Pastor, visiblemente afectada: “No voy a consentir insultos como los de esta mañana”

Ana Pastor en la Sesión de control en el Congreso de los Diputados.

Tras el rifirrafe entre Gabriel Rufián y el ministro Josep Borrell, en el que el diputado de ERC ha llamado “fascista” e “indigno” a Borrell, la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, ha querido hacer una reflexión a todos los miembros de la Cámara Alta para evitar en el futuro ‘desencuentros’ como el protagonizado por ambos.

Tras verse obligada a expulsar a Rufián por los insultos que le ha proliferado a Borrell y también a Ciudadanos, y visiblemente afectada, Pastor ha sentenciado: “Ésta es la casa de la palabra pero la palabra no se puede utilizar por ninguno para insultar y por lo tanto la presidencia va a retirar, como ya ha hecho en ocasiones anteriores, la palabra fascista y golpista del diario de sesiones”. Pastor ha explicado que no puede quedar constancia de ambas palabras de cara al futuro puesto que “estamos demostrando que no estamos utilizando bien la palabra que nos han dado los españoles para representarles” y ha condenado. Pero Pastor ha ido a más: “tampoco utilizamos bien el modo de estar”.

Pastor ha continuado dando un toque de atención a los presentes que en las sesiones de control al Gobierno “no sólo hay insultos sino falta de respeto a la presidencia y actitudes impresentables absolutamente”. Pastor ha desvelado que ha escuchado que cuando llama al orden o pide silencio a la Cámara la llaman “la institutriz”, un ‘apodo’ que ha tildado de “machista”. Por ello ha querido dejar claro que para ella “no hay honor mayor que presidir este pleno“.

Finalmente, la presidenta ha advertido a los presentes: “No voy a permitir que cosas como las que han ocurrido esta mañana vuelvan a ocurrir en el Hemiciclo”.

Últimas noticias