Congreso de los Diputados

Irene Montero vuelve al «no lo sabíamos» tras reconocer que Europa tomó «medidas superdrásticas» antes del 8-M

Irene Montero vuelve al "no lo sabíamos" tras reconocer que Europa tomó "medidas superdrásticas" antes del 8-M.

Irene Montero, ministra de Igualdad, ha vuelto a justificar las manifestaciones feministas del 8-M que se hicieron pese a la amenaza del coronavirus asegurando que se desconocía la expansión de la pandemia: «No lo sabíamos». Sin embargo, la misma Montero reconoció el pasado 9 de marzo que varios países europeos habían tomado antes de la icónica fecha medidas «superdrásticas» contra el coronavirus.

«Es evidente que toda España y toda Europa llegamos tarde, no a la primera semana de marzo, seguramente a mediados de febrero que es cuando los expertos saben ahora lo que no sabían entonces, y es que el virus ya se estaba extendiendo. Llegamos tarde porque no lo sabíamos ni en España ni en Europa, donde también se produjeron esas movilizaciones», ha asegurado la dirigente podemita este miércoles durante la sesión de Control al Gobierno en el Congreso.

Margarita Prohens, diputada del PP, le había preguntado a la ministra de Igualdad «¿por qué animó a miles de mujeres a participar en las manifestaciones del 8 de marzo cuando conocía el alto riesgo de contagio que ello suponía?», a lo que Montero ha replicado con el viejo argumento de «no lo sabíamos».

Esta justificación de la mandataria de Podemos ha provocado también unos minutos de bronca en el hemiciclo, teniendo que intervenir Meritxell Batet, presidenta del Congreso, por los continuos reproches de diputados del PSOE y de Podemos hacia la bancada socialista. «Yo acudí y acudimos a la movilización del 8-M, igual que ustedes, porque los derechos de los que usted y yo disfrutamos son consecuencia de la movilización y de la lucha de las mujeres, como el divorcio o el aborto», ha apostillado para acabar su intervención tras la interrupción.

«Si todo es mentira, ¿por qué obstaculizan la investigación judicial cuando vieron que la distancia era clave para que evitar los contagios?», le ha reprochado Marga Prohens durante su intervención. «El feminismo no es culpable, usted sí. Usted y yo no teníamos la misma información, jugó a la ruleta con mujeres, incluso de riesgo», ha añadido la diputada del PP.

«Medidas superdrásticas»

Irene Montero miente con su argumento de «no lo sabíamos», como quedó demostrado en el vídeo que se filtró hace unos días en el que la ministra de Igualdad reconoció que varios países europeos tomaron medidas «superdrásticas» contra el coronavirus antes que España. El vídeo es del pasado 9 de marzo, un día después de la manifestación feminista del 8-M que su Gobierno optó por no desconvocar pese a la amenaza de la pandemia. Esta movilización, sólo en Madrid, tuvo una participación de 120.000 personas, según la Delegación del Gobierno.

Italia ya había adoptado varias medidas en las semanas previas al 8-M para tratar de frenar la expansión del coronavirus. Estas fueron, entre otras, suspender manifestaciones, eventos y competiciones deportivas, así como cerrar algunas zonas del norte de Italia, que fue donde se produjeron los principales brotes de la pandemia.

«Claro, como siempre, priorizar la salud pública, no tomar decisiones por el sentimiento este de pánico un poco generalizado que ya hay porque incluso hay países europeos que ya están tomando medidas drásticas. La capacidad real de control que están teniendo es muy limitada tomando medidas superdrásticas», afirmó la dirigente podemita.

Esta confesión de Irene Montero tumbó la estrategia del Gobierno de que España fue el primer país de Europa en tomar medidas contra el coronavirus. Las primeras decisiones que se adoptaron en nuestro país para frenar la pandemia fueron obra de Gobiernos autonómicos y no del Ejecutivo de Sánchez. El 11 de marzo se suspendieron las clases en colegios, universidades e institutos en la Comunidad de Madrid y La Rioja. El día anterior ya se había hecho lo mismo en parte del País Vasco, concretamente en Vitoria, parte que fue muy castigada al inicio de la epidemia. Estas medidas no contaron al principio con el respaldo de Pedro Sánchez o de Salvador Illa, ministro de Sanidad.

«Esto ya es cierre del Ministerio»

En esta misma entrevista, la ministra de Igualdad reconoció también la baja asistencia a la manifestación feminista del 8-M en comparación con el año anterior se debió al coronavirus. A la movilización de Madrid acudieron 120.000 personas, mientras que el año pasado la asistencia fue de 375.000.

«¿A qué crees que se debe la baja de cifras?», le preguntó la periodista, a lo que Irene Montero respondió que «pues tía, creo que al coronavirus. O sea, no lo voy a decir porque no lo voy a decir porque quiero ser muy prudente porque creo que la comunicación que se estaba haciendo como Gobierno es buena, muy basada en los datos médicos».

La dirigente de la formación morada declaró que hubo contacto físico entre los manifestantes a pesar de la amenaza del coronavirus. «Que la cosa de que si tienes síntomas no te muevas mucho… Bueno, al final es que hablando así… Es que esto es ya cierre del Ministerio, porque la gente todo el rato: ‘Un beso ministra’, ‘¿te puedo dar un beso?’, ‘Bueno, dicen que el coronavirus pero da igual, muac mueca’. Y con la niña: ‘Hola, bonita, ¿cómo estás?’. Y es como, la mano no… justo la mano no», afirmó Montero mientras le grababa una cámara.

Lo último en España

Últimas noticias