Juicio 1-O

El abogado de Junqueras: “Se les ha tratado peor que a los terroristas”

El abogado de Oriol Junqueras y Raül Romeva, Andreu Van den Eynde, ha señalado en el juicio del "procés" que el caso buscaba desde un principio sacar de la arena política al anterior Govern y ha afirmado: "La causa no puede impedir que se debata y se delibere en un parlamento sobre independencia".

Van den Eynde, abogado de Oriol Junqueras, ha sido el primer letrado en intervenir en la primera jornada del juicio del 1-O, la de las cuestiones previas, contra 12 líderes independentistas catalanes que ha comenzado hoy en el Tribunal Supremo. Van den Eynde ha sostenido que en la causa se aprovechó la imputación de buena parte del antiguo Govern y su ingreso en prisión para impedirles después ejercer sus derechos políticos con la prohibición de participar en la última campaña electoral en Cataluña.

Sólo a los terroristas se les puede privar de sus funciones representativas” ha recordado Van den Eynde al tribunal. Insistiendo en remitirse a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, especialmente el caso Demirtas, el derecho a la autodeterminación de los pueblos y la libertad de expresión como pilares básicos de su intervención, durante la primera sesión de la vista del 1-O.

“La causa ha sido una suspensión generalizada e indebida de los derechos políticos”

“¿Quiénes son los únicos a los que se les puede suspender de funciones cuando están procesados? A los terroristas. El uso de las palabras es intencionado”, ha criticado. Y ha añadido: “Asimilados a los terroristas, sin derechos políticos, sin poder salir. Son peores que los terroristas”.

El abogado de Junqueras ha insistido en el atentado a los derechos políticos que supone este juicio: “Se abortó una investidura a un candidato a la presidencia de la Generalitat“, en clara referencia a uno de los acusados, Jordi Turrull,  y se suspendieron de forma estigmatizante (algo que afecta a la presunción de incocencia) las funciones representativas de los acusados. Tratándolos como “sólo puede suceder con los terroristas procesados” y “el uso de las palabras es intencionado”, ha añadido.

“Lo que hacen los catalanes es protestar. Eso es lo que hacemos. Estamos políticamente excluidos de determinadas decisiones”

Lo que hacen los catalanes es protestar. Eso es lo que hacemos. Estamos políticamente excluidos de determinadas decisiones”, ha dicho el abogado, que ha asegurado que “el 20 de septiembre era una protesta”, en relación a los incidentes en la Consellería de Economía con una comisión judicial en su interior que no podía salir ante la masa de manifestantes que se concentraba en el exterior.

Van den Eynde ha querido dejar claro que “esta causa atenta al derecho a protestar” de los independentistas al tiempo que “criminaliza artículos de prensa, webs, poner el papel en una urna, expresiones, gritos, cánticos y conciertos”. Y ha recordado que “el Tribunal Europeo de Derecho Humanos sí que permite hablar de la independencia” de una entidad subestatal “en términos de pueblo oprimido lucha, resistencia”.

Además, la defensa del líder de ERC ha escenificado que el juicio en el Supremo es una causa general que persigue el pensamiento político discrepante y que “criminaliza la disidencia política”.  Y ha denunciado que a sus clientes se les ha llegado a calificar como “delincuentes golpistas” vulnerando de manera flagrante cualquier atisbo de su presunción de inocencia. Ha sido, también, muy crítico sobre la “instrumentalización de la prisión provisional para afectar a la agenda política”.

Hacer justicia es mantener la civilización” ha asegurado Van den Eynde, mientras apelaba al ejercicio del “derecho penal democrático“.  “Esta causa atenta contra la disidencia política” y trata de eliminar el pluralismo político.  Sostiene Van den Eynde que el tratamiento de la oposición política como “enemigos del pueblo” vulnera el ejercicio de la libertad ideológica y niega la posibilidad de que “exista una vía pacífica para la resolución política de los conflictos”.

El abogado ha continuado su intervención asegurando que “existe una cuestión catalana que debe poder expresarse” y advirtiendo que las pruebas solicitadas como defensa están dirigidas a cuestionar la ilicitud de un juicio orientado a juzgar “una protesta” legítima de los catalanes. “Los Estados deben adaptarse a los inconvenientes de las reuniones y manifestaciones”, apunta nueva cita a la Justicia europea.

Van den Eynde ha vuelto a reclamar, también, la presencia de observadores internacionales en el juicio. “En Estrasburgo los observadores son parte activa del juicio, participan en su desarrollo. Alguna importancia tendrá la percepción directa del tengan del mismo”, argumentaba la defensa del líder de Esquerra Republicana de Cataluña al comienzo de su intervención.

Durante meses, los líderes independentistas han repetido hasta la saciedad que están en prisión por “hacer política”. Sin embargo, los criterios que atenderá la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo serán exclusivamente jurídicos.

Últimas noticias