Ayuntamiento de Barcelona

Ada Colau exprime a los hosteleros de Barcelona: sube más de un 1.100% el impuesto por terrazas

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha decidido subir la tasa municipal que pagan los hosteleros por poder poner mesas de terraza en la vía pública. Lo ha hecho gracias al apoyo del PSC. Los empresarios que más han notado el aumento de los impuestos han sido los de la Plaza Real, donde algunos calculan que se les ha subido la tasa «más de un 1.100%». Pasan de pagar algo más de 4.000 euros anualmente a desembolsar alrededor de 50.000.

«Nadie nos avisó«, explica una hostelera de la zona. La preocupación sobre el futuro de una veintena de empresarios de la Plaza Real de Barcelona se hace patente estos días. Acaban de constatar que el Ayuntamiento va a aplicarles una brutal subida de las tasas municipales a las terrazas. Una situación que, dicen, les aboca a una drástica reducción de personal. O incluso, temen, al cierre.

El pasado mes de diciembre el Ayuntamiento aprobó, con el respaldo de En Comú Podem y el PSC, una subida de impuestos generalizada a las terrazas en toda la ciudad. Una situación que en la Plaza Real se acentúa, ya que según la nueva normativa este área ha pasado de ser considerada de ‘C’ a ‘A’ en la escala que mide la capacidad económica -y turística- de las distintas áreas de Barcelona.

Ese cambio de zona y la subida prevista en la ordenanza fiscal aprobada en diciembre supondrá que el impuesto municipal por le que venían pagando poco más de 4.000 euros anuales pasará a ser de unos 50.000 euros, según cálculos que hacen los propios hosteleros en base a la poca información que han recibido. Un 1.100 por ciento. Los hosteleros locales no salen de su asombro. No saben cómo lo van a pagar.

«No cubrimos gastos»

«Hay meses que con lo ingresado no cubrimos los gastos, la luz, al agua, las tasas de basura, los impuestos municipales. Tenemos que poner dinero de nuestro bolsillo», explica a OKDIARIO Manuela, que lleva décadas regentando un local en esta céntrica plaza, pegada a la zona más turística de Las Ramblas y uno de los motores comerciales del centro de la ciudad.

«Ada Colau debería apoyar al pequeño comerciante. Y los perjudicados somos los pequeños. Que se dé una vuelta por aquí», insta Manuela a la alcaldesa. A partir de ahora deberá pagar más que antes y, como estipula la nueva licencia, perderá seis mesas de su terraza.

Por si fuera poco, los hosteleros de la zona llevan meses quejándose de la inseguridad en la que  se ha instalado el área central de Barcelona. Especialmente en la zona de Las Ramblas.

Seguridad de su bolsillo

Marisol Jiménez, presidenta de la Asociación de Amigos y Comerciantes de la Plaza Real, asegura a OKDIARIO que es raro el día en que los negocios pueden abrir a la hora estipulada: siempre hay gente durmiendo en las terrazas, y para echarles es necesario llamar a la Guardia Urbana. «Tardan entre media hora y cuarenta minutos en venir, y eso cuando vienen…», se queja.

De hecho, como reconoce Jiménez, han sido varios los hosteleros que han decidido contratar su propio servicio de seguridad para proteger a los clientes de sus terrazas de los robos. Vigilantes contra carteristas. Un servicio que costean íntegramente de sus bolsillos y al que quizás ahora no puedan hacer frente económicamente por el ‘tasazo’ que les ha regalado la alcaldesa Ada Colau. Similar al de los cuatro euros por noche que impuso a los turistas que visitan la ciudad.

Lo último en España

Últimas noticias