De los Cobos se desmarca de ‘Kitchen’ y el juez imputa a un inspector de Asuntos Internos

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos ha negado al juez conocer la 'operación Kitchen' y las partidas de los fondos reservados utilizados en el mismo y que autorizaba su departamento

Marlaska Pérez de los Cobos
El coronel Diego Pérez de los Cobos.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos ha acudido a declarar este lunes, en calidad de testigo, por la operación Kitchen, operativo policial que se montó para espiar al ex tesorero del PP Luis Bárcenas. El alto mando de la benemérita ha llegado a la Audiencia Nacional alrededor de las 9:30 am, apurando la hora en la que estaba citado, para testificar sobre su conocimiento del uso de fondos reservados. Fuentes judiciales aseguran que Pérez de los Cobos ha negado conocer el operativo y las partidas de los fondos reservados utilizados en el mismo y que autorizaba su departamento.

El coronel ha declarado que él desconocía las partidas que se destinaban a los operativos porque su función era «cuadrar las cuentas» y que del reparto se encargaban subordinados. «Se trata de un control ascendente», ha explicado.

Del mismo modo, también ha comparecido en calidad de testigo el  ex inspector jefe de la Sección de vigilancia y Seguimiento de la Unidad de Asuntos Internos, Jesús Vicente Galán, que colaboró en los seguimientos realizados a la familia Bárcenas. En el interrogatorio este policía ha explicado que su jefe, el comisario Martín Blas, le ordenó vigilar «un vehículo negro» que estaba en las inmediaciones del domicilio del ex tesorero popular. «Realizaron un seguimiento a los propios policías que estaban realizando las vigilancias», han manifestado fuentes judiciales consultadas por OKDIARIO. En ese momento el magistrado ha interrumpido el interrogatorio y le ha ordenado que vuelva en calidad de investigado.

Esta comparencia ha tenido lugar justo después de que el pasado 13 de noviembre se celebrara un careo entre el ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y el que fuera su ‘número dos’, Francisco Martínez, para enfrentar sus respectivas declaraciones como investigados sobre qué sabían de la operación que tuvo lugar en 2013 para presuntamente sustraer la documentación sensible que Bárcenas guardaba del PP.

Durante el careo el ex ministro aseguró que no sabía quienes son los cecilios, en referencia a un mensaje que Martínez decía que le envió durante el desarrollo del operativo. El ex secretario de Estado de Seguridad respondió en un tono irónico: «¡Hombre, no me diga que no sabía quiénes son los cecilios!» A los miembros del CNI se les conoce en la jerga policial como los cecilios, y un ministro del Interior conoce perfectamente ese «apodo».

Martínez explicó que reportaba toda la información sobre la operación Kitchen a Fernández Díaz y para corroborar dicho extremo aportó a la causa judicial los mensajes intercambiados con el ex ministro durante el desarrollo del operativo.

Espionaje a Bárcenas

OKDIARIO desveló en 2018 que el Ministerio del Interior utilizó fondos reservados que obraban en poder de Francisco Martínez, encargado de distribuirlos desde la Secretaría de Estado de Seguridad, para llevar a cabo la operación de espionaje a la familia Bárcenas entre 2013 y 2015.

Para ello, pactaron con el delincuente Enrique Olivares el pago de una cantidad procedente de los fondos reservados a cambio de ejecutar el asalto a la vivienda de Luis Bárcenas. El objetivo era recuperar tres pendrives con información sensible del PP. Los responsables del plan adelantaron al mercenario 10.000 euros de los fondos y le prometieron otros 40.000 euros si la misión culminaba con éxito, algo que finalmente no ocurrió.

También sobornaron al chófer del ex tesorero popular, Sergio Ríos, quien realizó una labor de confidente y por la que recibió 2.000 euros netos mensuales durante dos años. En total, el topo cobró 48.000 euros por su papel como infiltrado y fue premiado con el ingreso en la academia de la Policía Nacional y la consiguiente entrega de una plaza en la escala básica.

Lo último en España

Últimas noticias