El nº 2 de Robles en el Ministerio de Defensa sólo tiene el COU y ‘hereda’ un sueldo de 113.000 €

Villarejo
Ángel Olivares y la ministra Margarita Robles, con el general de Brigada José Luis Sánchez, durante la visita al contingente español en el Líbano. (Foto: Efe)

El recién nombrado secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, es militante del PSOE, carece de título universitario, sólo tiene el COU… y hereda de su antecesor en el cargo un sueldo de 113.000 euros brutos anuales, muy superior al del propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (que asciende a 80.953,08 euros).

Según su currículum oficial publicado en el Portal de Transparencia del Ministerio que dirige Margarita Robles, Olivares tiene un nivel "básico" en la escritura, lectura y comprensión oral en inglés, e "intermedio" en la lectura y comprensión de francés, sin ninguna acreditación oficial. Y aquí se agota su currículum académico. En el mundo de la empresa privada, no se puede ir muy lejos con esta hoja de presentación.

Este hecho entra en enorme contradicción con la preparación académica que hoy se exige a un soldado raso en España, cuya retribución mensual oscila en torno a los 900 euros. Entre las materias que los soldados profesionales están obligados a cursar se encuentran los siguientes: derecho marítimo, historia militar, mecánica, y varias asignaturas de ciberseguridad, además de poseer un nivel B1 de Inglés, entre otros conocimientos.

El sueldo base de los secretarios de Estado del Gobierno asciende a 69.428 euros, incluyendo un complemento de destino y otro específico, tal como se detalla en los Presupuestos Generales del Estado de 2018. A esta cantidad hay que añadir otro "complemento de productividad", que el titular de cada Ministerio (en este caso, la ministra Margarita Robles) puede asignar de forma discrecional al número 2 de su departamento.

Último director de la Policía de González

Gracias a este plus salarial, el sueldo bruto del anterior secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde (licenciado en Derecho y ex consejero de Red Eléctrica), ascendía a 113.000 euros al año. Y ésta es la misma cantidad que Ángel Olivares percibirá ahora como número 2 de Defensa, con los actuales Presupuestos del Estado elaborados por el PP, salvo que la ministra Margarita Robles determine en adelante lo contrario.

Entre las funciones que se desprenden del cargo de Olivares se encuentra la ejecución de la acción del Gobierno en materias relacionadas con la dirección, el impulso y gestión de las políticas de armamento y material, investigación, desarrollo e innovación, industrial, económica, de infraestructura, medioambiental y de los sistemas, así como todo lo referido a tecnologías y seguridad de la información en el ámbito de la Defensa.

Ángel Olivares ha sido alcalde de Burgos entre 1999 y 2003 y director general de la Policía Nacional entre 1994 y 1996, en la etapa del socialista Juan Alberto Belloch como biministro de Justicia e Interior. En aquel momento, la secretaria de Estado de Interior era Margarita Robles, quien ahora ha vuelto a recurrir a su hombre de confianza como número 2 del Ministerio de Defensa.

Pese a carecer de título universitario y poseer únicamente el COU, Olivares también ha ocupado los cargos de gobernador civil de Ávila, Badajoz y Valladolid, además de delegado del Gobierno en Extremadura y Castilla y León, en los distintos Gobiernos de Felipe González.

La estrambótica fuga de Roldán

Como director general de la Policía, el recién nombrado secretario de Estado de Defensa tuvo una participación directa en las investigaciones judiciales sobre la guerra sucia de los GAL que instruyó el entonces magistrado Baltasar Garzón, quien había vuelto a la Audiencia Nacional tras acompañar a Felipe González en las listas del PSOE.

Olivares estaba en su puesto de máximo responsable policial cuando se produjo la polémica operación que desencadenó la entrega y posterior detención del ex director general de la Guardia Civil, Luis Roldán, en 1994. Esta operación se llevó a cabo a través de la colaboración del espía Francisco Paesa, quien fue remunerado por ello con 300 millones de pesetas, tal y como publicó en exclusiva el periodista Manuel Cerdán. Pese a ser esta operación calificada por parte de la oposición de "gran chapuza", el propio Olivares fue el único que defendió que fue una operación "brillante".

Lo último en España

Últimas noticias

. . . . . . . . .