Turismo en España

El sector turístico abocado a invertir en calidad para combatir el estancamiento en España

turismo españa
El sector turístico abocado a invertir en calidad para combatir el estancamiento en España (Foto: iStock)

España cerrará 2018 con un total de 81 millones de turistas internacionales, un 0,8% menos que el año anterior, según las previsiones del Ministerio de Industria

El turismo de compras y el visitante de largo radio, objetivos para aumentar los ingresos

Después de nueve consecutivos de crecimiento y cifras récord, el turismo español cerrará 2018 en negativo. El Gobierno prevé que la ‘edad de oro’ -en cuanto a cifras- para el sector ha terminado: este año, España perderá casi 900.000 turistas. Ante la caída de la afluencia, el turismo debe ‘reinventarse o morir’: todos los actores protagonistas están abocados a invertir en calidad para combatir el estancamiento de los datos.

Los expertos subrayan que el sector se encuentra en un momento de transición en el que el éxito no debe medirse en la cantidad de visitantes, sino en la calidad del turismo. Empresas hoteleras y organizaciones hacen un llamamiento a las administraciones públicas para colaborar en la modernización del sector. "Seguir alentando políticas de récords no es sostenible ni el camino a seguir. Hay que ofrecer unas medidas más concretas de apoyo al sector porque el futuro ya no pasa sólo por contar personas, pasa por contar ‘sonrisas’: tener una capacidad de satisfacer a unos turistas más exigentes, invertir en que los ciudadanos recuperen la ilusión sobre el turismo para mejorar su calidad de vida… Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) deben dar una atención más preferente para mantener viva esa capacidad de la locomotora en un periodo de inflexión", aseguraba Óscar Perelli, director de Estudios de Exceltur, en la valoración del tercer trimestre el pasado mes de octubre.

La transformación del modelo, eso sí, pasa por todos los ámbitos: no sólo las empresas turísticas tendrán que hacer esfuerzos por mejorar la experiencia de sus clientes, también las infraestructuras públicas, el sector transporte y la tecnología deberán avanzar al compás de las demandas del consumidor.

Fuentes oficiales de Meliá apuntan que los principales retos del sector son: la "evolución y mejora de las experiencias en destino, tanto de ocio (servicios complementarios, transportes, seguridad, etc.) como de congresos e incentivos porque la seguridad en el país es esencial; la mejora de las infraestructuras y la coordinación con los entes públicos que son, en muchas ocasiones, responsables de los fondos públicos que se obtienen por tasas turísticas y de instalaciones de congresos y ferias; la flexibilización del mercado laboral y mejora de formación e idiomas para adecuarse a la estacionalidad y expectativas del cliente y la incorporación de la tecnología a la operativa turística/hotelera y experiencia del cliente de una forma más rápida y eficiente".

Objetivo: aumentar ingresos

La clave para paliar la ralentización del sector está, precisamente, en cambiar el chip e impulsar otros sectores que incrementen los ingresos: el turismo de compras y los visitantes de largo radio son los primeros objetivos.

La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, puso en valor este lunes el turismo de compras porque atrae a un visitante con mayor nivel de gasto y ayuda a desestacionalizar. España aumentó un 26% sus ingresos por turismo de compras en 2017 respecto al año anterior, y quedó solamente por detrás de Japón, que tuvo un aumento de sus ventas tax free (libre de impuestos) a turistas de un 48%, según datos recogidos por el informe Perspectiva global del turismo de compras elaborado por Global Blue.

Otro de los retos es atraer a turistas de largo radio. El cliente internacional que viene a España tiene, principalmente, rostro europeo -en su mayor parte son británicos, italianos, franceses o alemanes-. "Buscar clientes de larga distancia es una asignatura pendiente, sin caer en mitos de que los turistas asiáticos van a ‘cambiarlo todo’. Habrá que invertir en atraer también a visitantes de Latinoamérica, ahora que el dólar está favorable", explicaban desde Exceltur.

La ‘marca España’ debe ser otro de los puntos clave para que el sector aumente su rentabilidad: desde la cultura, pasando por los eventos deportivos hasta la gastronomía. El turista que visita España "no es estacional" y por ello, una de las metas debe ser potenciar los atributos de nuestro país, indican los expertos.

Lo último en Economía