España

Un legionario se limpia el culo con la bandera de España en una ópera que estrena el Real la víspera 12-O

bandera de España
El escenario desnudo con sólo una bandera de España en el centro, en la 'Carmen' de Calixto Bieito.
0 Comentar

Un legionario barre el suelo y se limpia el trasero con una bandera española en una versión moderna de la ópera Carmen, que estrena el Teatro Real el próximo 11 de octubre, en la vísperas de la celebración de la Fiesta Nacional. En ese día festivo, paradójicamente, además de la Hispanidad se celebra un homenaje a la enseña nacional.

Se da además la circunstancia de que, entre los patronos del Teatro Real, figuran el ministro de Educación, Cultura y Deportes y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Hace dos días, Cifuentes escribía el siguiente tuiter en defensa de la enseña nacional: “Precioso homenaje en Torrejón de Ardoz a la bandera de todos, la de España…”.

La Carmen, programada por el Teatro Real en la celebración de su 200 aniversario, es una versión del director español, Calixto Bieito, que ya provocó un gran escándalo entre la crítica especializada y el público parisino en su estreno en la Ópera de París en abril de 2017, principalmente por sus escenas rancias y vejatorias hacía el símbolo nacional.

Un legionario se limpia el culo con la bandera de España en una ópera que estrena el Real la víspera 12-O

Las escenas que piensa ahora reproducir en el Teatro Real ya fueron interpretadas en la Ópera de París. De ahí que los responsables del Real ya podían saber lo que se les esperaba cuando decidieron incorporar la Carmen de Bieito en su repertorio para la temporada 2017/18.

En la versión de Bieito, la acción de Carmen transcurre en medio de decorados minimalistas y de simbología española, tales como una gran bandera y el toro de Osborne, entre otros. En una de las escenas, una turista en bikini utiliza una bandera como toalla para tomar el sol en la arena de una plaza de toros. En otra, azotan a uno de los legionarios con la misma señera.

Una fuente consultada por OKDIARIO, que ha tenido la oportunidad de presenciar los ensayos de la ópera en el Real, asegura que algunas de las escenas que provocaron la polémica en París no han sido retiradas de la obra.

El escándalo le precede

Tal fue el escándalo de su estreno parisino que el diputado Manuel García Margallo, que ya había sido apartado de la cartera de Asuntos Exteriores, presentó el pasado 15 de junio, en nombre del grupo parlamentario del PP, una pregunta al Gobierno en señal de protesta por la puesta en escena del dramaturgo español.

Margallo señalaba en su escrito que la obra “transcurre en los setenta donde los protagonistas pasan a ser legionarios y sevillanos de a pie que actúan en un escenario de escaso decorado que se limita a una imponente bandera de España, una cabina o un toro de Osborne y su actuación se caracteriza por ser provocativa, violenta y en muchos casos obscena con la propia bandera de España”.

“Su actuación es en muchos casos obscena con la bandera de España”

Margallo trasladaba al Gobierno de su partido las siguientes preguntas: “¿Tiene conocimiento el Gobierno del uso vejatorio que se hace de la bandera nacional en la adaptación de la ópera Carmen del director Calixto Bieito?” y “¿Piensa el Gobierno tomar alguna medida para evitar el trato vejatorio que en la obra se hace de la bandera?”.

Un legionario se limpia el culo con la bandera de España en una ópera que estrena el Real la víspera 12-O

La pregunta, calificada en el Congreso el 20/6/2017 y registrada con el número 184/013550, según la página web oficial de la Cámara sigue sin respuesta. En el PDF del Boletín número 181 aparece la pregunta pero sin contestación.

Un folleto del Real, muy irreal

En el folleto que la dirección del teatro Real ha enviado a sus abonados se afirma que “despojando la ópera de símbolos estereotípicos, Calixto Bieito logra que el protagonismo recaiga sobre las pasiones que transitan por el escenario, casi desnudo que representa una España sórdida, atávica y machista”. Y continúa: “La bandera española izada en medio de un territorio africano es el símbolo perfecto de algo que se quiere imponer, aunque no quede muy claro exactamente qué es ese algo”.

La obra creada por George Bizet en 1875, que se desarrolla en la Andalucía que lucha contra la invasión napoleónica, se convierte en una adaptación antisistema del director de teatro y ópera, Calixto Bieito, actual director del teatro Arriaga de Bilbao. En el libreto original del compositor francés del siglo XIX, basado en un texto de Próspero Merimée, su protagonista es una gitana que se enamora de un soldado. La obra estaba influenciada por la España meridional y exótica de la segunda mitad del siglo XIX que tanto atraía a los europeos.

Bieito nació en Miranda de Ebro en 1963 pero se educó en Cataluña hasta que se convirtió en un artista de proyección internacional. En la actualidad reside en la ciudad suiza de Basilea. Su primera Carmen fue estrenada en 1999 en el Festival de Peralada y luego fue estrenada en el Liceo de Barcelona. También ha sido estrenada en Torino, Palermo y el teatro de La Fenice de Venecia.

No es la primera ópera de Calixto que denuncia el PP

No es la primera vez que Bieito traslada a España sus escándalos internacionales, siempre obsesionado con la enseña nacional. En 2006, el PP denunció al Ministerio de Defensa por patrocinar una obra de Calixto Bieito en la que se ultrajaba la bandera y a los soldados españoles en misiones de paz. Se trataba de las Las persas, requiem por un soldado, una versión libre de la obra de Esquilo. Entonces, el vicepresidente de la comisión de Defensa en el Congreso, Arsenio Fernández Mesa, presentó dos preguntas por aquel proyecto artístico financiado con dinero público. El diputado popular denunciaba que, en un momento de la obra, un soldado desnudo envuelto en una bandera española gesticulaba como si la estuviera violando.

Para algunos críticos musicales, Bieito representa la exposición de los clichés trasnochados de España con un fin sectario y populista, en la línea de Podemos. “Los autores pueden desde su libertad tener una visión transgresora del arte y de la sociedad pero nunca financiado o pagado con dinero público”, manifestó un experto musical que ha presenciado casi todas sus obras.

Últimas noticias

Lo más vendido