Aquarius

El Gobierno no puede acoger como “refugiados” de forma masiva a los inmigrantes del ‘Aquarius’

Aquarius
Tripulantes del Aquarius recibiendo asistencia de las ONG responsables. (Foto: SOS Mediterranée)
Comentar

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha lanzado una fundada advertencia al Gobierno de Pedro Sánchez después de que éste deslizara en el día de ayer su intención de dar tratamiento de “refugiados” a los 629 rescatados por el Aquarius (ni devolución ni envío a los CIEs como ocurre con inmigrantes irregulares). Según esta ONG, el Ejecutivo no puede conceder el estatus de refugiado de forma masiva a estos migrantes, que viajan ya hacia el Puerto de Valencia asistidos por dos navíos de la Marina italiana. La llegada está prevista para el sábado.

Desde el Ejecutivo, la propia ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, aseguró este miércoles que el Gobierno de Pedro Sánchez “no descarta” otorgar el estatuto de refugiado a los 629 migrantes del barco que fue rechazado por las autoridades de Italia y Malta.

“Se tendría que analizar caso por caso, no son refugiados porque sí”, ha subrayado a Ep la coordinadora estatal del servicio jurídico de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Paloma Favieres, que ha asegurado que no existe ningún precedente de concesión del estatus de refugiado de manera masiva sin identificación individualizada previa.

“Se tendría que analizar caso por caso, no son refugiados porque sí”, sostiene la coordinadora estatal del servicio jurídico de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Paloma Favieres

“Lo normal sería que se les autorice la entrada por razones humanitarias previstas en la ley de Extranjería para no aplicar procedimientos de devolución, garantizar el acceso al procedimiento de asilo y luego, que el Ministerio del Interior haga el estudio de los casos individuales, sus necesidades, así como las circunstancias de su país de origen”, ha agregado.

Según ha explicado, para recibir el estatus de refugiado la persona debe cumplir con los requisitos que establece la ley de asilo 12/2009 y la Convención de Ginebra sobre el estatuto de los refugiados firmada por España.

Si se admite su petición de asilo, se procederá a confirmar si son merecedoras de recibir el estatuto de refugiado, beneficiarse de protección subsidiaria, o bien, optar a otras formas de protección previstas en la legislación, como la autorización de residencia temporal por razones humanitarias.

“Miedo fundado”

La condición de refugiado, según establece dicho convenido internacional, la recibe una persona que “debido a un miedo fundado de ser perseguido por razones de raza, religión, nacionalidad, membresía de un grupo social o de opinión política en particular” no pueden retornar a su país de origen.

Las personas que huyen de un conflicto bélico pueden obtener la protección subsidiaria. En 2017, 4.126 expedientes tuvieron una resolución favorable a la protección subsidiaria, principalmente personas procedentes de Siria (3.347), de acuerdo a los datos oficiales.

Para aquellas personas en las que no concurre ninguno de los anteriores motivos, existe una tercera vía de protección, que es la que se basa en razones humanitarias. Los requisitos para aspirar a tenerla es haber sido, por ejemplo, víctima de trata con fines de explotación sexual, o por tener enfermedades que requieren tratamiento en España y no accesible en su país de origen.

A excepción de los menores extranjeros no acompañados (MENAS) -que son 123 y deben quedarse en la Comunidad Valencia porque es la que tiene la guarda y tutela de los menores de edad-, los adultos y los menores que estén junto a sus padres recibirán una vez desembarquen un volante en que podrán manifestar su voluntad para solicitar el acceso al procedimiento de asilo.

CEAR da por hecho que la petición de las personas rescatadas que iban a bordo del ‘Aquarius’ será admitida a trámite porque el propio Gobierno español es el que ha ofrecido un puerto de sus costas para que pueda desembarcar

Distintas nacionalidades

El Gobierno de Pedro Sánchez justifica su intención de otorgar el estatus de “refugiados” a los migrantes del Aquarius en que la respuesta de España en este caso no ha sido ante un movimiento migratorio más, sino ante una “crisis humanitaria”después de que los Ejecutivos de Malta e Italia se negaran a acoger el desembarco.

Sin embargo, sobre el papel, la situación de los migrantes del Aquarius no difiere de la de los migrantes que llegan a las costas españolas en patera, cayuco o lancha neumática y que son rescatados por Salvamento Marítimo, según fuentes jurídicas consultadas por Ep. La única diferencia, apuntan tales fuentes, es que los 629 migrantes del Aquarius pueden llevar en el mar muchos días y en condiciones que van empeorando su situación física y psíquica, lo que podría justificar, según los expertos, un trato diferenciado.

De la mayoría de las personas que rescató el Aquarius se sabe seguro que partieron de Libia, un país donde fueron maltratados, aseguran los expertos. No obstante, añaden, habrá muchas nacionalidades y primero hay que recibir a estas personas, acogerlas y a partir de ahí estudiar cada caso pormenorizadamente.

Últimas noticias