El juicio de Jaime Botín por contrabando de una obra de Picasso se suspenderá este lunes

El juicio de Jaime Botín por contrabando de una obra de Picasso se suspenderá este lunes
Jaime-Botin-Picasso-interior

Jaime Botín, tío de la presidenta de Banco Santander, tenía previsto afrontar este lunes un juicio por el que podría ser condenado hasta a cuatro años de prisión y cien millones de euros de multa. El presunto delito: contrabando de bienes culturales. Sin embargo, el juez que lleva el caso, según ha podido saber OKDIARIO, se encuentra de vacaciones; hecho que, unido al aplazamiento solicitado por la defensa, hace prever que el juicio será suspendido.

Quien fuera presidente de Bankinter, Jaime Botín, se iba a sentar este lunes en un juzgado de lo penal de Madrid por sacar de España y tratar de vender una obra del popular pintor Pablo Picasso. Se trata de "Cabeza de mujer joven", cuadro por el que Botín ha sido imputado por el fiscal por un supuesto delito de contrabando de bienes culturales. Sin embargo, no se sentará en el banquillo hasta nueva orden, según fuentes conocedoras de la situación.

En el escrito de acusación, al que ha tenido acceso OKDIARIO, el fiscal explica que Jaime Botín, propietario de la obra original, de 1906, contactó con la empresa de subastas Christies para tratar de vender el cuadro en Londres en febrero del año 2013. Al contactar con la compañía, el ex presidente de Bankinter fue informado de que necesitaba la pertinente autorización del Ministerio de Cultura al tratarse de un Patrimonio Histórico.

Entonces, Botín autorizó a Christies para presentar y gestionar la licencia de exportación con posibilidad de venta ante el Ministerio de Cultura. Sin embargo, éste fue denegado ante la imposibilidad de exportar la obra al no existir otra semejante en territorio español.

La Fiscalía destaca que, "pese a ser plenamente consciente de la prohibición, el acusado trasladó el cuadro a un yate de su propiedad atracado en el puerto de Valencia para sacarlo de España y dio instrucciones a su capitán para que lo ocultara".

Además, el Servicio Fiscal de la Guardia Civil realizó el 10 de junio de 2015 una inspección en el yate y requirió al capitán una declaración de los bienes que estaban a bordo y, "siguiendo las instrucciones de su patrón, no incluyó en el listado la obra de arte, aunque sí otras".

Lo último en Economía