Presupuestos

El triple dilema de Sánchez: saltarse sus ‘líneas rojas’, subir impuestos o incumplir con Bruselas

PSOE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abandonando el hemiciclo del Congreso. (Foto: EFE)

El Gobierno retoma el déficit de Rajoy y tendrá que encajar de nuevo los números

Los Presupuestos afrontan con problemas su tramitación parlamentaria

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, acaba de confesar que el Ejecutivo se verá forzado a asumir la senda de déficit del 1,3% aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy para poder sacar adelante sus Presupuestos. Lejos quedan las cinco décimas de más que pactó Pedro Sánchez con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en el documento que ambos remitieron a las autoridades comunitarias. Con menos dinero para gastar y poder mantener sus partidas más electoralistas, ahora el presidente deberá decidir entre recortar en partidas de inversión, saltase sus ‘líneas rojas’ o subir impuestos. Todo ello en año electoral.

Pedro Sánchez sabe que deberá ‘sacar la tijera’ para recortar los 5.000 millones que debe ajustar. No obstante, ya ha garantizado, con o sin nueva senda de déficit, ligar las pensiones al IPC real, subir las pensiones mínimas, establecer una partida de 426 euros al mes a los parados de 52 años de larga duración, las ayudas a la dependencia, el Plan de vivienda, subir el salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros al mes y el plan de empleo juvenil. Todas ellas suman 4.770 millones de euros. Según el Ejecutivo son “urgentes e inaplazables” y van enmarcadas en la agenda social de Sánchez.

El acuerdo presupuestario del Gobierno socialista con Podemos preveía una recaudación de 5.678 millones de euros con las medidas de la reforma fiscal y lucha contra el fraude acordada con Pablo Iglesias, sin incluir los ingresos por cotizaciones. El impacto en los Presupuestos de las medidas de ingreso que afectan a la Administración General del Estado será de 4.489 millones de euros. Unas cifras que ahora se verán alteradas con el nuevo déficit. Por ende, otra de las soluciones con las que el Ejecutivo podría incrementar la recaudación es vía impuestos.

¿Será capaz Sánchez de subir impuestos en año electoral? Aunque esta opción pueda parecer ‘un tiro en el pie’ de cara a los comicios, en una entrevista el pasado domingo, la responsable de Hacienda abrió la puerta a retomar el impuesto a la banca en el próximo año “según la contribución de las entidades financieras a la fiscalidad”. Los cálculos que manejó el Gobierno el pasado verano, cuando tuvo sobre la mesa aprobar este impuesto, acercan la recaudación de este tributo en 1.000 millones de euros. Faltarían, así otros cerca de 4.000 millones para cuadrar las cuentas si no se opta por los recortes.

Otro de los dilemas que se presenta es que el Ejecutivo incumpla con Bruselas. A priori este sería el menos probable tras los antecedentes de Italia. Pero, dadas las pocas opciones que tiene el Presupuesto de salir aprobado en el Congreso, todo está sobre la mesa de Sánchez en este momento.

Últimas noticias