Crisis del coronavirus

Andalucía y Murcia exigen al Gobierno un nuevo estado de alarma para poder tomar medidas más duras

Aunque evitan hablar de confinamiento, como sí lo hace Castilla y León, ambas comunidades piden al Gobierno más herramientas

La Junta de Andalucía pide a Sánchez ir pensando en un confinamiento total en España

Andalucía y Murcia exigen al Gobierno un nuevo estado de alarma para poder tomar medidas más duras
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

Con España en riesgo extremo, casi en los 500 casos por cada 100.000 habitantes, y un registro diario de 16.033 contagiados en las últimas horas, el Gobierno se niega a asumir de nuevo el control de la pandemia y delega en las comunidades autónomas todas las decisiones que se deban tomar. Lo llaman cogobernanza aunque, en realidad, es un paripé que según la ministra Carolina Darias «ha tenido un resultado muy satisfactorio». Defiende que su función se reduce a «la coordinación de las medidas sanitarias que luego tienen que implementar las CCAA».

Y es que este miércoles, en el Consejo Interterritorial de Sanidad, Andalucía y Murcia han exigido al Ejecutivo que se apruebe un nuevo decreto de estado de alarma para poder endurecer las restricciones. El actual, con una vigencia de seis meses, hay cosas que no las permite, como por ejemplo los confinamientos. En base a esa cogobernanza Moncloa toma nota pero desoye la petición de ambas comunidades, en manos del PP.

Aunque ni Andalucía ni Múrcia han querido hablar directamente de confinamientos domiciliarios, palabra tabú tanto en estas reuniones del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud como en el Palacio de La Moncloa, otra autonomía popular, Castilla y León, sí lo solicita abiertamente. El gobierno castellanoleonés, en manos del PP y Ciudadanos, comparte la opinión de la mayoría de expertos de que lo más prudente es decretar un nuevo cierre domiciliario.

Pero pese a todas esas decisiones, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que hace más ya de candidato en Cataluña que de responsable de la lucha contra la pandemia, no tiene intención alguna de atender las demandas de estas comunidades. Illa les exige que actúen «conforme al plan que tenemos acordado» adoptando «medidas quirúrgicas y proporcionadas». Cree que la receta «que nos permitió superar la segunda ola», es la estrategia a seguir.

Y es que una vez más, pese a no haber derrotado completamente nunca al virus todavía, el ministro-candidato insiste en que «tenemos que actuar en base a cómo lo hicimos para combatir con éxito la segunda ola». Sin dar detalles sobre cuales fueron las medidas que supuestamente permitieron derrotar la pandemia en ese período, entre las cuales las criticas zonas básicas madrileñas, el ministro de Sanidad deja que sean las comunidades autónomas las que den el detalle de sus nuevas restricciones.

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, por su parte, asegura que «de esta pandemia estamos aprendiendo muchas cosas, sobretodo la fortaleza del valor de lo público». En este sentido hace un llamamiento a todas las fuerzas políticas y a la ciudadanía a mantener y reforzar el sistema público sanitario español, en riesgo por el estrés que la saturación que los nuevos ingresos hospitalarios está provocando entre los profesionales.

En las últimas horas, el gobierno de la Junta de Andalucía, presidido por el popular Juan Manuel Moreno Bonilla, ya ha avanzado que a partir de este viernes endurecerían las restricciones en toda la comunidad. Según fuentes del Ejecutivo andaluz, consultadas por este periódico, se va a prolongar el cierre perimetral de la autonomía, que podría reproducirse también en menor escala a cierres municipales o provinciales. La restauración y el comercio también se verán afectados.

Murcia, por su parte, ha decidido prohibir a partir de este jueves las reuniones familiares, sociales y lúdicas entre personas no convivientes, de forma que solo estarán permitidos los encuentros entre quienes pertenezcan a un mismo núcleo familiar conviviente, tanto en interiores como en exteriores.

Otras comunidades, como Galicia, La Rioja, Navarra, Cantabria y Extremadura han anunciado este miércoles nuevas restricciones que pasan por adelantar el toque de queda y el horario de cierre de la hostelería, entre otras medidas.

Asturias adelantará a las ocho de la tarde el cierre de la hostelería a partir del jueves. Ese día también se ampliará la restricción a la movilidad nocturna desde las diez a las seis de la mañana. También cerrará el concejo de Grado mientras que mantiene el cierre perimetral de la comunidad autónoma.

Cantabria, por su parte, ha decidido cerrar sus centros comerciales durante los fines de semana y festivos y reducir el aforo en establecimientos y ámbitos culturales y laborales. Mantiene el toque de queda está entre las diez y las seis y se pueden reunir un máximo de seis personas.

Extremadura ha decidido aislar perimetralmente todos sus municipios a partir de la medianoche de este jueves. Además cerrará la hostelería y el comercio no esencial en todos las localidades mayores de 5.000 habitantes. El toque de queda se sitúa entre las diez y las seis, con encuentros de un máximo de seis personas.

En Galícia se opta por cerrar las siete ciudades gallegas más grandes. Se adelanta el toque de queda fijado a las diez, obligando a cerrar a los comercios media hora antes. El número máximo de personas en las reuniones se reduce a cuatro y en Santiago, A Coruña y Ourense la hostelería deberá cerrar a las seis de la tarde.

En La Rioja, donde los casos están creciendo de forma exponencial, el gobierno de la región ha decidido cerrar Logroño desde la medianoche de este sábado. También prohibe movimientos no esenciales desde las cinco de la tarde en toda la comunidad autónoma. Mantiene el toque de queda a las diez de la noche, las reuniones con un máximo de cuatro personas y el cierre perimetral hasta finales de enero.

Lo último en España

Últimas noticias