La Chunta perdió un diputado en la Diputación en favor del PSOE

La Junta Electoral revisó 800 mesas en Zaragoza por irregularidades el 26-M

La Junta Electoral revisó 800 mesas en Zaragoza por irregularidades el 26-M
imagen1-interior

El escrutinio de las pasadas elecciones municipales y autonómicas del 26-M empieza a parecerse ya al de un país bananero. Las irregularidades en León, donde se modificó un acta a instancias del PSOE y en Badajoz, donde un interventor socialista votó en dos mesas, se completa ahora con la revisión de 800 mesas electorales en Zaragoza.

La Junta Electoral de Zona de Zaragoza finalizó este sábado la revisión de 800 mesas electorales de la capital aragonesa sin que se hayan registrado cambios sustanciales en el recuento. Este proceso se ha puesto en marcha después de que se aceptase un recurso de Chunta Aragonesista solicitándolo.

Un fallo en la aplicación informática utilizada por el Ministerio del Interior para trasladar los votos de las elecciones municipales ha hecho que se registren algunos errores en el recuento. Ante esta situación, se revisaron esta semana las actas de 26 mesas de Zaragoza ciudad.

Un escaño de la Chunta… para el PSOE

Dicha revisión, que consiste en comprobar que la información recogida en las actas concuerda con la de la plataforma informática para asegurarse de que los datos finales son correctos, supuso una corrección y que Chunta Aragonesista perdiese el escaño que, en principio, había obtenido en la Diputación de Zaragoza y que finalmente se decantaba para el PSOE. En concreto, CHA perdió 210 votos mientras que los socialistas han ganado hasta 2.400.

Después de esto, Chunta presentó un recurso, que fue aceptado, para que se comprobasen todas las mesas de la capital aragonesa. Así, durante toda la jornada de este sábado, la Junta Electoral ha estado revisando las actas de las 800 mesas que quedaban por comprobar en la ciudad.

No obstante, el proceso se ha dado por finalizado a última hora de la tarde sin que se hayan producido cambios sustanciales, sólo se han constatado pequeños errores y algún trasvase de votos entre partidos minoritarios.

Lo último en España