Sánchez asfixia la economía con su ‘toque de queda’ y dice que ¡¡es necesario para garantizar el empleo!!

  • L. Sela y J. Guirado

El Gobierno ha aprobado este domingo el decreto del nuevo estado de alarma que, como medida principal, contempla un ‘toque de queda’ nacional y obligatorio, entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana. Pedro Sánchez ha justificado la medida en que es «necesaria» para ciudadanos y sectores económicos. El ‘toque de queda’ supondrá, no obstante, un golpe durísimo para la economía y especialmente para el sector hostelero, ya muy golpeado por la crisis.

Sánchez, pese a ello, ha considerado que el estado de alarma «lo exigen los ciudadanos para da un horizonte de tranquilidad, sosiego y certidumbre a su día a día» pero «también los actores económicos para dar un horizonte de garantías de trabajo a las empresas y empleos», además del Ministerio de Sanidad «para trabajar con las herramientas durante el tiempo que haga falta».

El Ejecutivo planteará al Congreso una única prórroga, que se extenderá hasta el 9 de mayo, lo que permitirá a Sánchez esquivar la necesidad de negociar los apoyos en sucesivas ampliaciones. El socialista evitará también acudir a la Cámara a defender las medidas, ya que ha decidido delegar esa obligación en el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Sánchez ha asegurado que «si las circunstancias lo permiten, el Gobierno levantará el estado de alarma sin demora».

El jefe del Ejecutivo, que durante meses negó la segunda ola, ha dibujado un panorama sombrío y ha llegado a decir que «la situación es extrema». De nuevo, como es habitual en sus intervenciones, ha apelado a la «responsabilidad» de los ciudadanos: «La batalla va a ser dura, pero con disciplina social, unidad y moral de victoria lo vamos a lograr», ha dicho. Aunque el nuevo estado de alarma no establece, como en marzo, un confinamiento total, Sánchez sí ha animado a ‘autoconfinarse’ ya que, ha valorado, «cuanto más nos quedemos en casa, más protegidos estaremos”.

El nuevo estado de alarma prohíbe la libertad de circulación de las personas desde las 11 de la noche a las 6 de la mañana, aunque deja a las autoridades autonómicas la posibilidad de ajustarlo, adelantándolo o retrasándolo una hora. Sólo se podrá circular por las causas justificadas establecidas, como adquirir medicamentos, razones laborales o cuidar a mayores y menores de edad. Esta limitación resultará de aplicación en todo el país a excepción de Canarias.

Además, las comunidades autónomas podrán decidir confinar el territorio completo o una parte, prohibiendo así las entradas y salidas. Igualmente, se podrá limitar la permanencia de personas en espacios públicos y privados a un máximo de 6 personas.

Sánchez ha destacado que «el liderazgo será compartido con las comunidades» y se ha mostrado convencido de que «volveremos a doblegar esta segunda ola».

«Es un trabajo de todos. Nuestro país cuenta hoy con las capacidades necesarias para hacer frente a esta segunda ola. Tenemos provisiones, conocemos más al virus», ha dicho.

El socialista, que bloquea la reforma planteada por el Partido Popular y que permitiría las restricciones sin necesidad de recurrir al estado de alarma, ha chantajeado al partido de Pablo Casado.

«La ley es importante, pero hay otras armas. La primera es la unidad. Pido a todos los partidos que apoyen el estado de alarma», ha insistido. Además, ha asegurado que ha mantenido una conversación con el líder del PP.

«Hemos tenido una conversación cordial. La pandemia es una cuestión de Estado. El estado de alarma es un instrumento eficaz. Con el estado de alarma hemos doblegado la curva en la primera ola. Volvemos a utilizar el instrumento que se ha demostrado más eficaz», ha justificado.

El portavoz del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha considerado en Twitter que «los ciudadanos no merecen este desconcierto».

Lo último en España

Últimas noticias