La mayoría de los vascos cree que no se debe homenajear a miembros de ETA

Josu Bolinaga
El etarra Bolinaga tras salir de prisión. EFE

La mayoría de los vascos cree que la sociedad debe reconocer a las víctimas del terrorismo y predominan quienes piensan que no se debe homenajear a etarras muertos en enfrentamientos, huidos, exiliados y expresos de ETA.

Así lo refleja el segundo informe del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo elaborado en colaboración con el Euskobarómetro de la Universidad del País Vasco.

Tras presentar un primer estudio el pasado mes de marzo en el que se ponía de relieve que el miedo provocado por ETA llegó a ser "abrumador" en el País Vasco y limitó la participación política de los no nacionalistas, ahora esta segunda investigación se centra en ‘La sociedad vasca ante la memoria de las víctimas y el final del terrorismo’.

Tras efectuar 1.200 entrevistas, el estudio constata que existe una demanda mayoritaria para que la memoria y el reconocimiento de las víctimas de la violencia y quienes lucharon contra ella tengan un lugar en la agenda pública.

Para los vascos, los principales merecedores de un reconocimiento público son las víctimas del terrorismo en general (83 %), los asesinados por ETA (80 %) y los extorsionados, amenazados y personas que han tenido que salir de Euskadi por la violencia etarra (70 %).

En todos estos casos apenas hay diferencias entre los votantes nacionalistas y no nacionalistas.

No ocurre lo mismo con los etarras muertos en enfrentamientos, ya que el 48 % de los encuestados se opone a un reconocimiento, rechazo que se eleva al 57 % en el caso de los huidos y exiliados, y al 59 % si se refiere a homenajear a expresos de ETA ya en libertad.

En esta cuestión los no nacionalistas están mayoritariamente en contra de un reconocimiento público, mientras que los nacionalistas están divididos y solo el electorado de EH Bildu lo apoya (entre el 70 % y el 75 %).

Esta encuesta también pone de manifiesto por otra parte que el sistema educativo debe enseñar a los alumnos lo que ha supuesto el terrorismo en Euskadi y tiene que prevenir una hipotética radicalización.

El 67 % de los encuestados cree que debe haber planes educativos con este fin, algo que apoyan vascos de distintos sectores sociales y políticos.

Idéntico consenso se registra ante la propuesta de que los planes educativos prevengan la radicalización para que no se vuelvan a reproducir actitudes violentas, sectarias e intolerantes.

Preguntados por el hecho de que las víctimas del terrorismo aporten sus testimonios en las aulas, hay una clara división de opiniones a favor y en contra. Un 47 % apoya que las víctimas jueguen un papel activo en colegios e institutos frente a un 38 % que se opone.

Los votantes de PSE-EE (55 %), PP (73 %), Podemos (57 %) y Ciudadanos (80 %) están mayoritariamente a favor, mientras que los del PNV y EH Bildu se muestran totalmente divididos.

Preguntados por el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo que se construye en Vitoria, el 54 % ha tenido noticia de él, sobre todo en Álava (62 %) y el 53 % lo considera necesario.

Por otro lado, un 44 % de los encuestados cree que lo mejor para tratar el pasado violento es pasar página, frente a un 43 % que aboga por defender la memoria de las víctimas.

No obstante en esta cuestión hay una profunda división en todos los sectores políticos de la sociedad vasca, en la que solo el PP se decanta claramente (68 %) a favor de reivindicar la memoria de las víctimas.

Estos datos, adelantados hoy por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo serán presentados este viernes en un curso de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que tendrá lugar en el Palacio de la Magdalena de Santander.

Lo último en España