos días Lara Álvarez compartió una imagen que desconcertó a sus casi 2 millones de seguidores, y es que su sonrisa no aparecía por ninguna parte, como tampoco aparece ningún mensaje positivo de los que aparecen en el 90% de sus fotos.

La presentadora de ‘Supervivientes 2019’ publicó un primer plano de su rostro, en el que casi no se le ve la cara, tapada por el pelo debido al viento, y aparece con la mirada baja y un semblante serio con el que no nos tiene acostumbrados. Lara ha acompañado la imagen además, de un símbolo de un koala.

View this post on Instagram

🐨

A post shared by Lara Álvarez (@laruka) on

Enseguida la publicación se llenó de comentarios de sus seguidores preocupados por el gesto serio de la asturiana: “Nunca te he visto sería, tu siempre has trasmitido una sonrisa y felicidad, ánimo” o “Ay Lara !!! Solo piensas? O es que se acaba tu viaje y dejas atras tanta gente que te ha enseñado tantas cosas???” son algunos de los comentarios que se pueden leer en la publicación.

El fin de su viaje por Vietnam y Camboya podría ser el motivo de ese semblante serio que acompaña la fotografía. Hace unos días Lara Álvarez compartió con sus seguidores la inmensa tristeza que le provocaba tener que despedirse de un viaje que le había dado tanto, lo hizo a través de otra publicación en Instagram donde escribió un texto tan emotivo como sincero. “El agradecimiento me invade y no sé cómo devolverle a la vida lo que me ha regalado en este viaje. Me comprometo a encontrar la manera” escribió la presentadora. Sin duda, una experiencia que ha marcado su vida.

View this post on Instagram

Suena el despertador y aún no me puedo creer que sea mi último día. Me tapo la cabeza con las sábanas y suspiro, intentando que la aflicción que siento se vaya. Quedan horas por delante y quiero aprovecharlas. “Lección y reflexión” ese es el título perfecto para mi día. Poder hablar directamente con 3 monjes budistas, creas en lo que creas o no creas, te mueve por dentro. -“Aquí los monjes se forman por vocación, imposición o necesidad” me explica Ron. “La gente del campo aún no sabe bien como controlar la procreación, por lo que tienen de 5 a 7 hijos de media. Como no pueden cuidar de ellos, los mandan al Templo. Durante ese tiempo tienen hogar, comida y educación” -“¿y si deciden que no quieren continuar?” -“pueden irse, pero jamás podrán volver a ser monjes. Esta vida sólo se elige una vez” Comienzo a hacer preguntas a los tres monjes que me sonríen. Sus miradas, movimientos, su forma de hablar… todo es ejecutado con una admirable y contagiosa tranquilidad. Permitidme que tanto mis preguntas como sus respuestas me las guarde para mi, pero si tenéis la ocasión de vivir esta sanadora experiencia, no dudéis en hacerlo. Después de rezar, recibir la bendición y de colocar el cordón de protección en mi muñeca (sin tocarme, ya que los monjes no pueden tocar a las mujeres) continuamos. -“¿estás bien Lara?” (Esta será la pregunta del día de hoy) -“si, perdona, voy repasando en todo lo que acaba de pasar Ron” Llegamos a Chong Kneas, el pueblo flotante sobre el lago Tonle Sap (el más grande de Camboya) En el viven 6000 habitantes y su principal ocupación es la pesca. -“fijate, esa es la farmacia, allí la escuela, una casa flotante para los billares, allí “el corte inglés del pueblo” Viven en casas flotantes tremendamente humildes, por las constantes crecidas del rio. Pero lejos de ver tristeza o necesidad, ves a un pueblo activo y feliz. FELIZ. “Viven al día, si tienes pescado y arroz para comer ¿de qué más se van a preocupar?” De camino al aeropuerto rompo a llorar. -“¿estás bien Lara?” -“Mucho” El agradecimiento me invade y no sé cómo devolverle a la vida lo que me ha regalado en este viaje. Me comprometo a encontrar la manera. ❤️🙏🏽 @pangeaes #asiaexotica

A post shared by Lara Álvarez (@laruka) on

Lo último en HappyFM