"PABLO IGLESIAS NOS IGNORA"

Maite Araluce (AVT): «El Gobierno de Pedro Sánchez humilla claramente a las víctimas de ETA»

La reelegida presidenta de la AVT teme que, con la nueva Ley de Memoria Democrática, los etarras que asesinaron a su padre en 1976 pasen a ser "víctimas del franquismo" con derecho a indemnización.

Maite Araluce vio desde la terraza de su casa en San Sebastián como varios terroristas de ETA asesinaban a su padre. Era una niña. Fue el 4 de octubre de 1976. Pronto se cumplirán 44 años. Lo acribillaron a balazos (100 disparos) junto a su chófer y sus tres escoltas. Cinco asesinados. Cero detenidos. Cero condenas. Al año siguiente, la Ley de Amnistía hizo borrón y cuenta nueva. El asesinato del entonces presidente de la Diputación de Guipúzcoa, Juan María Araluce, y de las cuatro personas que le acompañaban, es uno de los 330 crímenes sin castigo de la banda terrorista ETA.

«Quedas marcado para siempre», reconoce. «Eres víctima hasta que mueres», cuenta a OKDIARIO en su primera entrevista tras ser reelegida como presidenta de la AVT este fin de semana. «Nos dicen … ¡olvidad! … pero es imposible. ¿Cómo vamos a hacerlo si cada día nos meten el dedo en el ojo? Es una vuelta constante a la humillación, a recordar lo que pasó».

Maite Araluce ha sido reelegida como presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo con el 99% del apoyo de sus compañeros. «Me propongo seguir trabajando en todo aquello que hemos empezado estos dos años anteriores. Hay una cosa que nos preocupa mucho: se está intentado cambiar el relato del terrorismo. Vamos a seguir dando esta batalla del relato. Y, por supuesto, seguir atendiendo a las víctimas de una manera integral para poder mejorar su vidas».

Araluce es rápida, clara y rotunda al preguntarle si se sienten amparados por este Gobierno. «¿Por este Gobierno? No. En absoluto», responde sin dudar. «Se ve que están claramente más pendientes de los terroristas y de los que les jalean y les apoyan que de las víctimas del terrorismo».  Y llama la atención sobre un dato: «Mientras el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lamenta muchísimo el suicidio de un terrorista, a las víctimas del terrorismo no nos ha preguntado en ningún momento cómo nos encontramos o si nos hace falta algo. De hecho, en dos años, no  nos ha recibido. Apoyo, por tanto, ninguno. Notamos que hay, claramente, una humillación a las víctimas».

Nada más ganar la moción de censura contra Mariano Rajoy, en el verano de 2018, la AVT envió a Pedro Sánchez una carta pidiendo que les recibiera en Moncloa para escucharles. «Contestaron de su Gabinete que la habían recibido, que tenía mucho trabajo y que buscarían un hueco para recibirnos y todavía estamos esperando». A esa primera carta de la AVT con respuesta, han seguido otras en estos dos años que ni siquiera han sido contestadas por Moncloa. «Se ve que el presidente Sánchez no tiene ningún un hueco para nosotros, aunque me consta-asegura Araluce- que sí ha tenido tiempo en estos dos años para recibir a familiares de presos. Sus preferencias están claras».

AVT realiza con sus cientos de afiliados y familias una imponente labor social, psicológica y asistencial, pero al vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, ni está ni le esperan por la asociación. «Iglesias sabe que existimos, pero no estamos ni en su mente ni en su cabeza para ayudarnos en ningún momento. Vamos, ni siquiera nos ha llamado para saludarnos en tanto somos un colectivo que realizamos esa labor social o para ofrecernos su ayuda». «Nada. Absolutamente nada», dice con media sonrisa. «Tampoco lo esperábamos».

«Memoria Democrática»

Poco se sabe en detalle del anteproyecto de Ley de Memoria Democrática aprobado hace unos días por el Consejo de Ministros. Pero de manera oficiosa, los ecos que llegan a la AVT no apuntan a nada bueno en aquello que les incumbe. La Ley de Amnistía de 1977 pasó página de los crímenes de ETA, GRAPO y FRAP. La nueva ley podría considerar a aquellos terroristas hasta 1977 como víctimas represaliadas del franquismo con derecho a indemnización. Los asesinos del padre de Maite Araluce podrían estar en este caso. «No me extrañaría nada», señala. «Es más, estoy convencida sabiendo lo que sabemos del anteproyecto». Dos leyes que, para ella y su familia, serán dos mazazos con 40 años de diferencia. «Con la Ley de Amnistía se libraron de ser detenidos y condenados y ahora, con la Ley de Memoria Democrática, podrían, incluso, pasar a ser víctimas y llevarse una indemnización».

En este sentido, recuerda que «el gobierno vasco tiene ya una partida presupuestaria lista para indemnizar a víctimas de supuestos abusos policiales, pero nada previsto para indemnizar a las víctimas del terrorismo». Araluce, además, señala que esas «víctimas de supuestos abusos policiales van a ser consideradas así, sin ninguna prueba, pasando por un tribunal sin aportar ningún papel, ni documentación alguna». Y concluye: «Ahí se ven las preferencias de unos y otros gobiernos (en referencia a Pedro Sánchez e Íñigo Urkullu)».

Le preguntamos para acabar si le gustaría saber quiénes fueron los asesinos de su padre en caso de que salieran a la luz con todos estos movimientos legales. Su sonrisa se convierte por unas milésimas de segundo en una expresión seria. «Casi prefiero, a estas alturas, no saber quienes son. Prefiero no ponerles cara. Prefiero no descubrir que están viviendo en la calle tranquilamente. Por aquellos cinco asesinatos, que rompieron cinco familias, nadie ha cumplido ni un segundo de condena».

Ahora sí. A la cara de Maite Araluce vuelve su media sonrisa para expresar el dolor de las víctimas por «la enorme injusticia de ver que se trata como héroes a quienes tanto daño nos han hecho, mientras que a nosotros nos ningunean».

Lo último en España

Últimas noticias