Feijóo ve «demoledor» un estado de alarma que «se carga el consumo» en Navidad y «cierra» la Semana Santa

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha cargado este lunes contra la fórmula elegida por el Gobierno que dirige Pedro Sánchez para la gestión de la pandemia y, tras insistir en que sería necesario adaptar la ley orgánica de salud, ha advertido que el estado de alarma es «demoledor» para España.

«Lo lamentamos, pero creemos que nos estamos equivocando», ha sentenciado, en una rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión de la Conferencia de Presidentes, centrada en el reparto de los fondos europeos de reconstrucción.

Tras las nuevas decisiones adoptadas a nivel estatal, Alberto Núñez Feijóo ha advertido que, a su juicio y «probablemente sin pretenderlo», el Gobierno está «generando alarma y desconfianza» al decretar el estado de alarma y sugerir que se prolongará hasta mayo. Todo ello, acompañado de «un toque de queda» para el conjunto del país.

El presidente gallego ve inexplicable que «hace dos semanas» las autoridades sanitarias estatales apuntasen que España se encontraba en una situación de «estabilidad» y este domingo se adoptasen medidas que ha vinculado con un «estado de excepción». A su modo de ver, tendrán un efecto «demoledor» para la economía y la reputación internacional del país.

«Hemos puesto en cuestión la Navidad y también la Semana Santa dando un palo durísimo a todo el sector turístico y hotelero», ha indicado el presidente, quien ha insistido en que se podría gestionar «igual» y «sin tanto alarmismo» la pandemia con una legislación adecuada, que ha vuelto a insistir en articular.

«Es un palo enorme a las expectativas de reconstrucción de nuestra economía y un palo sin precedentes al sector hotelero y de servicios. Es no solo cargarse el consumo en Navidad, sino cerrar la Semana Santa», ha lamentado.

Decretado el estado de alarma en España

El Gobierno, en Consejo de Ministros extraordinario celebrado este domingo, ha aprobado un nuevo estado de alarma para hacer frente a la expansión del coronavirus. La intención del Ejecutivo es que se extienda hasta el 9 de mayo. La principal medida es el ‘toque de queda’, que se prolongará desde las 11 de la noche a las 6 de la mañana.

El decreto establece una duración inicial de 15 días, como establece la Constitución, aunque Sánchez planteará una única prórroga para extenderlo durante seis meses. Esa prórroga tendrá que ser convalidada en el Congreso de los Diputados, aunque no se prevén problemas. Ciudadanos ya ha ofrecido sus votos y la medida se aplica ya en Cataluña, con lo que el apoyo de ERC y Junts per Catalunya también estaría asegurada. El socialista quiere evitar, acudiendo una única vez al Congreso, la necesidad de negociar los respaldos en sucesivas negociaciones. El decreto ya plantea, de entrada, que la medida tendrá que extenderse durante meses debido a la situación epidemiológica.

El principal objetivo del nuevo estado de alarma -el anterior expiró el pasado 21 de junio- es dar cobertura jurídica al ‘toque de queda’ o confinamiento nocturno, que varias comunidades han ido aprobando en los últimos días. No se plantea un confinamiento total, como sucedió en marzo, pero sí una restricción obligatoria de once de la noche a seis de la mañana, lo que supondrá, de nuevo, un duro golpe para la hostelería, ya muy azotada por la crisis económica derivada de la pandemia. Además, habrá limitaciones en reuniones sociales y se prohibirán los desplazamientos entre comunidades autónomas, salvo causas justificadas. La autoridad competente para su aplicación será, en cada caso, el presidente autonómico, que tendrá capacidad para ajustar el ‘toque de queda’, reduciéndolo una hora -por ejemplo, implantándolo desde la medianoche- pero sin posibilidad de eliminarlo.

Lo último en España

Últimas noticias