Los profesionales de Indra convierten sus casas en laboratorios domésticos

Los profesionales de Indra convierten sus casas en laboratorios domésticos
Francisco José Pacho Frías. Diseño y Desarrollo Operaciones @Indra

Indra ha sido una referencia a la hora de facilitar el trabajo en el domicilio de sus profesionales. Hacía mucho tiempo que la compañía venía impulsando nuevas formas de trabajar fuera de las oficinas que ayudaran a conciliar la vida personal y laboral. Pero lo que también es cierto es que se anticipó y, días antes de que el Gobierno de España declarase el estado de alarma por la pandemia del Covid-19, todos los profesionales que podían disfrutar de esta opción, que suponen más del 90% de la plantilla en España, estaban trabajando en su domicilio.

Esta transformación incluyó ampliar la capacidad de redes y usuarios concurrentes, asegurando la puesta a punto y la implementación de las herramientas de colaboración online, además de garantizar la disponibilidad y suministro de equipos físicos, como portátiles, móviles y módems, para todos aquellos empleados que lo pudieran necesitar.

Los profesionales de Indra convierten sus casas en laboratorios domésticos
Lucía Román De Leyva @Indra

Para algunos de ellos trabajar en el domicilio significó montar verdaderos laboratorios en sus casas, lo que hicieron conscientes de que sería la única manera de seguir con sus proyectos. Y sus viviendas fueron ocupadas, en sentido literal, por equipamiento informático, en ocasiones de importantes dimensiones, a veces incluso pallets que la compañía envió a sus casas.

Uno de los ejemplos se encuentra en áreas del mercado de Transportes, donde existen múltiples ejemplos. Parece increíble pensar que sistemas de ticketing, tarjetas contactless, sistemas de gestión de la movilidad en entornos urbanos o soluciones de tráfico ferroviario a nivel nacional e internacional, estén actualmente dirigidas desde las casas de muchos profesionales de Indra: Esther Romero, Víctor Torres, Lucía Román, Rubén Pérez, Pablo Carrillo, José Antonio Yébenes, Santiago Martín, Juan Antonio Marcos, Raúl Palencia y Daniel Maldonado, son solo algunos ejemplos.

Los profesionales de Indra convierten sus casas en laboratorios domésticos
Raúl Palencia López @Indra

Es importante destacar que, a pesar del esfuerzo extra de tener que transformar sus casas en estos difíciles días de confinamiento, todos ellos han sacado conclusiones positivas de esta experiencia.

Esther Romero (que se ocupa del contactless de líneas de alta velocidad), a pesar de reconocer beneficios de trabajar en casa, echa mucho en falta “el poder interactuar con mis compañeros de tú a tú de forma presencial y no a través de llamadas o mensajes”.

Los profesionales de Indra convierten sus casas en laboratorios domésticos
José Antonio Yébenes Gálvez. Sistemas de Recaudo @Indra

El software del lector contactless de la estación Gran Vía (Metro de Madrid) sigue en marcha en la casa de Víctor Torres, donde además de los retos del trabajo desde el domicilio se suma “el trabajar con un niño de tres años en casa”, comenta.

Lucía Román (que se ocupa del software bancario para máquinas de billetes del metro de Valencia), explica que, aunque no es fácil trabajar en casa “creo que estamos demostrando que no solo es posible, sino que es igualmente productivo, aparte de más sostenible para nuestro planeta”.

Rubén Pérez se llevó dos proyectos de ticketing a su casa, el mantenimiento del proyecto de la empresa de transporte de Ámsterdam (GVB) y el de la estación de Gran Vía de Metro de Madrid.

Los profesionales de Indra convierten sus casas en laboratorios domésticos
Daniel Maldonado Salinas. @Indra

Pablo Carrillo (encargado de verificación y validación de proyectos internacionales), por su parte, se muestra agradecidoal equipo de Sistemas Internos de Indra “porque han montado la red de comunicaciones VPN para tener acceso en tiempo récord”. Desde su laboratorio en casa, José Antonio Yébenes (que se ocupa del software del terminal de inspección de un proyecto) considera que la gestión del tiempo es más eficiente: “Soy más productivo”.

Santiago Martín, por su parte, ha seguido dando soporte a la gestión de movilidad urbana en Santiago de Chile, Lima y Colombia, en las estaciones remotas de control (ERU) del tráfico de Levante y en el centro de Control de tráfico ferroviario de Vilnius (Lituania). Nos comenta que, para trabajar en casa, “hay que mantener una rutina y ser muy organizado”.

Juan Antonio Marcos (que trabaja en desarrollo y pruebas de tráfico ferroviario en Marruecos) dispone de todas las herramientas que precisa en local. Así que es “como si estuviera trabajando en entornos de producción y no tengo problema, ya que tengo un espacio dedicado en casa para poder trabajar”.

Los profesionales de Indra convierten sus casas en laboratorios domésticos
Sergio Alarcón Cabrera @Indra

“En esta situación excepcional nuestro compromiso y trabajo diario sigue al más alto nivel” explica Raúl Palencia. “Seguimos dando soporte y avanzando en los proyectos de estaciones ERUs y Reguladores de Trafico”.

Esta iniciativa también ha estado presente en otros departamentos de Indra. Como el equipo del Área de Diseño y Desarrollo perteneciente a la Unidad de Operaciones de Transporte y Defensa. Se puede nombrar a Sergio Alarcón, Víctor Muñoz, Francisco José Pacho y Oscar Estébanez de la Torre. Su caso es significativo porque fueron capaces de cumplir con un hito importante: consiguieron que la compañía se convirtiera en el primer suministrador en instalar la última versión del sistema de señalización ferroviaria ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático V4) en un tren. Y desde casa. Todo el equipo, junto a profesionales de diversas áreas de Indra, logró instalar el primer sistema requerido por ADIF.

Los profesionales de Indra convierten sus casas en laboratorios domésticos
Esther Romero Casañer. @Indra

“Si no hubiéramos tomado la determinación de llevarnos los equipos a casa, todo apuntaba a que el proyecto se quedaba parado hasta que pasara la cuarentena, impidiendo instalar los primeros trenes”, señala Victor Muñoz.

Francisco José Pacho se llevó a casa todo un equipo completo de simulación que tardó dos horas en cablear: “¡Ahora ya puedo decir que tengo el primer ASFA montado en una casa!”, comenta.

Por su parte, Sergio Alarcón se muestra orgulloso “de que todas las personas que, como yo, están sabiendo aprovechar la ocasión para sacar su lado bueno y como en el Aikido, usar a su favor la fuerza del enemigo. Es ese el sentimiento que nos impulsa a crecer y seguir hacia delante”.

El hijo pequeño de Oscar Estébanez de la Torre ha llegado a la conclusión de que el laboratorio de su padre “es en parte un juego y en parte magia”, ya que tiene la ocasión por primera vez de ver como son los equipos electrónicos internamente y como se les maneja desde un PC.

Lo último en Economía

Últimas noticias