Abascal pide «procesar» al Gobierno por menospreciar la figura del Rey

Santiago Abascal Vox
Santiago Abascal, líder de Vox

El veto del Gobierno a la presencia del Rey en el acto de entrega de despachos a los jueces, que tendrá lugar este viernes en Barcelona, ha desatado una tormenta política. Santiago Abascal ha cargado contra Sánchez e Iglesias por lo que considera una injerencia. «Si el Gobierno pretende menospreciar a la Jefatura del Estado, en cuyo nombre se administra justicia, que se le procese», ha dicho el líder de Vox.

Este martes por la noche, se conocía por fuentes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que el Rey no iba a estar presente en la entrega de despachos a los jueces. Uno de los pocos actos del año judicial con presencia del Jefe del Estado. La razón no ha trascendido pero fuentes del CGPJ han mostrado su extrañeza ya que la Casa del Rey había confirmado su presencia. Y a pocos días de celebrarse el acto, Casa Real comunicó que Felipe VI no acudiría finalmente a Barcelona.

Para Santiago Abascal los motivos que han llevado al Rey a declinar su presencia en este importante acto dejan en muy mal al Gobierno, que es quien da el visto bueno o no a la presencia del Jefe del Estado en distintos actos.

«Si el Gobierno es incapaz de garantizar la seguridad del Jefe del Estado, que dimita», pedía Abascal a través de las redes sociales. Una de las causas que se ha filtrado para suspender el viaje del Rey a Barcelona era, precisamente, la imposibilidad de garantizar la seguridad de Felipe VI en un acto oficial en Barcelona.

Basta recordar los problemas que generaron los independentistas en la visita del monarca al monasterio de Poblet. En ese viaje por toda España que realizaron Felipe VI y Letizia, la situación en Cataluña –especialmente por el Covid, pero también por las amenazas separatistas– obligó a suspender varias de las paradas previstas. Sólo se realizó la visita al monasterio de Poblet entre un fuerte dispositivo de seguridad ya que grupos violentos de independentistas amenazaban con romper los círculos de seguridad establecidos por Casa Real.

«Si el Gobierno pretende menospreciar la Jefatura del Estado, en cuyo nombre se administra la justicia, que se le procese», ha pedido con vehemencia Abascal ante la segunda versión de por qué se ha suspendido la presencia del Rey en el acto de Barcelona.

Y esa versión, según han asegurado varios medios, como ABC, no es otra que las presiones de los independentistas. Pedro Sánchez anda embarcado en estos momentos en una complicada negociación de los Presupuestos Generales del Estado, en la que partidos como ERC o JxCat ejercen su presión, apoyada por la inestimable ayuda del vicepresidente, Pablo Iglesias. A los separatistas catalanes no les basta ya con las cesiones económicas que, históricamente, todos los Gobiernos han concedido para contentar a Cataluña. Ahora, la política de gestos importa y mucho.

Si a las presiones para que el Rey no acuda a Cataluña, le sumamos el anuncio realizado por el Ejecutivo socialcomunista de que empezará a tramitar los indultos de los golpistas catalanes la semana que viene, el cóctel es explosivo y da una idea de por dónde discurren las conversaciones de Pedro Sánchez con los separatistas.

Lo último en España

Últimas noticias