Springwater vuelve a sacar el hacha: trocea en dos Imtech para vender su división industrial

Imtech
Sede de Imtech, propiedad de Springwater (Foto: Imtech)

Springwater está ultimando la venta de Imtech Spain, empresa que compró en 2015, pero lo hará con la firma troceada en dos. La intención es vender su división industrial, que es la que ostenta los contratos de las grandes empresas, mientras que la rama de mantenimiento quedaría relegada al ostracismo, al menos de momento, ya que apenas tiene contratos vigentes que la hagan atractiva para los compradores. En total, la plantilla asciende a unos 1.800 empleados, 1.100 pertenecen a industria.

Será a finales de marzo, previsiblemente, cuando se sepa qué ocurre con las dos divisiones que conforman Imtech Spain. “Está prevista una reunión entre los sindicatos, Springwater y los administradores concursales a finales de mes para saber si venden o no la empresa”, señalan fuentes del Comité de Empresa a nivel nacional. Fue en los últimos días del mes de enero cuando la empresa solicitó el concurso de acreedores con el objetivo de "avanzar en la viabilidad de la firma y del empleo", según señalaban desde la compañía.

Fuentes del sector aseguran a este periódico que, efectivamente, hay varias ofertas sobre mesa y se está trabajando con la administración concursal para concluir la venta de la división de industria, aunque no la de mantenimiento. Por su parte, fuentes sindicales explican que, según el fondo, las negociaciones están muy avanzadas y que la operación “podría cerrarse en las dos próximas semanas con un 95% de seguridad”.

No obstante, las mismas fuentes de los trabajadores acusan al fondo de Martin Gruschka de “usar el concurso para su propio beneficio, claro, no sabemos si la empresa compradora se va a llevar a los 1.100 empleados de industria”

Industria es la división que tiene la sartén por el mango, ya que es la parte de Imtech Spain que tiene los contratos con las grandes empresas, como por ejemplo Cepsa, entre otras. Sin embargo, la pieza de mantenimiento es la parte “más dolida porque tiene menos trabajo y menos contratos en pie”, aseguran desde el sindicato.

Desde el Comité de Empresa de Imtech Spain en Madrid pertenecientes a la división de mantenimiento, aseguran que solo tienen “en pie alrededor de 14 contratos pequeños”. Añaden, además, que van a dar el servicio a los clientes “pagando el combustible de las furgonetas de su propio bolsillo”. La carga de trabajo es baja en la mayoría de las delegaciones, incluso algunas de ellas han cerrado, como es el caso de Alicante y Valladolid porque Springwater “no pagaba el alquiler”, según relatan los empleados.

Un desmantelamiento de la rama de mantenimiento que, de alguna manera, se veía venir. A principios de año, fuentes de UGT, aseguraban a OKDIARIO que Springwater les comunicó en una reunión que desde el fondo “apostaban por la rama industrial y que con la de mantenimiento… pues que lo sentían”.

De hecho, añaden, el fondo liderado por el suizo ha invertido en los últimos meses en “proyectos de futuro importantes en industria”, todo lo contrario que en mantenimiento. Aseguran que “a principios de noviembre Imtech Spain comenzó a decir a los clientes que no les podía dar el servicio y, obviamente rescindieron sus contratos”.

De momento, las dos divisiones que conforman Imtech están al corriente del pago de sus nóminas, a excepción de la paga extra de Navidad que aún se adeuda con mantenimiento.

Springwater compró en septiembre de 2015 Imtech, una operación que incluía las filiales de Perú, Marruecos y Chile. La compañía de origen holandés pasaba por graves apuros financieros y solo la división de Reino Unido y España fueros ‘rescatadas’. El fondo compró la firma para revertir su situación financiera, ahora está en concurso y esperando la compra del mejor postor. 

Lo último en Economía

Últimas noticias