Un día en Google España: tiburones, futbolines y reuniones en la cafetería para «atraer talento»

OKDIARIO con Anaïs Pérez, dircom de Google España
OKDIARIO con Anaïs Pérez, dircom de Google España (Foto: ENRIQUE FALCÓN).

En dos plantas y media de la mitad superior de la madrileña Torre Picasso se ubican unas oficinas que parecen sacadas de una película sobre Silicon Valley. Es el cuartel general de Google España, con una plantilla de unas 200 personas. Su directora de Comunicación, Anaïs Pérez, ha ejercido de cicerone para OKDIARIO en ese espacio diáfano, lleno de colorido y con magníficas vistas de Madrid.

La conversación se desarrolla al tiempo que la visita guiada, con explicaciones no sólo sobre las instalaciones sino también sobre el modo de trabajar o la filosofía de la compañía. Pérez explica que, además del sueldo, los trabajadores tienen otros beneficios como seguro médico para ellos y sus familiares. Pero hay todavía más: “Se asiste a quien necesita gafas o algún tipo de medicación especial”.

Lo cuenta junto a un espacioso y luminoso comedor, donde todo es gratis, y en una zona de cafetería aneja. Explica que estos espacios “más de relajación o divertimento” también se trabaja. De pie o en sillones, se realizan reuniones cuando las salas están ocupadas.

Esos beneficios o la posibilidad de trabajar en una compañía puntera generan mucho interés en personas para incorporarse a ella. El proceso arranca con postularse en la página de empleo de la propia Google. A partir de ahí, empieza una carrera de fondo con al menos cuatro entrevistas. Éstas no son sólo con personas del departamento al que se aspira a entrar, puesto que es fundamental saber cómo se puede relacionar el candidato con otras áreas.

Anaïs Pérez, dircom de Google España
Anaïs Pérez, dircom de Google España (FOTO: ENRIQUE FALCÓN).

Existe otra vía, consistente en que un trabajador avale a un candidato. Pérez explica que “hay un lema dentro de la compañía que es ‘talento atrae a talento’, quien está dentro puede argumentar por qué esa persona está capacitada para ocupar esa posición”. Eso sí, no se trata de enchufismo. Ser presentado no garantiza la entrada, y el candidato se somete al mismo proceso de selección que el resto.

No hace falta ser un experto informático

Google no busca genios de la informática. Excepto para determinados puestos, como ingeniería, no se exige al candidato grandes conocimientos tecnológicos. Éstos se pueden adquirir, explica la directora de Comunicación de Google, en el propio departamento en el que se trabaja. Lo que más se valoran son otras cosas.

Pérez explica a este periódico: “El currículum es casi lo que menos se mira. Se tiene como referencia, pero se valoran sobre todo las capacidades para trabajar en grupo: flexibilidad, liderazgo y el carácter personal que ayude a vivir las situaciones que se viven dentro de esta compañía”. A esto añade: “Las cosas que tienes que conocer dentro de tu departamento son más fáciles de aprender, lo importante es tu carácter”.

Cuenta a qué se dedican los trabajadores de Google en Madrid: “La mayor parte de la gente que está empleada hace un ejercicio de ayudar a las empresas a ver cómo potenciar mejor su desarrollo de negocio digital”. También hay quien se dedica al márketing y al programa Actívate, para formación de jóvenes desempleados puesto en marcha por el gigante de Internet.

Este programa fue una idea nacida en España y puesto en marcha primero en este país. Como funcionó, se ha trasladado a otros. Es, explica la guía, una característica de Google. No todo se dirige desde la central en Estados Unidos, sino que el cuartel general mundial está abierto a lo que se le ocurre a las filiales en cada país.

La filosofía de una compañía con cuyo producto estrella los internautas hacen 3.500 millones de búsquedas al día, sí que empapa a sus oficinas en el resto del mundo. Anaïs Pérez explica que se fomenta la vida sana, la práctica de deporte y el ir a trabajar en bicicleta. Y es algo que se toman tan en serio que hasta tienen duchas para que las utilicen quienes realizan ejercicio público.

No faltan lugares de esparcimiento, con una sala que incluye una consola de videojuegos, un futbolín, un ping-pong y hasta guitarra para conectarla a la consola. Pérez confiesa un secreto sobre estos esparcimientos: “El futbolín es casi vintage aquí. El ping-pong lo pusieron hace meses y es lo que se utiliza y a veces ves a la gente tocar la guitarra”. Existe en otro punto incluso un siestario: un diván con una cápsula que aísla del exterior a quién quiere desconectar y descansar.

OKDIARIO con Anaïs Pérez, dircom de Google España
OKDIARIO con Anaïs Pérez, dircom de Google España (Foto: ENRIQUE FALCÓN).

En una empresa muy meritocrática, en la que se trabaja por objetivos, existe sin embargo una relación fluida entre directivos y el resto de los trabajadores. En la sala de juegos o en el comedor se mezclan todos entre sí.

Diversidad y meritocracia

En un momento de la visita nos llama la atención un galardón entregado por COGAM. Explica que Google es una compañía que puede ser considerada gayfriendly. Añade: “Hay un equipo que se llama ‘los gaylers‘, que son homosexuales y hacen actividades dentro de la empresa y fuera de ella para concienciar sobre la importancia de la interactuación con esta comunidad”.

También se apuesta por el talento femenino, con programas específicos para aumentar la presencia de mujeres en las áreas más tecnológicas que incluye reclutar empleadas en universidades y asociaciones con fuerte presencia de mujeres. Para Google, explica, la diversidad es algo muy importante.

Hay determinadas zonas de la sede de Google que están decoradas de forma peculiar, diferente al resto. En una de ellas encontramos incluso un tiburón (falso, no disecado) colgando del techo. Explica que las diferentes áreas pueden definir la estética de su espacio. “A veces tienen un pequeño presupuesto para poder decorarlo”. Es algo que se gana con el trabajo, se funciona por objetivos.

«Lo que aporta Google España es ayudar a que la sociedad sea más avanzada y competitiva para el futuro»

El mérito es importante: “Conseguir los objetivos es algo esencial. Cuando no se consiguen no se despide, que es lo que se hace en otras empresas. Se hacen planes de formación: vamos a analizar qué está ocurriendo y se mejoran los elementos que dificultan los planes dentro de la empresa”.

Antes de despedirnos, preguntamos a esta directiva qué es lo que su compañía aporta al país. Responde sin dudar: “Lo que Google aporta en general es una innovación constante, pero lo que aporta Google España es ayudar a que la sociedad sea más avanzada y competitiva para el futuro, sin lugar a dudas”.

Lo último en Economía

Últimas noticias